Podcasts de historia

Philip Agee

Philip Agee


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Warren Hinkle y William Turner, en El pez es rojo, fácilmente el mejor libro sobre la guerra de la CIA contra Cuba durante los primeros 20 años de la revolución, cuenta la historia de los esfuerzos de la CIA para salvar la vida de uno de sus cubanos batistas. Era marzo de 1959, menos de tres meses después del triunfo del movimiento revolucionario. El subjefe de la principal fuerza de policía secreta de Batista de la CIA había sido capturado, juzgado y condenado a fusilamiento. La Agencia había creado la unidad en 1956 y la llamó Oficina para la Represión de Actividades Comunistas o BRAC por sus siglas en español. Con el entrenamiento, el equipo y el dinero de la CIA, se podría decir que se convirtió en la peor de las organizaciones de tortura y asesinato de Batista, extendiendo su terror a toda la oposición política, no solo a los comunistas.

El subjefe de BRAC, un tal José Castaño Quevedo, había sido entrenado en los Estados Unidos y era el enlace de BRAC con la estación de la CIA en la Embajada de los Estados Unidos. Al enterarse de su sentencia, el Jefe de Estación de la Agencia envió a un colaborador periodista llamado Andrew St. George al Che Guevara, entonces a cargo de los tribunales revolucionarios, para abogar por la vida de Castaño. Después de escuchar a St. George durante gran parte del día, el Che le dijo que le dijera al jefe de la CIA que Castaño iba a morir, si no porque era un verdugo de Batista, sino porque era un agente de la CIA. St. George se dirigió desde la sede del Che en la fortaleza de Cabaña hasta la embajada de Estados Unidos junto al mar en el Malecón para entregar el mensaje. Al escuchar las palabras del Che, el Jefe de la CIA respondió solemnemente: "Esta es una declaración de guerra". De hecho, la CIA perdió a muchos más de sus agentes cubanos durante esos primeros días y en los años de guerra poco convencionales que siguieron.

Hoy, cuando conduzco por la avenida 31 de camino al aeropuerto, justo antes de doblar a la izquierda en el hospital militar de Marianao, paso a la izquierda una gran comisaría blanca de varios pisos que ocupa una manzana entera. El estilo se parece a un castillo falso de los años 20, lo que resulta en una especie de hamburguesa gigante de White Castle. Muros altos rodean el edificio en las calles laterales, y en la parte superior de los muros en las esquinas hay puestos de guardia, ahora desocupados, como los que dan a los patios de entrenamiento en las prisiones. Al lado, separada del castillo por la calle 110, hay una casa verde de dos pisos bastante grande con ventanas enrejadas y otra protección de seguridad. No sé su uso hoy, pero antes era la temida Sede BRAC, uno de los legados más infames de la CIA en Cuba. El mismo mes de la ejecución del diputado BRAC, el 10 de marzo de 1959, el presidente Eisenhower presidió una reunión de su Consejo de Seguridad Nacional en la que se discutió cómo reemplazar al gobierno en Cuba. Fue el comienzo de una política continua de cambio de régimen que todas las administraciones desde Eisenhower han continuado.

Cuando leí sobre los arrestos de los 75 disidentes, 44 años después del mes posterior a la ejecución del diputado BRAC, y vi la indignación del gobierno de los Estados Unidos por sus juicios y sentencias, me vino a la mente una frase de Washington que unió las reacciones estadounidenses en 1959 con los eventos en 2003: "¡Oye! ¡Esos son NUESTROS CHICOS a los que se están tirando los bastardos!"

Un año después, estaba entrenando en una base secreta de la CIA en Virginia cuando, en marzo de 1960, Eisenhower firmó el proyecto que se convertiría en la invasión de Bahía de Cochinos. Estábamos aprendiendo los trucos del comercio de espías, incluyendo escuchas telefónicas, micrófonos, manejo de armas, artes marciales, explosivos y sabotaje. Ese mismo mes, la CIA, en sus esfuerzos por negar armas a Cuba antes de la inminente invasión del exilio, hizo estallar un carguero francés, Le Coubre, cuando descargaba un cargamento de armas de Bélgica en un muelle de La Habana. Más de 100 murieron en la explosión y en la lucha contra el incendio posterior. Veo el timón y otros restos de Le Coubre, ahora un monumento a los muertos, cada vez que conduzco por la avenida del puerto pasando por la principal estación de trenes de La Habana.

En abril del año siguiente, dos días antes de que comenzara la invasión de Bahía de Cochinos, una operación de sabotaje de la CIA incendió El Encanto, la tienda departamental más grande de La Habana donde había comprado en mi primera visita aquí en 1957. Nunca fue reconstruida. Ahora, cada vez que conduzco por Galiano, en el centro de La Habana, de camino a comer en el barrio chino, paso por el parque Fe del Valle, la cuadra donde se encontraba El Encanto, que lleva el nombre de una mujer muerta en el incendio.

Algunos que firmaron declaraciones condenando a Cuba por los juicios de los disidentes y las ejecuciones de los secuestradores conocen perfectamente la historia de la agresión estadounidense contra Cuba desde 1959: el asesinato, el terrorismo, el sabotaje y la destrucción que ha costado casi 3.500 vidas y dejado más de 2.000 discapacitados. . Aquellos que no lo sepan pueden encontrarlo en la cronología histórica clásica de Jane Franklin La Revolución Cubana y los Estados Unidos.

Uno de los mejores resúmenes de la guerra terrorista de Estados Unidos contra Cuba en la década de 1960 provino de Richard Helms, el ex director de la CIA, cuando testificó en 1975 ante el Comité del Senado que investigaba los intentos de la CIA de asesinar a Fidel Castro. Al admitir "las invasiones a Cuba que constantemente estábamos ejecutando bajo la égida del gobierno", agregó: "Teníamos fuerzas de tarea que atacaban constantemente a Cuba. Estábamos intentando volar plantas de energía. Estábamos intentando arruinar los ingenios azucareros". Estábamos intentando hacer todo tipo de cosas en este período. Este era un asunto de política del gobierno estadounidense ".

Durante la misma audiencia, el senador Christopher Dodd comentó a Helms: "Es probable que en el mismo momento en que dispararon al presidente Kennedy, un oficial de la CIA se estaba reuniendo con un agente cubano en París y le entregó un dispositivo de asesinato para usar contra Castro".

Helms respondió: "Creo que era una jeringa hipodérmica que le habían dado. Era algo llamado Blackleaf Número 40 y esto fue en respuesta a la solicitud de AMLASH de que se le proporcionara algún tipo de dispositivo siempre que pudiera matar a Castro. Estoy Lamento no haberle dado una pistola. Habría hecho todo mucho más simple y menos exótico ".

Revise la historia y encontrará que ninguna administración estadounidense desde Eisenhower ha renunciado al uso del terrorismo de estado contra Cuba, y el terrorismo contra Cuba nunca se ha detenido. Es cierto que Kennedy se comprometió con Jruschov a que Estados Unidos no invadiría Cuba, lo que puso fin a la crisis de los misiles de 1962, y su compromiso fue ratificado por las administraciones sucesivas. Pero la Unión Soviética desapareció en 1991 y el compromiso con ella.

Los grupos terroristas cubanos en el exilio, en su mayoría basados ​​en Miami y que deben sus habilidades a la CIA, han continuado los ataques a lo largo de los años. Ya sea que hayan estado operando por su cuenta o bajo la dirección de la CIA, las autoridades estadounidenses los han tolerado.

En abril de 2003, el Sun-Sentinel de Ft. Lauderdale informó, con fotografías adjuntas, el entrenamiento de guerrilleros exiliados fuera de Miami por parte de los F-4 Commandos, uno de los varios grupos terroristas actualmente radicados allí, junto con comentarios de la portavoz del FBI de que las actividades del exilio cubano en Miami no son una prioridad del FBI. Se pueden encontrar abundantes detalles sobre las actividades terroristas en el exilio con una búsqueda en la web que incluya sus conexiones con el brazo paramilitar de la Fundación Nacional Cubano Americana (CANF).

En la década de 1970, cuando era director de la CIA, Bush intentó obtener una acusación penal en mi contra por las revelaciones que estaba haciendo sobre las operaciones y el personal de la CIA. Pero no pudo conseguirlo, descubrí más tarde en documentos que recibí bajo la Ley de Libertad de Información. La razón fue que a principios de la década de 1970 la CIA había cometido crímenes contra mí mientras yo estaba en Europa escribiendo mi primer libro. Si me imputaban y perseguían, me enteraría de los detalles de esos crímenes, fueran los que fueran: conspiración para asesinar, secuestro, una planta de drogas. Así que no pudieron acusarlo porque la CIA bajo Bush, y antes que él bajo William Colby, dijo que los detalles debían permanecer en secreto. Entonces, ¿qué hizo Bush? Convenció al presidente Ford para que enviara a Henry Kissinger, entonces secretario de Estado, a Gran Bretaña, donde yo vivía, para que actuaran. Unas semanas después del viaje secreto de Kissinger, un policía de Cambridge llegó a mi puerta con un aviso de deportación. Después de vivir en Gran Bretaña casi cinco años, de repente me había convertido en una amenaza para la seguridad del reino. Durante los dos años siguientes, no solo fui expulsado de Gran Bretaña, sino también de Francia, Holanda, Alemania Occidental e Italia, todos bajo la presión de Estados Unidos. Durante dos años no supe dónde vivía, y mis dos hijos, entonces adolescentes, asistían a cuatro escuelas diferentes en cuatro países diferentes ...

Ha habido varias ocasiones en las que la autonomía de la ClA se vio amenazada. El Grupo de Trabajo de la Comisión Hoover sobre Actividades de Inteligencia encabezado por el General Mark Clark recomendó en 1955 que se estableciera un Comité de Vigilancia del Congreso para supervisar a la CIA de la misma manera que el Comité Conjunto del Congreso sobre Energía Atómica vigila la AEC. El Comité Clark, de hecho, no creía que los subcomités de los Comités de Asignaciones y Servicios Armados pudieran ejercer eficazmente la función de supervisión del Congreso. Sin embargo, el problema se corrigió, según la posición de la Agencia, cuando el presidente Eisenhower, a principios de 1956, estableció su propio comité de designación para supervisar la Agencia. Esta es la Junta de Consultores del Presidente sobre Actividades de Inteligencia Extranjera, cuyo presidente es James R. Killian, presidente del Instituto de Tecnología de Massachusetts. Puede proporcionar el tipo de supervisión de la Agencia como "ciudadano privado" que el Congreso no quería. Además ... cuanto más se involucra el Congreso, mayor es el peligro de que políticos indiscretos revelen accidentalmente secretos. Las relaciones establecidas con los servicios de inteligencia de otros países, como Gran Bretaña, pueden resultar complicadas. El Congreso tuvo razón al principio al ceder el control; tanto para ellos, su trabajo es apropiarse del dinero.

Al final de la Segunda Guerra Mundial, el Partido Comunista de la Unión Soviética inició un importante programa de propaganda y agitación a través de la formación de la Unión Internacional de Estudiantes (IUS) y la Federación Mundial de Juventudes Democráticas (WFDY), que unieron afiliados nacionales dentro de sus respectivos campos en tantos países como sea posible. Estas organizaciones promovieron los objetivos y la política del PCUS bajo la apariencia de campañas unificadas (anticolonialismo, anti-armas nucleares, grupos pro-paz, etc.), en las que consiguieron el apoyo de sus afiliados locales en los países capitalistas y dentro del bloque comunista. . A fines de la década de 1940, el gobierno de los Estados Unidos, utilizando la Agencia para su propósito, comenzó a calificar a estos frentes como títeres del PCUS con el objetivo de desalentar la participación no comunista. Además de esto, la Agencia participó en operaciones en muchos lugares diseñadas para impedir que los grupos locales se afilien a los organismos internacionales. Mediante el reclutamiento de líderes de los grupos locales y la infiltración de agentes, la Agencia trató de hacerse con el control de la mayor cantidad posible de ellos, de modo que incluso si dicho grupo ya se hubiera afiliado a la IUS oa la WFDY, podría ser persuadido o obligado a retirarse.

La Agencia también comenzó a formar organizaciones alternativas de jóvenes y estudiantes a nivel local e internacional. Los dos organismos internacionales construidos para rivalizar con los patrocinados por la Unión Soviética fueron la Secretaría Coordinadora de Sindicatos Nacionales de Estudiantes (COSEC) con sede en Leyden, y la Asamblea Mundial de la Juventud (WAY) ubicada en Bruselas. Las funciones operativas, de planificación y orientación de la Sede en las operaciones de jóvenes y estudiantes de la CTA están centralizadas en la División de Organizaciones Internacionales del DDP.

Tanto COSEC como WAY, como TUS y WFDY, promueven los viajes, las actividades culturales y el bienestar, pero ambos también trabajan como agencias de propaganda para la CTA, particularmente en los países subdesarrollados. También tienen estatus consultivo como instituciones no gubernamentales con agencias de las Naciones Unidas como la UNESCO y participan en los programas de las agencias especiales de la ONU.

Una función muy importante de las operaciones de jóvenes y estudiantes de la CTA es la detección, evaluación y reclutamiento de estudiantes y líderes juveniles como agentes a largo plazo, tanto en los campos de PI como de PP. Las organizaciones patrocinadas o afectadas por la Agencia son motivos obvios de contratación para estas y, de hecho, para otras operaciones de la CTA. Es particularmente el caso en el mundo subdesarrollado que tanto los programas COSEC como WAY conducen al reclutamiento de agentes jóvenes en quienes se puede confiar para continuar con las políticas de CTA y permanecer bajo el control de CTA mucho después de haber ascendido en sus escalas políticas o profesionales.

Me uní a la Agencia porque pensé que protegería la seguridad de mi país luchando contra el comunismo y la expansión soviética y, al mismo tiempo, ayudaría a otros países a preservar su libertad. Seis años en América Latina me han enseñado que las injusticias impuestas por las pequeñas minorías gobernantes a la masa del pueblo no pueden aliviarse lo suficiente con movimientos reformistas como la Alianza para el Progreso. La clase dominante nunca renunciará voluntariamente a sus privilegios y comodidades especiales. Esta es la guerra de clases y es la razón por la que el comunismo atrae a las masas en primer lugar. A esto lo llamamos el "mundo libre"; pero la única libertad en estas circunstancias es la libertad de los ricos para explotar a los pobres.

El crecimiento económico en América Latina podría ampliar los beneficios en algunos países, pero en la mayoría de los lugares las contradicciones estructurales y el crecimiento de la población impiden un aumento significativo de los ingresos para la mayoría de la población. Peor aún, el valor de la inversión privada y los préstamos y todo lo demás enviado por EE. UU. A América Latina se supera con creces año tras año por lo que se saca (ganancias, intereses, regalías, reembolsos de préstamos), todo enviado de regreso a EE. UU. Los ingresos que quedan en América Latina son absorbidos por la minoría gobernante que está decidida a vivir de acuerdo con nuestros estándares de riqueza.

Las operaciones de la agencia no pueden separarse de estas condiciones. Nuestro entrenamiento y apoyo a las fuerzas policiales y militares, en particular a los servicios de inteligencia, combinado con otro apoyo de los Estados Unidos a través de misiones de asistencia militar y programas de seguridad pública, brindan a las minorías gobernantes herramientas cada vez más fuertes para mantenerse en el poder y retener su parte desproporcionada del poder nacional. ingreso. Nuestras operaciones para penetrar y reprimir a la extrema izquierda también sirven para fortalecer a las minorías gobernantes al eliminar el principal peligro para su poder.

Las empresas y el gobierno estadounidenses están vinculados con las minorías dominantes en América Latina, con los propietarios rurales e industriales. Nuestros intereses y sus intereses (estabilidad, retorno de la inversión) son los mismos. Mientras tanto, las masas populares siguen sufriendo porque carecen incluso de las mínimas instalaciones educativas, atención médica, vivienda y dieta. Podrían tener estos beneficios de la renta nacional que no estuvieran distribuidos de manera tan desigual.

Para mí lo importante es ver que lo poco que hay para todos se distribuya de manera justa. Un hospital comunista puede curar como un hospital capitalista y el comunismo es la alternativa probable a lo que he visto en América Latina, entonces depende de los latinoamericanos decidir. Nuestras únicas alternativas son seguir apoyando la injusticia o retirarnos y dejar que las cartas caigan solas.

¿Y los soviéticos? ¿El terror de la KGB viene necesariamente empaquetado con el socialismo y el comunismo? Quizás sea así, quizás no, pero para la mayoría de las personas en América Latina la situación no podría ser mucho peor: tienen asuntos más urgentes que la oportunidad de leer a escritores disidentes. Para ellos es una cuestión de supervivencia día a día.

No, no puedo responder al dilema de la expansión soviética, su promesa de 'enterrarnos' y el socialismo en América Latina. Uruguay, sin embargo, es prueba suficiente de que la reforma convencional no funciona, y para mí está claro que las únicas soluciones reales son las que defienden los comunistas y otros de la extrema izquierda. El problema es que están del lado soviético, o del lado chino o del lado cubano, todos nuestros enemigos.

Suponiendo que Estados Unidos no fue indiferente a una invasión, uno tiene que preguntarse si la política de la administración Bush estaba en efecto para alentar a Hussein a crear una crisis mundial. Después de todo, Irak tenía armas químicas y ya las había usado contra Irán y contra los kurdos dentro de Irak. Se sabía que estaba entre dos y cinco años después de poseer armas nucleares. Había alterado por completo el equilibrio de poder en el Medio Oriente al crear un ejército de un millón de hombres. Aspiraba al liderazgo del mundo árabe contra Israel y amenazaba a todos los regímenes llamados moderados, es decir, feudales, no solo a Kuwait. Y con el petróleo de Kuwait controlaría el 20% de las reservas mundiales, una concentración en manos nacionalistas radicales que equivaldría, quizás, a la Unión Soviética, el principal proveedor de armas de Irak. Saddam Hussein, entonces, era el sujeto perfecto para dar rienda suelta a la creación de una crisis, y era aún más perfecto para la demonización mediática posterior a la invasión, al estilo de Gadafi, Ortega y Noriega.

¿Por qué Bush buscaría una crisis mundial? La primera sugerencia vino, al menos para mí, cuando pronunció esas palabras sobre "nuestra forma de vida" que estaba en juego. Me recordaron el discurso de Harry Truman en 1950 que rompió la resistencia del Congreso al militarismo de la Guerra Fría y comenzó los 40 años de dominio del Pentágono en la economía estadounidense. Vale la pena recordar el discurso de Truman porque Bush está tratando de usar la crisis del Golfo, como Truman usó la Guerra de Corea, para justificar lo que algunos llaman keynesianismo militar como una solución para los problemas económicos de Estados Unidos. Esto es, utilizar enormes gastos militares para prevenir o rectificar las recesiones y depresiones económicas, mientras se reduce tanto como sea posible el gasto en programas civiles y sociales. Exactamente lo que hicieron Reagan y Bush, por ejemplo, a principios y mediados de la década de 1980.

En 1950, la administración Truman adoptó un programa para expandir enormemente los servicios militares de Estados Unidos y Europa Occidental bajo un documento del Consejo de Seguridad Nacional llamado NSC-68. Este documento fue de alto secreto durante 25 años y, por error, fue lanzado en 1975 y publicado. El propósito de la expansión militar bajo NSC-68 fue revertir la caída económica que comenzó con el final de la Segunda Guerra Mundial, en la que durante cinco años el PNB estadounidense había disminuido en 209S y el desempleo había aumentado de 700.000 a 4,7 millones. Las exportaciones estadounidenses, a pesar del programa de subsidios conocido como Plan Marshall, eran inadecuadas para sostener la economía, y la remilitarización de Europa Occidental permitiría la transferencia de dólares, bajo las llamadas subvenciones de apoyo a la defensa, que a su vez generarían importaciones europeas desde los EE. UU. NSC-68 planteó la situación a principios de 1950: "Estados Unidos y otras naciones libres experimentarán en un período de unos pocos años como máximo una disminución en la actividad económica de proporciones serias a menos que se desarrollen programas gubernamentales más positivos ..."

La solución adoptada fue la expansión del ejército. Pero faltaba apoyo en el Congreso y el público en general por una variedad de razones, entre ellas el aumento de impuestos que requerirían los programas. Así que el Departamento de Estado de Truman, bajo Dean Acheson, se propuso vender la llamada Amenaza Comunista como justificación, a través de una campaña de miedo en los medios que crearía una atmósfera de guerra permanente. Pero una campaña en los medios nacionales no fue suficiente. Se necesitaba una crisis real, y llegó en Corea. Joyce y Gabriel Kolko, en su historia del período 1945-55, Los límites del poder, muestran que la administración Truman manipuló esta crisis para superar la resistencia a la acumulación militar y una revisión de esos eventos muestra paralelismos sorprendentes con la crisis del Golfo Pérsico. de 1990. Al final de la Segunda Guerra Mundial, Corea había sido dividida de norte a sur a lo largo del paralelo 38 por Estados Unidos y los soviéticos. Pero continuaron años de conflictos intermitentes: primero entre las fuerzas revolucionarias en el sur y las fuerzas de ocupación estadounidenses, luego entre los respectivos estados establecidos primero por Estados Unidos en el sur y luego por los soviéticos en el norte. Ambos estados amenazaron con reunificar el país por la fuerza, y eran comunes las incursiones fronterizas con intensos combates de las fuerzas militares. En junio de 1950, las fuerzas militares comunistas de Corea del Norte cruzaron la frontera hacia Seúl, la capital de Corea del Sur. En ese momento, el movimiento de Corea del Norte se llamó "agresión desnuda", pero I.F. Stone presentó un caso convincente, en su Historia oculta de la guerra de Corea, que la invasión fue provocada por Corea del Sur y Taiwán, otro régimen cliente de Estados Unidos.

Durante un mes, las fuerzas surcoreanas se retiraron prácticamente sin luchar, invitando de hecho a los norcoreanos a seguirlos hacia el sur.Mientras tanto, Truman se apresuró a ingresar a las fuerzas militares estadounidenses bajo un mando de las Naciones Unidas, e hizo un llamamiento dramático al Congreso por $ 10 mil millones adicionales más allá de los requisitos para Corea, para la expansión militar estadounidense y europea. El Congreso se negó. Truman luego tomó una decisión fatídica. En septiembre de 1950, unos tres meses después de que comenzara el conflicto, las fuerzas estadounidenses, surcoreanas y simbólicas de otros países, bajo la bandera de las Naciones Unidas, comenzaron a hacer retroceder a los norcoreanos. En tres semanas, los norcoreanos habían sido empujados hacia el norte hasta la frontera, el paralelo 38, en derrota. Ese habría sido el final del asunto, al menos la acción militar, si Estados Unidos hubiera aceptado una resolución soviética de la ONU para un alto el fuego y elecciones en todo el país supervisadas por la ONU.

Truman, sin embargo, necesitaba prolongar la crisis para superar la resistencia del Congreso y del público a sus planes de rearme estadounidense y europeo. Aunque la resolución de la ONU bajo la cual las fuerzas estadounidenses estaban combatiendo sólo pedía "repeler" la agresión del norte, Truman tenía otro plan. A principios de octubre, las fuerzas de Estados Unidos y Corea del Sur cruzaron el paralelo 38 en dirección norte y avanzaron rápidamente hacia el río Yalu, la frontera de Corea del Norte con China, donde solo un año antes los comunistas habían derrotado al régimen del Kuomintang respaldado por Estados Unidos. El gobierno comunista chino amenazó con intervenir, pero Truman había decidido derrocar al gobierno comunista en Corea del Norte y unir al país bajo la dictadura anticomunista surcoreana. Como se predijo, los chinos ingresaron a la guerra en noviembre y obligaron a Estados Unidos y sus aliados a retirarse una vez más hacia el sur. Al mes siguiente, con los medios de comunicación llenos de historias y fotografías de soldados estadounidenses que se retiraban a través de la nieve y el hielo ante hordas de tropas chinas que avanzaban, Truman apareció en la radio nacional, declaró el estado de emergencia nacional y dijo lo que Bush dijo sobre "nuestra forma de actuar". vida "en el estado recordado. Truman reunió todo el entusiasmo y la emoción que pudo, y dijo: "Nuestros hogares, nuestra nación, todas las cosas en las que creemos, están en gran peligro. Este peligro ha sido creado por los gobernantes de la Unión Soviética". También pidió nuevamente aumentos masivos en el gasto militar para las fuerzas estadounidenses y europeas, además de las necesidades en Corea.

Por supuesto, no hubo ninguna amenaza de guerra con la Unión Soviética en absoluto. Truman atribuyó la situación coreana a los rusos con el fin de crear una histeria emocional, una falsa amenaza y obtener la influencia sobre el Congreso necesaria para aprobar las enormes cantidades de dinero que el Congreso había rechazado. Como sabemos, el engaño de Truman funcionó. El Congreso siguió adelante con su llamado espíritu bipartidista, como las ovejas en las mismas oficinas hoy. El presupuesto militar de Estados Unidos se triplicó con creces, de 13.000 millones de dólares en 1950 a 44.000 millones en 1952, mientras que las fuerzas militares estadounidenses se duplicaron a 3,6 millones. La Guerra de Corea continuó durante tres años más, después de que podría haber terminado, con el recuento final de víctimas en millones, incluidos 34.000 muertos en Estados Unidos y más de 100.000 heridos. Pero en los Estados Unidos, Corea hizo realidad la economía de guerra permanente, y hemos vivido con ella durante 40 años.

La CIA, como probablemente sepa, se fundó en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial, supuestamente para evitar otro Pearl Harbor, el ataque sorpresa japonés que llevó a Estados Unidos a esa guerra. En ese sentido, los eventos del 11 de septiembre representan un terrible fracaso por parte de la CIA y el resto de la inteligencia estadounidense.

Hay al menos doce o trece agencias de inteligencia diferentes en los Estados Unidos, y están gastando alrededor de treinta mil millones de dólares por año, siendo la CIA simplemente la más importante entre ellas. Por supuesto, la CIA no solo se estableció para recopilar información y anticipar ataques.

Desde el comienzo de la existencia de la CIA, también se utilizó para intervenir secretamente en los asuntos internos de otros países. Prácticamente ningún país del mundo estaba exento.

Esta intervención secreta, a diferencia de la recopilación de información, se denominó acción encubierta y se utilizó de diversas formas para influir en las instituciones de otros países. Las intervenciones en las elecciones fueron muy frecuentes. Cada estación de la CIA, es decir, la oficina encubierta de la CIA dentro de una embajada de Estados Unidos, incluía agentes que estaban involucrados en acciones encubiertas. Además de la intervención para asegurar la elección de los candidatos favorecidos y la derrota de los candidatos desfavorecidos, la CIA también se infiltró en las instituciones de poder en países de todo el mundo. Estoy seguro de que Suecia no es una excepción, y no fue una excepción durante todos los años de la Guerra Fría.

Hubo intervención electoral, propaganda a través de los medios de comunicación, y también la penetración y manipulación de organizaciones de mujeres, organizaciones religiosas, organizaciones juveniles y estudiantiles, el movimiento sindical -muy importante- pero también los servicios militares y de seguridad y, por supuesto. , partidos políticos. Todas estas instituciones eran juego libre para la penetración y manipulación de la CIA.

En resumen, la CIA influyó en la vida cívica de países de todo el mundo. Lo hizo debido a la falta de fe en la democracia en otros países.

Había un deseo de control. La política secreta de Estados Unidos era no dejar las cosas al "azar", es decir, a la voluntad de la gente en cualquier país. Tenían que ser instruidos, tenían que ser "guiados" de tal manera que estuvieran seguros para el control de Estados Unidos. Control fue la palabra clave. Nada de esto se hizo por razones altruistas o idealistas.

Sanjay S. Rajput: La CIA sabía que usted tenía la intención de exponer sus operaciones en América del Sur cuando dejó la agencia. ¿Es esa la razón por la que no te mataron antes de publicar tu libro?

Philip Agee: No hay una respuesta en blanco y negro a esa pregunta. Creo que tenían un plan para atraerme a España a través de 2 jóvenes estadounidenses que se hicieron amigos en París a principios de la década de 1970 y que, de hecho, hicieron todo lo posible para atraerme a España. Ofrecieron incentivos económicos y otras cosas. Pero sabía que la CIA estaba llena de ladrones con los servicios de seguridad fascistas de Franco. Seguía siendo la época de Franco en España. Tengo documentación, que recibí bajo la Ley de Libertad de Información, estos no son documentos de la CIA, son documentos de la división criminal del Departamento de Justicia que muestran que hubo una conspiración criminal. Actualmente tengo una demanda de $ 7 millones contra el gobierno en virtud de la ley de reclamaciones de la corte federal por esta conspiración por daños y perjuicios y veremos si la demanda prospera y si tengo acceso a la documentación que sabemos que existe. De hecho, el Departamento de Justicia consideró que esta documentación se describió como acciones ilegales que se tomaron contra mí en la década de 1970. Debido a estos documentos, a los que habría tenido acceso si el gobierno me hubiera procesado en cualquier momento en particular a través del procedimiento de descubrimiento de antecedentes penales, la CIA no pudo procesarme. Lo intentaron en 1975 cuando salió mi primer libro y durante la década de 1970, de 1975 a 1980. Todos juntos intentaron 5 veces obtener una acusación penal en mi contra y cada vez tuvieron que dar marcha atrás porque no me podían dejar esos documentos. que mostraba la actividad delictiva que conspiraban contra mí. Efectivamente, por sus propias acciones, impidieron el enjuiciamiento. No es atípico para ellos.

Sanjay S. Rajput: Mirando hacia atrás en todo el acoso que enfrentó cuando expuso las operaciones encubiertas, ¿cree que lo volvería a hacer todo de nuevo?

Philip Agee: No lo pensaría dos veces antes de volver a hacerlo. Claro que si. Lo más importante es ser honesto contigo mismo. Entré en la CIA nada más salir de la universidad como producto de la década de 1950. Lo que significa el período McCarthy y la histeria anticomunista de esa época. También significó que no tenía educación política. Simplemente acepté las suposiciones tradicionales de que la Unión Soviética quería conquistar el mundo y yo iba a desempeñar un papel patriótico para detener eso. A los 25 años estaba en Sudamérica haciendo el trabajo. Mis ojos comenzaron a abrirse poco a poco allí abajo a medida que comenzaba a darme cuenta cada vez más de que todas las cosas que yo y mis colegas estábamos haciendo en la CIA tenían un objetivo que era apoyar las estructuras de poder tradicionales en América Latina. . Estas estructuras de poder habían existido durante siglos. Donde en unas pocas familias eran capaces de controlar la riqueza, los ingresos y el poder del estado y la economía. Con exclusión de la mayoría de la población en muchos países. El único pegamento que mantuvo unido este sistema fue la represión política. Estuve involucrado en esto. Finalmente decidí que no quería tener nada más que ver con eso. Dejé la CIA para empezar una nueva vida en 1969 volví a la universidad. Me inscribí en la Universidad Nacional de México en la Ciudad de México, donde permanecí viviendo luego de renunciar a la CIA. A medida que realizaba los estudios, leía, investigaba, escribía artículos y demás, comencé a darme cuenta cada vez más de que lo que mis colegas y yo habíamos estado haciendo en los años 60 y 50 no era más que una continuación de los primeros 500 años. de genocidio de la peor represión política imaginable que cualquiera pueda proponer. Las cifras son alucinantes en términos de la cantidad de nativos americanos que fueron asesinados o puestos a trabajar en América del Sur en lo que ahora es Bolivia y Brasil. Donde su esperanza de vida se midió en semanas y meses una vez que entraron a trabajar en estos lugares. O también en Norteamérica. Entonces comencé a pensar en ese momento en algo impensable: un libro sobre cómo funcionaba todo. Nadie había escrito nunca un libro así y yo tenía una experiencia bastante amplia en las operaciones de la CIA en América Latina y también conocía muchas operaciones que existían en todo el mundo. Así que decidí escribir un libro al respecto. Tenía que decidir si continuar con estos estudios o escribir este libro y no pude encontrar el material de investigación para este libro en la Ciudad de México. Quería reconstruir eventos para mostrar nuestra mano en los eventos. Así que tuve que elegir entre los 2 y elegí escribir el libro. Sin saber si alguna vez se escribiría o adónde me llevaría.

En cuanto a si lo volvería a hacer. No cambiaría nada. Podría ser un poco más discreto y cuidadoso aquí y allá. No tan extravagante en algunos lugares. Ciertamente no cambiaría nada. Animaría a las personas a que también miren sus propias vidas y determinen qué papel van a desempeñar. Si van a seguir la corriente. Si van a adoptar la propuesta de que tienes que estar de acuerdo para llevarse bien. O si quieren dar un paso atrás y echar un vistazo y unirse a esta larga y honorable tradición de disidencia en los Estados Unidos. Esto se remonta a la oposición inicial a la Constitución, el movimiento abolicionista de las décadas de 1840 y 50. Lo que se remonta a la oposición de las guerras: la Guerra Hispanoamericana en 1898, a la Primera y Segunda Guerra Mundial, a la Guerra de Vietnam y la Guerra de Corea. Existe una larga y respetable tradición en los Estados Unidos de buscar el cambio y la justicia social. Puedo asegurar a cualquiera que lea esta entrevista que nunca se decepcionará si intenta ayudar en este sentido. Si deciden, además de la profesión y la familia, trabajarán políticamente por el cambio. Que tendrán una gran autoestima y satisfacción al saber que están haciendo lo correcto y que no se están vendiendo.

Estaba entrenando en una base secreta de la CIA en Virginia cuando, en marzo de 1960, Eisenhower firmó el proyecto que se convertiría en la invasión de Bahía de Cochinos. Veo el timón y otros restos de Le Coubre, ahora un monumento a los que murieron, cada vez que conduzco por la avenida del puerto pasando por la principal estación de trenes de La Habana.

En abril del año siguiente, dos días antes de que comenzara la invasión de Bahía de Cochinos, una operación de sabotaje de la CIA incendió El Encanto, la tienda departamental más grande de La Habana donde había comprado en mi primera visita aquí en 1957. Ahora, cada vez que conduzco hasta Galiano en Centro De camino a la Habana para comer en el barrio chino, paso por el parque Fe del Valle, la cuadra donde se encontraba El Encanto, que lleva el nombre de una mujer muerta en el incendio.

Algunos que firmaron declaraciones condenando a Cuba por los juicios de los disidentes y las ejecuciones de los secuestradores conocen perfectamente la historia de la agresión estadounidense contra Cuba desde 1959: el asesinato, el terrorismo, el sabotaje y la destrucción que ha costado casi 3500 vidas y dejado más de 2000 discapacitados. . Aquellos que no lo sepan pueden encontrarlo en la cronología histórica clásica de Jane Franklin La Revolución Cubana y los Estados Unidos.

Uno de los mejores resúmenes de la guerra terrorista de Estados Unidos contra Cuba en la década de 1960 provino de Richard Helms, el ex director de la CIA, cuando testificó en 1975 ante el Comité del Senado que investigaba los intentos de la CIA de asesinar a Fidel Castro. Al admitir las "invasiones de Cuba que constantemente realizamos bajo la égida del gobierno", agregó:

Teníamos grupos de trabajo que estaban atacando a Cuba constantemente. Este era un asunto de política del gobierno estadounidense ...

Más recientemente, al declarar una guerra interminable contra el terrorismo después de los ataques de Al Qaeda en septiembre de 2001 y antes de la guerra contra Irak, el presidente Bush declaró que no se prohíbe el uso de armas en posesión de Estados Unidos, presumiblemente incluido el terrorismo. Pero en lugar de iniciar su guerra antiterrorista en Miami, donde su robo de la Casa Blanca estaba asegurado y su elección a un segundo mandato puede depender, inició la serie de guerras preventivas que hemos visto por televisión, primero Afganistán y luego Irak. y ahora amenaza a Siria, Irán y otros en su lista de naciones que supuestamente promueven el terrorismo. Cuba, por supuesto, está erróneamente en esa lista, pero la gente aquí se toma esto en serio como un pretexto preliminar para la acción militar de Estados Unidos contra este país.

Volviendo a la administración Reagan de principios de la década de 1980, se tomó la decisión de que se necesitaban más que operaciones terroristas para imponer un cambio de régimen en Cuba. El terrorismo no había funcionado, ni la invasión de Bahía de Cochinos, ni el aislamiento diplomático de Cuba que terminó paulatinamente, ni el embargo económico. Ahora Cuba sería incluida en un nuevo programa mundial para financiar y desarrollar organizaciones no gubernamentales y voluntarias, lo que se conocería como sociedad civil, en el contexto de las políticas neoliberales globales de Estados Unidos. La CIA y la Agencia para el Desarrollo Internacional (AID) tendrían roles clave en este programa, así como una nueva organización bautizada en 1983 como The National Endowment for Democracy (NED).

En realidad, el nuevo programa no era realmente nuevo. Desde su fundación en 1947, la CIA había estado profundamente involucrada en la financiación y manipulación secretas de organizaciones voluntarias no gubernamentales extranjeras. Estas vastas operaciones dieron la vuelta al mundo y estaban dirigidas a partidos políticos, sindicatos y asociaciones de empresarios, organizaciones de jóvenes y estudiantes, grupos de mujeres, organizaciones cívicas, comunidades religiosas, sociedades profesionales, intelectuales y culturales y los medios de información pública. La red funcionó a nivel local, nacional, regional y mundial. Las operaciones de los medios, por ejemplo, se llevaban a cabo de forma continua en prácticamente todos los países, en los que la CIA pagaba a los periodistas para que publicaran sus materiales como si fueran los propios periodistas. En la Dirección de Operaciones de la sede de la CIA, estas operaciones fueron coordinadas con las divisiones de operaciones regionales por la División de Organizaciones Internacionales (IOD), ya que muchas de las operaciones eran de naturaleza regional o continental, abarcando muchos países, algunos incluso de alcance mundial. .

A lo largo de los años, la CIA ejerció una influencia fenomenal entre bastidores en un país tras otro, utilizando estos poderosos elementos de la sociedad civil para penetrar, dividir, debilitar y destruir las correspondientes organizaciones enemigas de la izquierda y, de hecho, imponer un cambio de régimen derrocando gobiernos no deseados. Tal fue el caso, entre muchos otros, en Guyana donde en 1964, culminando 10 años de esfuerzos, el gobierno de Cheddi Jagan fue derrocado a través de huelgas, terrorismo, violencia e incendios provocados por agentes sindicales internacionales de la CIA. Casi al mismo tiempo, mientras estaba asignado en Ecuador, nuestros agentes de la sociedad civil, a través de manifestaciones masivas y disturbios civiles, provocaron dos golpes militares en tres años contra gobiernos civiles electos. Y en Brasil, a principios de la década de 1960, las mismas operaciones sindicales de la CIA se combinaron con otras operaciones de la sociedad civil en oposición al gobierno, y estas acciones masivas a lo largo del tiempo provocaron el golpe militar de 1964 contra el presidente Joao Goulart, marcando el comienzo de 20 años de represión política indeciblemente brutal.

Pero el 26 de febrero de 1967, el cielo se estrelló contra el IOD y sus redes globales de la sociedad civil. En ese momento, estaba de visita en la sede en Langley, Virginia, cerca de Washington, entre asignaciones en Ecuador y Uruguay. Ese día, el Washington Post publicó un extenso informe que revelaba un gran conjunto de fundaciones, algunas falsas, otras reales, que la CIA estaba utilizando para financiar sus redes no gubernamentales globales. Estos arreglos financieros se conocían como "conductos de financiación". Junto con las fundaciones, se identificaron decenas de organizaciones receptoras, incluidas revistas intelectuales de renombre, sindicatos y grupos de expertos políticos. Pronto, periodistas de todo el mundo completaron el cuadro con informes sobre los nombres y operaciones de las organizaciones en sus países afiliadas a la red. Fueron los días más oscuros de la CIA desde el fiasco de Bahía de Cochinos.

El presidente Johnson ordenó una investigación y dijo que esas operaciones de la CIA terminarían, pero de hecho nunca lo hicieron. La prueba está en las operaciones exitosas de la CIA en Chile para provocar el golpe de Pinochet de 1973 contra el gobierno electo de Salvador Allende. Aquí combinaron las fuerzas de los partidos políticos de oposición, sindicatos, grupos de empresarios, organizaciones cívicas, asociaciones de amas de casa y los medios de información para crear caos y desorden, sabiendo que tarde o temprano los militares chilenos, fieles a la doctrina militar fascista tradicional en América Latina, utilizaría tal malestar para justificar la usurpación del poder gubernamental para restaurar el orden y acabar con la izquierda. Las operaciones fueron casi una copia al carbón del programa brasileño de desestabilización y golpe de Estado diez años antes. Todos recordamos el horror que siguió durante años en Chile.

Avance rápido hasta ahora. Cualquiera que haya visto cómo se desarrolla la oposición de la sociedad civil al gobierno de Hugo Chávez en Venezuela puede estar seguro de que Estados Unidosagencias gubernamentales, incluida la CIA, junto con la Agencia para el Desarrollo Internacional (AID) y el Fondo Nacional para la Democracia (NED), están coordinando la desestabilización y estuvieron detrás del fallido golpe de Estado de abril de 2002, así como del fallido "huelga cívica" de último diciembre-enero. El Instituto Republicano Internacional (IRI) del Partido Republicano incluso abrió una oficina en Caracas. Consulte a continuación para obtener más información sobre NED, AID e IRI en las operaciones de la sociedad civil.

(10) Duncan Campbell, The Guardian (10 de enero de 2007)

Al recordar los 30 años transcurridos desde que tomó la decisión de salir al frío, Agee dice: "Había un precio que pagar. Interrumpió la educación de mis hijos [Phil y Chris, entonces adolescentes], y yo no Creo que fue un período feliz para ellos. También me costó todo mi dinero. Todo lo que gané con el libro, lo tuve que gastar. Pero me hizo una persona más fuerte en muchos sentidos, y me aseguró que nunca perdería el interés ni me iría en la otra dirección políticamente. Cuanto más hacían estas cosas sucias, más me hacían darme cuenta de que lo que estaba haciendo era importante ".

Según la Ley de Libertad de Información de los Estados Unidos, Agee ha podido ver el alcance de la operación montada en su contra por una CIA implacable. "Admitieron tener 18.000 páginas sobre mí. Me di cuenta de que había 120 páginas al día durante siete u ocho años. Eso solo puede ser cosas como transcripciones telefónicas e interceptaciones de cartas. Una persona del Pentágono estaba hablando de mí y diciendo que habían dos o tres personas trabajando en mí a tiempo completo. Pensé que era una tontería, una pérdida de dinero, porque no hago nada que no sea público. Ya no les presto mucha atención, pero de vez en cuando algo surgirá ".

Lo que surge con más frecuencia es el nombre de Richard Welch, el jefe de la estación de la CIA en Atenas que fue asesinado en 1975. Aunque Welch no fue nombrado por Agee sino en otras publicaciones, Agee a menudo ha sido culpado de su muerte. "El padre de George Bush llegó como director de la CIA en el mes posterior al asesinato e intensificó la campaña, difundiendo la mentira de que yo era la causa del asesinato. Su esposa, Bárbara, publicó sus memorias y repitió la misma mentira, y esto vez que demandé y gané, en el sentido de que tenía que enviarme una carta en la que se disculpaba y reconocía que lo que escribió sobre mí era falso. Han tratado de hacer que esta historia se mantenga durante años. Nunca sé qué mano del gobierno o la mano de un neoconservador está detrás de las acusaciones, y no presto demasiada atención, pero sé que no me han olvidado ".

Puede que Agee ya no esté huyendo (ha regresado a Estados Unidos muchas veces sin ser arrestado y se le permitió regresar a Gran Bretaña bajo el gobierno de Major), pero la vida se vive al menos al trote. Acaba de llegar de España, donde se ha dirigido a una manifestación en apoyo de los Cinco de Miami, los cubanos encarcelados hasta por 25 años por cargos de espionaje por infiltrarse en grupos anticastristas en Florida. Pronto regresará de Hamburgo a su otra casa, La Habana, y su negocio de viajes. Inicialmente, sus clientes provenían de los EE. UU., Pero la ley prohíbe a los estadounidenses visitar Cuba y pueden ser multados fuertemente si los atrapan, por lo que sus clientes ahora provienen principalmente de Europa.

¿Sería posible que alguien de la CIA hiciera hoy lo que hizo Agee? "Creo que sería mucho más difícil", dice. "Puedo pensar en muchas personas en la CIA que estarían horrorizadas por lo que la CIA ha estado haciendo en términos de tortura de presuntos terroristas, pero una persona que intentara hacer lo que yo hice se enfrentaría a un secuestro y posiblemente a ser congelada. en una prisión secreta durante muchos años ".

(11) Will Weissert, ex agente de la CIA Philip Agee muerto en Cuba (10 de enero de 2008)

El exagente de la CIA Philip Agee, un crítico de la política exterior de Estados Unidos que enfureció a los funcionarios de inteligencia estadounidenses al nombrar a supuestos operativos de la agencia en un libro de 1975, falleció, informaron medios estatales el miércoles. Tenía 72 años.

Agee renunció a la CIA en 1969 después de 12 años trabajando principalmente en América Latina en un momento en que los movimientos de izquierda estaban ganando prominencia y simpatizantes. Su libro de 1975 "Inside the Company: CIA Diary", citó presuntas fechorías de la CIA contra izquierdistas en la región e incluyó una lista de 22 páginas de supuestos operativos de la agencia.

Granma, el periódico del Partido Comunista de Cuba, dijo que Agee murió el lunes por la noche y lo describió como "un amigo leal de Cuba y ferviente defensor de la lucha de los pueblos por un mundo mejor".

Bernie Dwyer, periodista de Radio Havana, estatal, dijo en un mensaje enviado el martes a un grupo de correo electrónico de Cuba que la esposa de Agee lo llamó para decirle que había muerto después de una operación de úlcera en un hospital donde ha estado desde el 15 de diciembre. .

"Tuvo varias operaciones por úlceras perforadas y no sobrevivió a todas las cirugías", escribió Dwyer, y agregó que Agee fue incinerado el martes y que sus amigos planearon una ceremonia conmemorativa para él el domingo en su apartamento de La Habana.

El pasaporte estadounidense de Agee fue revocado en 1979. Los funcionarios estadounidenses dijeron que había amenazado la seguridad nacional. Después de años de vivir en Hamburgo, Alemania, ocasionalmente bajo tierra, por temor a represalias de la CIA, Agee se mudó a La Habana para abrir un sitio web de viajes.

Barbara Bush, esposa del ex presidente George H.W. Bush, quien en una ocasión fue jefe de la CIA, en su autobiografía acusó al libro de Agee de exponer a un jefe de estación de la CIA, Richard S. Welch, quien luego fue asesinado por terroristas de izquierda en Atenas en 1975. Agee, quien negó cualquier participación en el asesinato, la demandó por $ 4 millones por difamación y ella revisó el libro para resolver el caso.

Las acciones de Agee en la década de 1970 inspiraron una ley que penalizaba la exposición de agentes encubiertos de Estados Unidos.

Pero en 2003, hizo una distinción entre lo que hizo y la denuncia de la oficial de la CIA Valerie Plame, la esposa del ex embajador Joseph C. Wilson IV, un destacado crítico de la política del presidente Bush en Irak.

"Esto es completamente diferente a lo que estaba haciendo en la década de 1970", dijo Agee. "Esta es una política puramente sucia en mi opinión".

Agee dijo que en su caso reveló las identidades de sus excompañeros de la CIA para "debilitar el instrumento para llevar a cabo la política de apoyo a las dictaduras militares" en Grecia, Chile, Argentina, Uruguay y Brasil.

Esos regímenes "fueron apoyados por la CIA y el costo humano fue inmenso: torturas, ejecuciones, escuadrones de la muerte", dijo.

(12) Duncan Campbell, The Guardian (10 de enero de 2008)

Agee había dejado la CIA en 1969 después de 12 años trabajando principalmente en América Latina, donde gradualmente se sintió disgustado por la connivencia de la agencia con dictadores militares en la región y decidió denunciar sus actividades. La masacre de manifestantes estudiantiles en la Ciudad de México en 1968 también reforzó su determinación. Su libro de 1975 Inside the Company: CIA Diary derramó los frijoles sobre sus antiguos empleadores y enfureció al gobierno de los Estados Unidos, sobre todo porque nombraba a los agentes de la CIA.

"Fue una época en los años 70 cuando los peores horrores imaginables estaban sucediendo en América Latina", dijo a The Guardian en una entrevista publicada hoy hace un año. "Argentina, Brasil, Chile, Uruguay, Paraguay, Guatemala, El Salvador, eran dictaduras militares con escuadrones de la muerte, todas con el respaldo de la CIA y del gobierno de Estados Unidos. Eso fue lo que me motivó a nombrar todos los nombres y trabajar con periodistas. que estaban interesados ​​en saber quiénes eran la CIA en sus países ".

Para llevar a cabo su trabajo, Agee se mudó a Londres a principios de la década de 1970 con su entonces pareja, Angela, una brasileña de izquierda que había sido encarcelada y torturada en su propio país, y sus dos hijos pequeños por su ex esposa estadounidense. Trabajó con la revista Time Out y otras publicaciones para exponer el trabajo de la CIA a nivel internacional. Sus actividades ya habían alertado al entonces secretario de Estado de Estados Unidos, Henry Kissinger, quien instó al primer ministro, James Callaghan, a deportarlo. Después de un proceso legal misterioso, Agee fue deportado en 1977, junto con un joven periodista estadounidense, Mark Hosenball (ahora un escritor de investigación senior de Newsweek), que había trabajado en Time Out. La entonces secretaria del Interior, Merlyn Rees, quien emitió la orden de deportación, afirmó, falsa y maliciosamente, según Agee, que él estaba detrás de la muerte de dos agentes británicos. Su caso se convirtió en una causa célebre liberal.

Desterrado de Gran Bretaña, Agee encontró la puerta cerrada para él en Francia y los Países Bajos, y se enfrentó a enjuiciamiento y cárcel si regresaba a los Estados Unidos, donde su pasaporte fue revocado en 1979. Su relación con Angela terminó bajo la presión y conoció y se enamoró de una conocida bailarina de ballet, Giselle Roberge. A sugerencia de ella, se casaron, lo que le dio derecho a permanecer en Alemania. Hasta el momento de su muerte, vivió entre su casa en Hamburgo y un apartamento en La Habana, Cuba. Continuó sus revelaciones de la CIA en el Boletín de información de acción encubierta.


Contenido

Agee afirmó que su conciencia social católica romana lo había hecho sentir cada vez más incómodo con su trabajo a fines de la década de 1960, lo que lo llevó a su desilusión con la CIA y su apoyo a los gobiernos autoritarios en toda América Latina. Él y otros disidentes recibieron el aliento en su postura del Comité de la Iglesia (1975-1976), que arrojó una luz crítica sobre el papel de la CIA en los asesinatos, el espionaje interno y otras actividades ilegales. & # 91 cita necesaria ]

En el libro Agee condenó la masacre de Tlatelolco en 1968 en la Ciudad de México y escribió que este fue el evento inmediato que precipitó su salida de la agencia.

Mientras Agee afirmó que la CIA estaba "muy satisfecha con su trabajo", & # 912 & # 93 le ofreció "otra promoción" & # 912 & # 93 y su superior "se sobresaltó" & # 912 & # 93 cuando Agee le contó sus planes. Para renunciar, el periodista anticomunista John Barron afirma que la renuncia de Agee fue forzada "por una variedad de razones, incluyendo su consumo irresponsable, proposiciones continuas y vulgares de las esposas de la embajada y la incapacidad de administrar sus finanzas". & # 918 & # 93

Agee fue acusado por el presidente estadounidense George H. W. Bush de ser responsable de la muerte de Richard Welch, un clasicista educado en Harvard que fue asesinado por la Organización Revolucionaria el 17 de noviembre mientras dirigía la estación de la CIA en Atenas. Bush había dirigido la CIA de 1976 a 1977. & # 919 & # 93


Ex oficial de la CIA escribió un libro que divulga secretos de la agencia

Philip Agee, un ex oficial encubierto de la Agencia Central de Inteligencia cuya desilusión con la política de Estados Unidos en apoyo de regímenes dictatoriales lo llevó a nombrar nombres y revelar secretos de la CIA, murió el lunes en Cuba. Tenía 72 años.

Su esposa, Giselle Roberge Agee, dijo a Associated Press que Agee fue hospitalizado en La Habana el 16 de diciembre y fue operado de úlceras perforadas. Su muerte, dijo, fue el resultado de una infección relacionada. Él había vivido principalmente en Hamburgo, Alemania, pero tenía un apartamento en La Habana, dijo.

En su controvertido libro de 1975, "Inside the Company: CIA Diary", Agee detalló el funcionamiento interno de las operaciones de inteligencia estadounidenses en todo el mundo, pero principalmente en América Latina, donde estuvo destinado durante ocho años durante la década de 1960.

La CIA, sostuvo, solo estaba interesada en apuntalar dictaduras en decadencia y frustrar los esfuerzos de reforma radical. El libro incluía una lista de 22 páginas de supuestos operativos de la agencia.

"Eso fue justo en medio de una crisis política en los Estados Unidos relacionada con la guerra de Vietnam, y la historia de la CIA estaba muy en la mente de la gente", dijo Thomas Powers, autor de "Intelligence Wars: American Secret History from Hitler a al-Qaeda ”(2002). "La versión de la historia de Estados Unidos en la escuela primaria siempre ha sido que Estados Unidos siempre está del lado de los buenos, y aquí viene Philip Agee para decirnos que no es así".

Agee insistió en que la publicación de los nombres de los compañeros oficiales del caso era un acto político en la "larga y honorable tradición de disidencia en los Estados Unidos" y no un acto de espionaje en nombre de la Unión Soviética o cualquier otra potencia extranjera.

Antiguos colegas y funcionarios del gobierno lo denominaron traición. En 1979, el entonces secretario de Estado Cyrus Vance despojó a Agee de su pasaporte.

Impulsado en gran parte por el libro de Agee, el Congreso aprobó en 1982 la Ley de Protección de Identidades de Inteligencia, por lo que es ilegal divulgar a sabiendas las identidades de agentes encubiertos de la CIA.

El ex presidente George H.W. Bush, quien dirigió la CIA en 1976-77, acusó a Agee de identificar a Richard Welch, el jefe de la CIA en Atenas que fue asesinado por terroristas griegos en 1975. Bush sostuvo en 1989 que al identificar públicamente a Welch, Agee era responsable de su muerte. Barbara Bush, la ex primera dama, repitió la afirmación en su autobiografía de 1994 y Agee la demandó por difamación. Como parte de un acuerdo legal, acordó eliminar la acusación de la edición de bolsillo de su libro.

En un artículo de opinión de Los Angeles Times de 2003, Agee describió como "política sucia" la salida de la oficial de la CIA Valerie Plame, cuyo esposo había puesto en duda la justificación de la actual administración Bush para la guerra de Irak.

Su propia exposición de los agentes de la CIA fue algo diferente, sostuvo, diciendo: "Teníamos razón al exponer a la CIA en la década de 1970, porque la agencia estaba siendo utilizada para imponer una política criminal de los Estados Unidos".

Agee nació en Tacoma, Florida, en 1935, se graduó de la Universidad de Notre Dame en 1956 y luego estudió derecho en la Universidad de Florida.

Se desempeñó como oficial de la Fuerza Aérea de 1957 a 1960 y luego comenzó su carrera en la CIA, primero en Ecuador y luego en México y Uruguay. En ese momento, se consideraba a sí mismo un "patriota dedicado a la preservación de mi país y nuestra forma de vida", escribió en "Inside the Company".

Agee renunció en 1969 y comenzó a trabajar en su libro. Después de recibir amenazas de muerte después de la publicación del libro, se mudó a Londres, pero fue expulsado después de casi cinco años. También fue expulsado tras breves estancias por Europa Occidental. Culpó a la presión estadounidense de convertirlo en persona non grata.

Vivió en Granada y Nicaragua antes de regresar a Hamburgo. Nuevamente se le negó el pasaporte en 1987.

Agee también escribió “Dirty Work: The CIA in Western Europe” (1978) y “On the Run” (1987).

En 2000, fundó Cubalinda, una agencia de viajes en línea, y alentó a los estadounidenses a ignorar el embargo comercial estadounidense de décadas de antigüedad contra Cuba y las vacaciones en la isla.

Los sobrevivientes incluyen a su esposa de 17 años y dos hijos de un matrimonio anterior.


Precursor de SNOWDEN: Philip AGEE, & # 8220 First Deserter & # 8221. Historia * PHILIP AGEE, & # 8220Primer Desertor & # 8221: el predecesor de Edward Snowden. Historia.

Philip Burnett Franklin Agee (19 de julio de 1935 - 7 de enero de 2008) fue un oficial de casos y escritor de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), mejor conocido como autor del libro de 1975, Inside the Company: CIA Diary, que detalla sus experiencias en la CIA .

Agee nació en Tacoma, Florida. Se graduó con honores de la Universidad de Notre Dame en 1956 y asistió a la Facultad de Derecho de la Universidad de Florida.

Agee se unió a la CIA en 1957 y durante la siguiente década tuvo puestos en Washington, D.C., Ecuador, Uruguay y México. Después de renunciar a la Agencia en 1968, se convirtió en uno de los principales opositores de las prácticas de la CIA. Sin Internet y WikiLeaks. Agee golpeó el aparato de inteligencia de su país en 1968 para dar a la agencia y revelar secretos el nexo de Washington con las dictaduras militares latinoamericanas y caribeñas.

Agee sabía demasiado: fue el primer desertor de la CIA estadounidense y predecesor Edward Snowden, ex técnico de inteligencia que se encuentra en una lucha diplomática y política por despojar de intimidad a la inteligencia estadounidense.

Agee afirmó que su conciencia social católica romana lo había hecho sentir cada vez más incómodo con su trabajo a fines de la década de 1960, lo que lo llevó a su desilusión con la CIA y su apoyo a los gobiernos autoritarios en toda América Latina. En el libro Agee condenó la masacre de Tlatelolco en 1968 en la Ciudad de México y escribió que este fue el evento inmediato que precipitó su salida de la agencia. Agee afirmó que la CIA estaba & # 8220muy satisfecho con su trabajo & # 8221, le había ofrecido & # 8220 otra promoción & # 8221, y que su superior & # 8220 estaba sorprendido & # 8221 cuando Agee le contó sus planes de dimitir.

En contraste, el sovietólogo John Barron sostuvo en su libro The KGB Today que la renuncia de Agee fue forzada por una variedad de razones, incluyendo su consumo irresponsable, proposiciones continuas y vulgares a las esposas de las embajadas y la incapacidad de administrar sus finanzas.

Oleg Kalugin, exjefe de la Dirección de Contrainteligencia de la KGB, afirma que en 1973 Agee se acercó a los residentes de la KGB en la Ciudad de México y les ofreció un & # 8220 tesoro de información & # 8221. La KGB sospechaba demasiado para aceptar su oferta.

“Agee luego se dirigió a los cubanos, quienes lo recibieron con los brazos abiertos. Los cubanos compartieron la información de Agee con nosotros. Pero mientras estaba sentado en mi oficina en Moscú leyendo informes sobre las crecientes revelaciones provenientes de Agee, maldije a nuestros oficiales por rechazar tal premio ".

Por su parte, Agee afirmó en su trabajo posterior On the Run que no tenía ninguna intención de trabajar para la KGB, a la que todavía consideraba el enemigo, y que trabajó con los cubanos para ayudar a las organizaciones sindicales y de izquierda en América Latina. contra el fascismo y la intromisión de la CIA en los asuntos políticos.

Mientras Agee escribía Inside the Company: CIA Diary, la KGB se mantuvo en contacto con él a través de Edgar Anatolyevich Cheporov, corresponsal en Londres de la agencia de noticias Novosti.

Agee fue acusado de recibir hasta $ 1 millón en pagos del servicio de inteligencia cubano. Tenía su oficina en un edificio en la intersección de la calle E y 9 en el barrio de El Vedado, La Habana. Negó las acusaciones, que fueron hechas por primera vez por un oficial de inteligencia cubano de alto rango y desertor en un informe de 1992 de Los Angeles Times.

Un artículo posterior de Los Angeles Times declaró que Agee se hizo pasar por inspector general de la CIA para apuntar a un miembro de la estación de la CIA en la Ciudad de México en nombre de la inteligencia cubana. Según el artículo, Agee fue identificado durante una reunión por un oficial de casos de la CIA.

Agee reconoció que & # 8220Los representantes del Partido Comunista de Cuba también me dieron un estímulo importante en un momento en el que dudaba de poder encontrar la información adicional que necesitaba. & # 8221

Dentro de la Compañía se identificaron 250 presuntos oficiales y agentes de la CIA. Los oficiales y agentes, todos conocidos personalmente por Agee, se enumeran en un apéndice del libro. Si bien está escrito como un diario, en realidad es una reconstrucción de eventos basada en la memoria de Agee y su investigación posterior.

Agee afirmó que el presidente José Figueres Ferrer de Costa Rica, el presidente Luis Echeverría Álvarez (1970-1976) de México y el presidente Alfonso López Michelsen (1974-1978) de Colombia eran colaboradores o agentes de la CIA.

En & # 8220CIA Diary & # 8221 Agee reveló 429 nombres de empleados, agentes, socios y organizaciones en América Latina y el Caribe al servicio de la CIA.

A continuación, detalla cómo renunció a la CIA y comenzó a escribir el libro, realizando investigaciones en Cuba, Londres y París. Durante este tiempo, alega que la CIA lo estaba espiando.

Perseguido durante más de 25 años, Estados Unidos desactivará su pasaporte en 1970, como Snowden. En esa década, y en 1980 dio pasaportes utilizados por los gobiernos socialistas de Nicaragua y la isla caribeña de Granada y en 1990 ganó uno de Alemania.

En 1982, el Congreso de los Estados Unidos aprobó la Ley de Protección de Identidades de Inteligencia (IIPA), legislación que parecía estar dirigida directamente a las obras de Agee. La ley figuraría más tarde en la investigación sobre el escándalo de Valerie Plame sobre si los funcionarios de la administración Bush filtraron el nombre de un oficial de caso a los medios de comunicación como un acto de represalia contra su esposo.

Agee fue acusado por el presidente estadounidense George H. W. Bush de ser responsable de la muerte de Richard Welch, un clasicista educado en Harvard que fue asesinado por la Organización Revolucionaria el 17 de noviembre mientras dirigía la estación de la CIA en Atenas. Bush había dirigido a la CIA de 1976 a 1977. Esta afirmación se incluyó en las memorias de Barbara Bush de 1994, lo que llevó a Agee a demandarla por difamación.

Convertido en empresario turístico hasta su muerte, Agee dirigió un sitio web en La Habana, Cubalinda.com, que utiliza las lagunas de la ley estadounidense para organizar vacaciones en Cuba para los ciudadanos estadounidenses, a quienes, por lo general, el estatuto de la Ley de Comercio con el Enemigo de la ley estadounidense prohíbe gastar dinero. En Cuba. En la década de 1980, el fundador de NameBase, Daniel Brandt, le enseñó a Agee cómo usar computadoras y bases de datos de computadoras para su investigación. Según una biografía del autor adjunta a un ensayo de Agee en marzo de 2007 en la revista Counterpillar, editada por Alexander Cockburn, Agee ha vivido desde 1978 con su esposa en Hamburgo, Alemania. Viaja frecuentemente a Cuba y Sudamérica por actividades solidarias y empresariales. & # 8221 El servicio de viajes Cubalinda se inició en 2000 en Cuba donde Agee se instaló con la aprobación de Fidel Castro.

En una revisión publicada el 2 de mayo de 1996 en su sitio web sobre el primer libro de Agee, la CIA lo llamó & # 8220primer desertor real & # 8221 y dijo que podría ser juzgado por ofrecer ayuda a los enemigos en tiempos de guerra. La revisión, dijo, no consideró la & # 8220posibilidad o el grado de intervención soviética & # 8221 en Agee.

El 16 de diciembre de 2007 Agee fue ingresado en un hospital de La Habana y se le intervino por una úlcera perforada. Su esposa dijo el 9 de enero de 2008 que había muerto en Cuba el 7 de enero y había sido incinerado.

Fuentes: Wiki / Varios / Avarona / Extractos / Internetphotos / www.thecubanhistory.com
Precursor de EDWARD SNOWDEN: Philip Agee, & # 8220 First Deserter & # 8221
La Historia de Cuba, Arnoldo Varona, Editor

PHILIP AGEE, & # 8220Primer Desertor & # 8221: el predecesor de Edward Snowden.

Philip Burnett Franklin Agee (19 de julio de 1935 a 7 de enero de 2008) fue una Agencia Central de Inteligencia (CIA) oficial de casos y escritor, más conocido como autor del libro 1975, Inside the Company: CIA diario, Felices sus experiencias en la CIA .

Agee nació en Tacoma, Florida. Se graduó & # 8216cum laude & # 8217 de la Universidad de Notre Dame en 1956, y asistió a la Universidad de Florida College of Law.

Agee se unió a la CIA en 1957, y durante la década siguiente había sido destinado en Washington, DC, Ecuador, Uruguay y México. Después de renunciar a la Agencia en 1968, se convirtió en el principal opositor de las prácticas de la CIA. Sin Internet y WikiLeaks. Agee dio en el aparato de inteligencia de su país en 1968 para dar a la agencia y la revelación de secretos Nexus Washington con América Latina y el Caribe, las dictaduras militares.

Agee sabía demasiado: era el primer desertor de la CIA estadounidense y predecesor Edward Snowden, el ex técnico de la inteligencia que está en una lucha diplomática y política de intimidad de desbroce de inteligencia de EE.UU ..

Agee dijo que su conciencia social católica romana había hecho cada vez más incómodo con su trabajo a finales de la década de 1960 que condujeron a su desilusión con la CIA y su apoyo a los gobiernos autoritarios en América Latina. En el libro de Agee condenó la masacre de Tlatelolco de 1968 en la Ciudad de México y escribió que este era el caso inmediato precipitar su salida de la agencia. Agee afirmó que la CIA estaba & # 8220muy contento con su trabajo & # 8221, le había ofrecido & # 8220otra promoción & # 8221, y que su superior & # 8220se asustó & # 8221 cuando Agee le habló de sus planes de renunciar.

Por el contrario, sovietólogo John Barron mantiene en su libro La KGB hoy que la renuncia de Agee fue forzado & # 8220por una variedad de razones, incluyendo su consumo irresponsable, continua y vulgar propositiva de las esposas embajada, y la incapacidad para administrar sus finanzas & # 8221.

Oleg Kalugin, ex jefe de la Dirección de Contrainteligencia de la KGB, afirma que en 1973 se acercó Agee residente de la KGB en la Ciudad de México y ofreció un & # 8220tesoro de información. & # 8221 La KGB era demasiado sospechoso de aceptar su oferta.

& # 8220Agee se dirigió a los cubanos, que lo recibió con los brazos abiertos & # 8230 Los cubanos compartieron información de Agee con nosotros. Pero cuando me senté en mi oficina en Moscú lectura de los informes sobre las revelaciones crecientes procede de Agee, maldije a nuestros oficiales para alejarse tal premio & # 8220.

Por su parte, Agee se reivindica en su obra posterior En la huida que no tenía ninguna intención de volver a trabajar para la KGB, que todavía se considera el enemigo, y que trabajó con los cubanos para ayudar a las organizaciones de izquierda y el trabajo en América Latina contra el fascismo y la CIA inmiscuirse en los asuntos políticos.

Mientras Agee estaba escribiendo el interior de la empresa: Diario de la CIA, la KGB se mantuvo en contacto con él a través de Edgar Anatolyevich Cheporov, un corresponsal en Londres de la agencia de noticias Novosti.

Agee fue acusado de recibir hasta $ 1 millón en pagos del servicio de inteligencia cubano. Él tenía su oficina en un edificio en la intersección de la E Street y 9 en el barrio de El Vedado, La Habana. Él negó las acusaciones, que se hizo por primera vez por un oficial de la inteligencia cubana de alto nivel y desertor en un informe de 1992 de Los Angeles Times.

Un artículo posterior Los Angeles Times declaró que Agee hizo pasar por un Inspector General de la CIA con el fin de dirigirse a un miembro de la estación de la CIA Ciudad de México, en nombre de la inteligencia cubana. Según el artículo, Agee fue identificado durante una reunión por un oficial de la CIA.

Agee reconoció que & # 8220Los representantes del Partido Comunista de Cuba también dio aliento importante en un momento dudé de que iba a ser capaz de encontrar la información que necesita. & # 8221

Dentro de la compañía identificó 250 presuntos agentes de la CIA y agentes. Los oficiales y agentes, todos se conocen personalmente a Agee, figuran en un apéndice del libro. Si bien escrita como un diario, en realidad es una reconstrucción de los hechos en base a la memoria de Agee y su posterior investigación.

Agee afirmó que el presidente José Figueres Ferrer de Costa Rica, el presidente Luis Echeverría Álvarez (1970-1976) de México y el presidente Alfonso López Michelsen (1974-1978) de Colombia eran colaboradores de la CIA o agentes.

En & # 8220CIA Diario & # 8221 Agee participación 429 nombres de empleados, agentes, socios y organizaciones en América Latina y el Caribe en el servicio de la CIA.

Después de esto él se detalla cómo renunció a la CIA y comenzó a escribir el libro, la realización de investigaciones en Cuba, Londres y París. Durante este tiempo se alega que estaba siendo espiado por la CIA.

Perseguido por más de 25 años, Estados Unidos se desactiva su pasaporte en 1970, como Snowden. En esa década, y en 1980 dio pasaportes utilizados gobiernos socialistas de Nicaragua y la isla caribeña de Granada y en 1990 ganó uno de Alemania.

En 1982, el Congreso de Estados Unidos aprobó la Ley de Protección de Identidades de Inteligencia (IIPA), legislación que parece directamente dirigida a las obras de Agee. La ley que más tarde figurar en la investigación sobre el escándalo Plame Valerie en si los funcionarios del gobierno de Bush filtraron el nombre de un oficial de caso a los medios de comunicación como un acto de represalia en contra de su marido.

Agee fue acusado por el presidente de EE.UU. George HW Bush de ser responsable de la muerte de Richard Welch, un clasicista educado en Harvard que fue asesinado por la Organización Revolucionaria 17 de noviembre, mientras que al frente de la estación de la CIA en Atenas. Bush había dirigido la CIA desde 1976 hasta 1977. Esta afirmación se incluyó en 1994 la autobiografía de Barbara Bush, lo que provocó Agee demand a ella por difamación.

Convertirse en empresario turístico hasta su muerte, Agee publicado una página web en La Habana, Cubalinda.com que utiliza las lagunas en la legislación estadounidense para organizar las vacaciones a Cuba para los ciudadanos estadounidenses, quienes generalmente están prohibidas por la Ley de Comercio con el Enemigo estatuto de la ley de EE.UU. de gastar dinero en Cuba. En la década de 1980 NameBase fundador Daniel Brandt había enseñado Agee cómo usar las computadoras y bases de datos informáticas para su investigación. Según la biografía de un autor adjunto a un ensayo de Agee marzo 2007 en el Cockburn editado por Counterunch revista Alexander, Agee & # 8220vive desde 1978 con su esposa en Hamburgo, Alemania. Viajando con frecuencia a Cuba y América del Sur para la solidaridad y las actividades comerciales. & # 8221 El servicio de viajes Cubalinda se inició en 2000 en Cuba, donde Agee se estableció con la aprobación de Fidel Castro.

En un estudio publicado por el 02 de mayo de 1996 en su página web Agee primer libro, la CIA lo & # 8220primero desertor actual & # 8221 llamó y me dijo que podía ser juzgado por ofrecer asistencia a los enemigos en tiempo de guerra. La revisión, dijo, no tuvo en cuenta la & # 8220posibilidad o el grado de intervención soviética & # 8221 en Agee.

El 16 de diciembre de 2007, Agee fue ingresado en un hospital de La Habana, y la cirugía se realizó en él debido a úlceras perforadas. Su esposa dijo el 9 de enero de 2008, que había muerto en Cuba el 7 de enero y había sido incinerado.


Blog de Historia Legal

Philip Agee, el exoficial de la Agencia Central de Inteligencia que se volvió contra la agencia y pasó años denunciando a espías estadounidenses encubiertos en el extranjero, murió el lunes en La Habana. Tenía 72 años.
. . . .
Agee, cuya desilusión con su trabajo en la agencia lo llevó a abrazar puntos de vista izquierdistas, había pasado casi cuatro décadas como un enemigo declarado de la política exterior estadounidense y, en particular, del trabajo encubierto de inteligencia que la respaldaba.
. . . .

Su libro de 1975, & # 8220 Dentro de la Compañía: Diario de la CIA & # 8221 enfureció a los funcionarios estadounidenses al identificar a unos 250 oficiales, compañías fachada y agentes extranjeros que trabajaban para los Estados Unidos. Su ejemplo inspiró varios libros y revistas más, incluido Covert Action Information Bulletin, escrito por colaboradores cercanos y, a veces, con la ayuda del Sr. Agee & # 8217, que publicó los nombres y, a menudo, las direcciones de cientos de funcionarios de agencias que trabajan encubiertos en todo el mundo.

Las revelaciones del Sr. Agee y otros llevaron al Congreso a aprobar la Ley de Protección de Identidades de Inteligencia de 1982, que convirtió en delito revelar intencionalmente la identidad de un oficial de inteligencia encubierto.

Descubriendo la CIA - Philip Agee entrevistado por el autor John Marks (1976)

John Marks: Hay cosas que quiero preguntarle sobre las que la gente no entiende de usted en los Estados Unidos. Se trata de motivaciones y de dónde vienes y por qué lo estás haciendo y qué estás haciendo. Supongo que, para ser perfectamente honesto, no todo eso se ha visto claramente, porque una de las razones es que estás en el extranjero.

Marcas: ¿Qué estás intentando hacer?

Agee: John, estoy trabajando en varios proyectos. Comparto contigo el. situación. lo que sentí desde que aparecí por primera vez en los periódicos sobre la cuestión de la CIA, de estar algo aislado del movimiento en los Estados Unidos en cualquier dirección en la que se encuentre, a favor o en contra de la CIA.

Ha habido buenas razones para haber permanecido fuera del país durante el período en el que escribí mi libro, y creo que todavía hay buenas razones en este momento para permanecer alejado. Pero en cualquier caso, lo que trato de hacer es trabajar en dos o tres o cuatro proyectos diferentes.

Lo que me preocupa principalmente es escribir esa parte de la historia de la Segunda Guerra Mundial, que es la historia posterior a la Segunda Guerra Mundial, que es el lado clandestino de la política exterior estadounidense. Esto es algo que podría ocupar a una persona durante toda su vida. De hecho, podría ocupar toda una universidad. Porque la intervención clandestina en los asuntos de otros países, que ha ido de la mano de la política exterior abierta y reconocida, ha sido igual de importante y, en algunos casos, tal vez incluso más importante.

Pero ahora estoy tratando de trabajar en un segundo libro, que soy coautor con Steve Weisman sobre diferentes países y regiones, y diferentes historias y casos, de importantes intervenciones de la CIA, secretamente en otros países, comenzando en Occidente. Europa y Europa del Este después de la Segunda Guerra Mundial, contribuyendo en gran medida al desarrollo de la Guerra Fría en los años 50 y 60. Luego avanzando hacia otras regiones y países y regresando a Europa Occidental de manera importante a fines de la década de 1970, en España, Portugal, Italia, Grecia, en particular el nivel sur, y Francia, por supuesto, donde las tendencias de izquierda están ganando n fuerza.

Este es esencialmente el proyecto principal en el que, además de eso, también he estado trabajando:

Marcas: Entonces, lo que estás diciendo es que la historia que la gente va a conocer es muy diferente a la historia que está en los libros ahora o como la gente generalmente la percibe.

Agee: Si. Depende de la persona y depende de su comprensión.

Agee: Sí, la mayoría de la gente. Ciertamente.

Marcas: E historiadores.

Agee: Bueno, solo iba a decir, tome a Gabriel Kolko por ejemplo. Si lees a Kolko sobre la posguerra, no ves prácticamente nada sobre las intervenciones de la CIA, las operaciones secretas, la acción encubierta, el Congreso de Libertad Cultural por ejemplo, la intervención y los sindicatos, las organizaciones estudiantiles.

Creo que lo que hay que escribir es la historia de este lado secreto de la política exterior estadounidense, y no es solo Estados Unidos, sino también Gran Bretaña, los servicios de seguridad británicos en otros países que participaron, que irían de la mano para que la gente conozca los suyos. historias en estos países. Europa occidental y tercer mundo.

Marcas: Supongo que hará una diferencia en cómo la gente lo percibe. ¿Crees que la gente se va a sorprender? ¿Qué va a pasar?

Agee: No creo que la gente se sorprenda demasiado. De nuevo, depende de la persona, pero en los Estados Unidos, tengo la sensación de que mucha gente, con todas las revelaciones que han ocurrido y la atmósfera general de paranoia, o cosas que se acercan a la paranoia, que se han desarrollado durante los últimos años. digamos 10 años en los Estados Unidos, que la gente dirá: "Oh, sí. Pensé que probablemente habría sucedido".

Marcas: Gente cínica.

Agee: Derecha. Pero todas estas son operaciones que ocurrieron y en las que no participé especialmente, de manera íntima en la CIA, pero que conocía de manera periférica, y que se pueden investigar bastante bien y escribir como, podría decirse, historia popularizada. Pero también hay otros proyectos.

De hecho, ese trabajo en particular también proporciona la base para toda una serie de películas sobre el mismo tema. En otras palabras, si Steve y yo podemos escribir esto como un libro, con 12-14 capítulos diferentes sobre diferentes episodios, para mostrar cómo se utilizan los mismos mecanismos, los mismos métodos de un país a otro.

Entonces también podemos hacerlo en audio visual, y creo que esto probablemente saldrá de eso.

Marcas: Podrías hacer un gran libro sobre la conspiración de la CIA con la mafia en el hotel Fontainebleau de Miami Beach para matar a Fidel Castro. ¡Muy dramático, no es así!

Agee: Bueno, puedes hacer el lado dramático o también puedes hacer el lado documental, o puedes combinar los dos. De modo que hay tremendas posibilidades para tratar de mostrar, o de educar de hecho, sobre lo que ha sido este lado secreto de la política exterior, que acompaña al lado abierto, y que también se refleja en una política interior.

Marcas: Estamos metiéndonos un poco en los medios. ¿Te sientes aislado de estar aquí en Inglaterra y es una institución estadounidense al menos lo que más te preocupa? ¿Te sientes aislado por no estar de vuelta en casa?

Agee: Sí, mucho, pero en general he podido, digamos, durante dos años, dos años y medio, reprimir el sentimiento, o el yen de regresar a los Estados Unidos y participar allí, en lo que realmente es el lugar en el que estoy. debería ser. Si una persona está preocupada por los asuntos estadounidenses y su propio país, obviamente debería estar allí, pero debo reconocer al mismo tiempo, como lo hice cuando comencé mi libro, que una vez que regrese allí, estoy va a ser susceptible o sujeta a una actividad muy considerable por parte de los órganos de gobierno.

Agee: El FBI, los tribunales, la CIA, todas esas cosas que probablemente se usarán o podrían usarse para aterrorizarme, inhibirme, causarme interrupciones o retrasos en lo que estoy tratando de hacer. Por eso quería quedarme aquí en Gran Bretaña, para poder sacar del camino este segundo proyecto de libro y varios otros proyectos en los que he estado trabajando al mismo tiempo.

Marcas: ¿Qué crees que te pasaría si volvieras a casa? Quiero decir, ¿cuáles serían las restricciones?

Agee: En primer lugar, tendría una orden judicial como la que tiene usted, y tendría que obtener el permiso de la CIA antes de cualquier declaración o escrito que pudiera hacer sobre la agencia. Además, podrían intentar procesarme por haber escrito el libro que escribí ...

Agee: Sí, la misma sección de la ley que aplicaron en el caso Ellsberg, y eso no implica el paso de secretos a una potencia extranjera.Se trata simplemente de hacer pública información gubernamental secreta. Mel Wolf, mi abogado en la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles, no cree que haya ninguna posibilidad de que puedan obtener una condena, pero incluso si me enjuiciaran y me ataran en los tribunales durante un año, año y medio, el gasto involucrado sería será tremendo, y también el tiempo.

Mel me ha dicho que probablemente tendría que decidir no trabajar en nada más que en ese caso durante un período de años.

Marcas: Como Mel también es mi abogado en mi suite, sé que ha estado tratando de averiguar en el Departamento de Justicia cuál sería la reacción si regresaras. Su reacción es que no lo dicen.

Agee: Derecha. Han dicho que no me han acusado de nada, ahora dos años después de la publicación de mi libro. Digamos que pasarían más de cinco años desde que fui a Cuba por primera vez. No significa que no intentarían acusar y procesar una vez que estuviera allí, pero no lo dirán. Tienes razón. Están tratando de evitar que vuelva, creo.

Marcas: Y podrían acusarlo en los Estados Unidos ahora si quisieran, y ese espionaje es un delito extraditable, y los británicos ciertamente tienen mucha libertad para extraditar personas. James Earl Ray fue extraditado de aquí. Quiero decir, si quisieran extraditarlo y hubiera un cargo en su contra, podrían acusarlo.

Agee: Bueno, el hecho de que no lo hagan es una prueba de que no tienen un caso.

Marcas: Sí, pero la orden judicial en contra de que escribas cosas con su permiso sería una restricción seria.

Agee: Si. Significa que el libro que estoy escribiendo con Weissman estaría en peligro. Significa que la película estaría en peligro. Significa otro libro en el que he participado. No sé si esto se vería afectado directamente, pero ayudé a trabajar en otro libro y escribí la introducción. Espero que se publique a principios de 1976, que es un libro sobre la CIA en Europa, llamado La CIA en Europa Quién es quién y qué hacen [nota del editor: creo que se refiere a un libro que finalmente se publicó con el título Trabajo sucio: la CIA en Europa occidental].

Agee: Es una serie de historias sobre operaciones actuales y recientes de la CIA en Europa, como el reclutamiento de mercenarios para Angola, y el reclutamiento en Suecia, por ejemplo, de un periodista por chantaje.

Marcas: ¿El periodista sueco?

Agee: Un periodista keniano residente en Estocolmo, y cuyo primo había sido arrestado y torturado en Nairobi, por el servicio de seguridad keniano a pedido de la CIA, para controlar al periodista residente en Estocolmo, porque querían enviar él . Él era un negro. a Angola para recopilar información el año pasado durante la Guerra Civil en Angola.

Pero de todos modos este libro es una serie de historias. Está todo preparado y listo para funcionar, pero también tiene, como una segunda sección además de las historias, una sección sobre biografías, que comienza con la fecha de nacimiento y el lugar de nacimiento y continúa a través del programa educativo y de carrera completa de más de 500 personas de la CIA. que han sido objeto de varias revelaciones de personas de la CIA en toda Europa durante el año pasado, más o menos desde el asesinato de Welch -

Marcas: ¿Y sus nombres han sido nombrados?

Agee: Sí, y hay más de 500 personas involucradas en esto.

Marcas: Los viajes a Moscú, La Habana, dijiste que eran hace cinco años, pero eso molestaba a la gente, especialmente a las personas a las que podrías llamar periodistas del establishment en Estados Unidos, les molesta mucho eso, ya sabes, las cosas malas que se dijeron de ti porque te vas. a Moscú, porque has estado una vez en Moscú y porque has estado en La Habana durante un período de tiempo más largo. ¿Quieres hablar un poco de eso?

Agee: Bueno, no fui a Moscú ni a Europa del Este hasta este año.

Marcas: Eso es cinco años después de que comenzaras a escribir el libro.

Agee: No, eso es siete años después de que comencé a escribir el libro.

Agee: Pero me había sentido muy sensible sobre cualquier viaje que pudiera hacer a Europa del Este, oa la Unión Soviética debido a las implicaciones, porque la gente diría, o la CIA ciertamente diría como lo hizo de todos modos, que había sido reclutado por la KGB. .

Marcas: Lo cual no es cierto.

Agee: Lo cual no es cierto, por supuesto. El viaje a Cuba en 19 -

Marcas: No, sigamos con esto. ¿Por qué fuiste en 1976, después de ocho años sin haber ido? No sé si te han invitado antes, pero.

Agee: No, nunca me invitaron, pero lo que pasó fue esto. Aproximadamente en mayo de 1975, el corresponsal de Novosti en Londres, como cientos de personas más, me pidió una entrevista. Por supuesto, se lo concedí, y tomó esa entrevista en su casa después de una cena de domingo, creo, y luego se fue a la Unión Soviética para pasar sus vacaciones allí, en el verano del 75. Perdón.

Regresó en otoño, me llamó y me dijo que tenía los recortes y que quería verme. Si estaba interesado, él estaría encantado de leermelos en inglés, porque la entrevista se publicó en doscientos o trescientos periódicos de la Unión Soviética. Me iba a explicar lo que había escrito. Así que fui a su casa y me explicó eso.

Pero al mismo tiempo, antes había accedido a intentar ver cuál era la posibilidad de publicar mi libro en la Unión Soviética. Regresó diciendo que estaban interesados ​​y que lo iban a publicar. Bueno, supuse que a finales del 75 y principios del 76, podría haber hablado con él dos o tres veces. No recuerdo exactamente.

Porque, primero los soviéticos iban a publicar. Luego recibí una carta de Progress Publishers en Moscú diciendo que no iban a publicar. Luego volvió a decir que iban a publicar, por lo que se planteó la cuestión de si lo estaban o no. Finalmente, en julio de este año, querían discutir la edición del libro conmigo, y fui a Moscú con mi esposa y trabajamos durante una semana para acortar el libro al tamaño o la longitud que los soviéticos pudieran. publicar y discutir el contrato y todos esos asuntos. Ese es el comienzo del fin de la conexión soviética.

Marcas: Ahora bien, usted, como ex-hombre de la CIA, sabe muy bien que cuando fue al apartamento del corresponsal de Novosti, probablemente alguien tomó nota de ello, y que ese es el tipo de cosas que volverían loca a la CIA y cosas por el estilo.

¿Cómo te sientes sobre eso?

Agee: Bueno, lo hice perfectamente abiertamente. No había ningún secreto al respecto. Me llamó por teléfono. Dije que sí, que iría por teléfono. Supuse todo el tiempo que los servicios de seguridad británicos estaban monitoreando mi teléfono, probablemente el suyo también, y que entenderían que era un contacto normal y abierto.

Marcas: Es un problema lidiar con ese tipo de paranoia, ¿no ?, porque la otra gente la tiene. Llamas a un miembro. o el Soviet te llama, y ​​de repente suenan las campanas en Langley, Virginia. Eso es duro.

Agee: Bueno, sabes que tuve muchos contactos con los soviéticos cuando estaba en la CIA. Uno de mis trabajos era cultivar a los oficiales de la KGB, por lo que nunca me sentí extraño o asustado por el otro lado, por la KGB. Mi libro documenta casos en los que participé en lo que respecta a la KGB.

Veo a los funcionarios de la KGB o soviéticos como seres humanos comunes, al igual que la gente de la CIA, y no pensé que pudiera haber implicaciones especiales si tuviera que dar una entrevista con un corresponsal de Novosti. Quién sabe si era de la KGB o no. en Londres. Si intentara impulsar la publicación de mi libro a través de la burocracia editorial soviética, no lo sabía.

Marcas: Un corresponsal de Novosti vino a visitarme a Washington, y era uno de esos personajes que han sido nombrados en 16 columnas como el hombre de la reunión de la KGB en Novosti, así que creo que probablemente sea un hombre de la KGB en Novosti, la agencia de prensa soviética.

Le acabo de decir. Dije: "Miren. Con el tipo de trabajo, la escritura que hago sobre la CIA, no quiero ninguna parte de ustedes", en un sentido real.

Probablemente sea mejor no tener ese tipo de contacto, y me dijo: "Me voy", con una especie de sonrisa astuta en su rostro, "Ah, sí. Si puedo ser de alguna ayuda para usted en el futuro, señor Marks, me llamará, por supuesto sobre cuestiones periodísticas ".

Sentí que no quería involucrarme y supongo que tú sientes lo mismo.

Agee: Bueno, es posible que haya sentido allí, cierta insinuación que fue incómoda. En mi caso, no tuve ocasión de sospechar que pudiera haber sido un oficial de inteligencia. Aunque hay dos formas de verlo.

Primero, podrían entender que sería muy inapropiado que intentaran comprometerme enviando a un oficial de inteligencia que trabaja bajo cobertura periodística para intentar entrevistarme. No veo que ganarían nada con eso.

Si bien, al mismo tiempo, podrían sentir que es mejor enviar a un oficial de inteligencia que pueda manejarse mejor con un ex oficial de la CIA. No sé. Pero en cualquier caso, no hubo contenido de inteligencia en ninguna de las reuniones que tuve con él, que habían sido solo un puñado durante el período de tiempo. De hecho, parece que van a publicar mi libro en la extensión más corta que se nos ocurra.

Marcas: Publicaron nuestro libro. También publicaron un capítulo de nuestro libro en una de sus publicaciones, y creo que nos pagaron 250 dólares.

Agee: Bueno, ya sabes, la clave es si una persona como yo, como dije al principio, puede tener una relación no comprometedora con los funcionarios de un país, o con la editorial de un país, que es uno. de los principales países importantes del mundo de hoy.

No fue hasta que Morton Halperin, ex subsecretario de Defensa, se detuvo a verme en Londres. el año pasado, creo que lo fue. a su regreso de Moscú, donde pasó un par de semanas, creo, en el Instituto de Estudios Americanos de allí. que comencé a pensar que tal vez yo también podría ir a la Unión Soviética y no comprometerme en algún tipo de relación que dañaría mi credibilidad.

Marcas: Sabes que Averell Harriman y Cyrus Vance han estado yendo durante años.

Agee: Eso es correcto, pero esas son cifras del establecimiento. Lo que lo hace más delicado en mi caso es que soy un crítico de la CIA, por lo que les da la influencia o el problema que quieren para promover esta historia de que hay una conexión siniestra y subversiva con la KGB, que simplemente no existe. .

Marcas: Han aludido a eso en filtraciones a los periódicos, ¿no es así?

Agee: Han estado haciendo eso durante dos años y medio, y esta crisis más reciente, que es mi inminente deportación de Gran Bretaña, es una continuación de la misma campaña. Lo más interesante de toda la campaña es que no tiene atribuciones.

Ninguna persona, oficial o empleado de la CIA se ha levantado jamás y ha hecho las acusaciones. Simplemente han tratado de sacarlos a la luz de una manera sutil, a periodistas susceptibles, como Jack Anderson, por ejemplo, que han publicado estas cosas como si fueran la verdad.

Pero ninguna persona de la CIA se ha puesto nunca de pie y lo ha dicho él mismo, y ciertamente no ha habido una acción judicial, que sería el procedimiento normal, si de hecho hubiera tenido algo sustancial que yo hubiera hecho con los soviéticos o los cubanos o algún otro país.

Marcas: Newsweek Dijo que una noche se emborrachó y contó todo lo que sabía, ¿era un agente cubano o soviético?

Agee: Esa fue la primera historia. Eso fue en julio de 1974. Fue justo cuando había terminado mi libro, y cuando mi nombre estaba a punto de salir a la luz en relación con los escándalos de Watergate y el informe del Senado, recuerda el comité Ervin, sobre los escándalos de Watergate.

Marcas: Eso es porque eras el WH / FLAP.

Agee: Eso es correcto. Eso fue mencionado. Al principio pensaron que WH representaba la solapa de la Casa Blanca, así que regresaron y lo comprobaron.

Marcas: ¿Qué representaba?

Agee: División del Hemisferio Occidental de la CIA.

Marcas: ¿Era oficial de la División del Hemisferio Occidental?

Agee: Sí. Así que estaba a punto de salir a la superficie, a pesar de que mi libro aún estaba a seis meses de su publicación. Estaba a punto de salir a la superficie en ese contexto, así que la CIA decidió dar el primer golpe. Filtraron esta absurda historia sobre un ex oficial de la CIA, sin nombrarme al principio, contándome todo borracho y abatido a la KGB.

Esto fue noticia en todo Estados Unidos. Mi familia en Florida prácticamente. Sabían que debía adherirse a mí, y los llamé de inmediato cuando Víctor Marchetti me llamó sobre el asunto.

Marcas: Víctor sabía que eras tú porque también tenía el mismo abogado.

Agee: Sí, bueno, estaba en Cornualles. No estaba leyendo periódicos ni escuchando teléfonos ni escuchando radios ni nada. No tenía teléfono, pero me envió un telegrama y lo llamé de inmediato.

Dijo: "Mira, Phil", dijo, "ellos lo empezaron".

Me explicó lo que había sucedido, sobre esa historia, y le dije: "Dios mío. Eso es increíble".

Dijo: "Mira, si quieres hablar con un amigo mío, desde El Washington Post, estaría encantado de volar y hablar contigo ".

Fue entonces cuando Larry Stern vino a verme a Cornualles, pasamos dos días juntos y él regresó y escribió una historia. Luego, todo lo de los medios.

Marcas: Que no te habías emborrachado y no habías hablado con un agente soviético.

Agee: No, y no dijeron cuándo. No dijeron dónde. No dijeron el nombre del oficial soviético. No dijeron nada. Fue solo una de esas historias muy vagas, que desafortunadamente los medios estadounidenses recogen y propagan.

Marcas: Luego, la otra acusación que tienden a lanzarte es que pasaste un tiempo considerable en Cuba.

Agee: Pasé un tiempo considerable en Cuba. Viví allí durante seis meses.

Agee: En 1971. Había estado trabajando en mi libro desde principios de 1970, poco más de un año después de que dejé la CIA. Me habían rechazado mis cinco editoriales estadounidenses cuando presenté el proyecto del libro en Nueva York. Creo que pensaron que era un impostor o simplemente no sabían qué pensar, porque esto fue antes de los Papeles del Pentágono, antes de Watergate, todo lo demás.

Marcas: No creían que fueras un verdadero agente de la CIA que quisiera descargar su conocimiento al mundo.

Agee: Es difícil de decir. No sé por qué me rechazaron, francamente. Me quedé atónito porque pensé que tenía una historia importante y estaba muerto de miedo de que la CIA se enterara del hecho de que quería escribir un libro. Además, seguía viviendo en México, que fue mi último país de asignación en la CIA, y tenía mucho miedo de que si se corriera la voz en México de que había sido un agente de la CIA, simplemente tendría que irme. y eso significó toda la disrupción doméstica, y todo eso.

Marcas: Mudanza de hogares.

Agee: Sí. Quería quedarme viviendo en México, y ya me había inscrito en la Universidad Nacional de México para un programa de posgrado, y pensé que eventualmente regresaría a los Estados Unidos para enseñar.

En cualquier caso, finalmente, a principios de 1971, obtuve apoyo, o promesa de apoyo, un interés en una oferta de François Maspero en París.

Marcas: Quién es un editor francés.

Agee: Es un editor francés, y le hice la propuesta a través de una amiga en común en México, que nunca quiso involucrarse abiertamente en el caso, porque ella todavía está allí.

Maspero pensó, y yo estuve de acuerdo, que nunca podría conseguir que se escribiera el libro en México porque simplemente no tenían los materiales de investigación. Quería volver atrás y reconstruir los hechos que habían ocurrido en México y Uruguay y Ecuador y otros países.

Marcas: Los países en los que ha trabajado.

Agee: Sí, y otros países también, para mostrar la participación de la CIA en esos eventos. Fue una tarea de investigación importante volver atrás, en parte con la memoria y en parte con un documento que conduce a otro.

Marcas: Y periódicos.

Agee: Periódicos, etc. Entonces, ¿cómo lo iba a hacer? ¿Debería ir a los Estados Unidos, por ejemplo, y probarlo, habiendo estado ya en las editoriales estadounidenses y esperando que la CIA se haya enterado a través de ellas de que yo estaba en este proyecto? O debería ir a las ciudades de América Latina donde había servido, y donde se habían producido otras operaciones, para buscar en el diario de duelo, por ejemplo, o en otros lugares, lo que necesitaba.

¿Debería ir a París, donde podría trabajar más con Maspero, o debería ir a Londres? Había todo tipo de posibilidades. Maspero sugirió que La Habana podría estar en posibilidad porque tenían instalaciones de investigación allí y tienen varios centros de documentación que podrían ser útiles.

Marcas: Es decir, bibliotecas que tienen los periódicos de América Latina.

Agee: Tenían periódicos y revistas y todo tipo de material que ayudaría en la reconstrucción de los hechos y en la descripción general de las realidades. Entonces estaba extremadamente, digamos, interesado en la posibilidad del ángulo cubano, porque había estado en Cuba durante la era de Batista, antes de ingresar a la CIA.

Agee: Como turista, había vivido en América Latina durante los últimos diez años, u once años, y había enviado agentes a Cuba para espiar.

Marcas: Tendría gente que había reclutado en Ecuador o Uruguay, cuyo propósito era ir a Cuba y espiar.

Envié agentes a Cuba para espiar, y regresaron alabando la revolución cubana, así que me fascinó bastante la posibilidad de ir y ver de primera mano. Sin embargo, sabía que si iba, eso le daría a la CIA todas las razones para intentar denunciarme como un traidor o un traidor, un desertor, todas esas cosas.

Agee: Los mandé allí a espiar, y volvieron alabando la revolución cubana, así que me fascinó bastante la posibilidad de ir y ver de primera mano. Sin embargo, sabía que si iba, eso le daría a la CIA, cuando finalmente se enteraran, todas las razones para intentar denunciarme por haberme vendido o ser un traidor o un traidor, un desertor, todas esas cosas.

Tuve que decidir entonces si lo haría de la manera realmente segura y no iría a Cuba, simplemente haría lo que pudiera hacer en París o en cualquier ciudad, o si debía ir. digamos a lo macho en español, lo que significa sencillo y total. y sigue adelante y vete a Cuba y espero que estén de acuerdo, porque lo que yo había hecho era decirle a Maspero: "Mira. No quiero ir a Cuba para ser un desertor en el sentido de lo que un soviético o un cubano o alguien de lo contrario sería en los Estados Unidos. No quiero pasar meses y meses, o incluso años de debriefing. No quiero involucrarme en estratagemas de contrainteligencia, que surgirían de las revelaciones que pudiera hacer. No quiero que otras personas me digan qué hacer. No quiero escribir un libro para otras personas ".

Marcas: Todavía no querías ser un fantasma.

Agee: No, y quería escribir el libro para los estadounidenses, no para los cubanos ni para los soviéticos ni para nadie más. Quería escribir el libro para que los estadounidenses que, al final del día, son las únicas personas que van a detener esto, pudieran conocer qué es la CIA y qué hace la CIA, particularmente los encubiertos. acciones intervencionistas que sirven para promover la represión en muchos países y causan terribles sufrimientos humanos.

Los cubanos aceptaron esta versión o este escenario, esta condición. Nunca fui presionado por ellos en Cuba cuando fui. Fui preguntándome, por supuesto, y preocupado, pero cuando llegué allí, fue en serio. Fue sencillo, y además de conseguir que dos universitarios me ayudaran en la investigación en la biblioteca José Martí, por ejemplo, la Casa las Américas, también pude viajar por toda la isla y ver diferentes proyectos que fueron simplemente fascinante para mí porque podía comparar los desarrollos de la Revolución Cubana con lo que había visto en América Latina durante los últimos 10 u 11 años, y también con lo que había visto en Cuba bajo Batista.

Marcas: ¿Cuáles fueron las diferencias?

Agee: Bueno, las diferencias fueron tremendas. Viste un programa de salud que estaba al servicio de las necesidades del país. No vio desempleo en absoluto. De hecho, vio una tremenda escasez de mano de obra. Viste un sistema educativo que es muy, muy impresionante, no solo en el sentido formal, sino en el sistema educativo de adultos. Esos son los cursos nocturnos que todos estaban tomando.

También vi muchos de los proyectos de desarrollo económico, como el área de cultivo de cítricos, como los proyectos agrícolas, como las áreas de cultivo de arroz y otros cultivos, los esfuerzos para crear nuevos y mejores rebaños de ganado de acuerdo con las necesidades especiales del clima tropical allí. En Cuba.

Realmente pasé mucho tiempo estudiando estos diferentes proyectos y tomé muchas notas, y de hecho, mientras estuve allí, me encaprichó la idea de escribir un libro sobre la Revolución Cubana.

Al mismo tiempo, también vi las fallas, la interrupción, que había sido causada por el proyecto de Diez Millones de Toneladas del año anterior, que había fallado.

Marcas: El azúcar, cuando no cosecharon lo suficiente.

Agee: Eso es correcto. También vi, por ejemplo, las largas colas. Todavía tenían mucho racionamiento. restaurantes, por ejemplo. Tuvo que esperar en la cola durante largos períodos de tiempo o tuvo que hacer reservaciones el día anterior. Todavía se enfrentaban a graves problemas, que la gente aceptaba y trabajaba para superar.

Entonces pensé que, al menos de lo que vi, la Revolución Cubana era muy positiva en balance. La vivienda, por ejemplo, era otra área importante de preocupación, y pude ver por mí mismo que la gente realmente estaba participando, a pesar de que realmente había muchas dificultades y cosas agravantes como hacer filas.

Comparado con lo que había visto antes en América Latina, como en México, Uruguay o Ecuador, fue muy significativo. Mientras estuve allí, por supuesto, salieron a la luz los Papeles del Pentágono. Fui allí alrededor de abril, creo que en 1971, y creo que en junio salieron por primera vez los Papeles del Pentágono, y eso me dio una tremenda sacudida de aliento e hice todo lo que tenía que hacer durante un período de seis meses.

Sabes, lo extraño es, John, que volví a los Estados Unidos después de estar en Cuba y nadie se me acercó. Nadie dijo nada nunca. Llevaba en Cuba unos tres meses y decidí volver a Estados Unidos para visitar y estar con mis hijos, que estaban con su madre en Washington. en agosto creo que lo fue. O julio y agosto del 71. y volví y pasé unas seis semanas, supongo, en Estados Unidos.

Había ido a Cuba perfectamente abiertamente, y había volado bajo mi propio nombre a España y de regreso por la ruta normal. Al parecer, la CIA no sabía nada al respecto.

Marcas: Pero usted sabía por su propia experiencia con la CIA que las listas de pasajeros que llegaban a Madrid o que llegaban a la Ciudad de México estaban vigiladas. Quiero decir, sabías que ellos sabían.

Agee: Sí, lo hice, y fui tan estúpido por hacer eso. Estaba tan desesperada por ver a mis hijos y estar con ellos, que hice una estupidez.

Marcas: ¿Qué diferencia hizo? Quiero decir, ¿por qué usted, como ciudadano estadounidense, no tenía derecho a ir a Cuba?

Agee: Bueno, sabía lo que pensarían, ya ves, y sabía que podrían aceptarlo. o sospechaba que podrían tomar algunas medidas en mi contra allá en Estados Unidos, pero como digo, lo estaba un poco. Simplemente no tenía un criterio político muy bueno en ese momento, y si sucediera hoy, no correría ese riesgo.

Marcas: Obviamente, Cuba le impresionó. ¿No debería usted, como ciudadano estadounidense, tener derecho a ver un desarrollo económico positivo en Cuba o en cualquier otro lugar del mundo?

Agee: Por supuesto, pero de nuevo está la cuestión de que soy tan especial, habiendo trabajado en la CIA y estaba escribiendo un libro. Si hubiera querido terminar el libro, no debería haberme puesto bajo el control de las personas que más podían perder con la publicación de mi libro.

Así que, sin importar cuál fuera la realidad, estaba seguro de que, de alguna manera, la CIA y el gobierno inventarían una manera de hacerlo. o esto es lo que pensé después, porque fui allí pensando, oh no, me saldré con la mía, que de hecho lo hice pero fue una absoluta casualidad.

Por supuesto, cuando regresé a Cuba, entonces comencé a pensar, bueno, los cubanos van a pensar que algo anda mal porque seguramente pensarán si la CIA ha estado monitoreando, como cualquiera supondría, a personas que ir y venir de cuba. De hecho, en México solían sacar a la gente de los aviones y enviarla de regreso a Estados Unidos.

Marcas: Oh eso es interesante. ¿Los mexicanos sacarían a la gente de los aviones de camino a Cuba y los deportarían a Estados Unidos?

Agee: Toda la razón. Cualquiera que vuele a Cuba en Cubana desde. bueno cualquiera que vuele a Cuba. tenía que estar allí unas tres horas antes. Cuando llegaron allí, tuvieron que esperar, tuvieron que llenar una tarjeta con todo tipo de datos. ya sabes, lugar y fecha de nacimiento y nombre completo y todo eso. Entonces todo eso sería telefoneado a la Embajada de Estados Unidos, a la CIA.

La CIA luego verificaría todos sus archivos con esas personas, y cualquier ...

Marcas: Ejecútelos a través de las computadoras.

Agee: Bueno, no tenían computadoras. Todo se hizo de forma manual, pero en cualquier caso, la CIA pudo decir: "No, este tipo no debería ir", y los mexicanos no lo dejarían ir.

Fotografiaron a todos en el aeropuerto mientras esperaban.

Marcas: ¿Qué le harían a la gente que, según la CIA, no debería ir?

Agee: Bueno, si era estadounidense al que no querían ir, simplemente lo metían en un auto con un grupo de guardias y lo enviaban de regreso y lo dejaban al otro lado de la frontera en Brownsville o en Laredo o en algún lugar por el estilo.

Marcas: ¿Conoce a alguien específicamente a quien le haya pasado?

Agee: No, no lo hago de memoria, pero estoy seguro de que puedo encontrar un caso.

Marcas: ¿Pero qué tipo de gente?

Agee: Estadounidenses que fueron buscados por algún delito político en los Estados Unidos, que pueden haber estado activos en algún tipo de actividades delictivas en los Estados Unidos.

Marcas: ¿Alguien que estuviera en el movimiento contra la guerra entraría en esa categoría?

Agee: Ciertamente podría ser, sí.

Marcas: ¿Sabías de casos?

Agee: No, pero ahora que lo mencionas, creo que puede haberlo. Probablemente los hubo. Esperaría que haya gente que recuerde ese tipo de cosas.

Marcas: La CIA siempre pareció preocupada por la gente y cosas como la Brigada Venceremos, los jóvenes radicales norteamericanos que fueron a Cuba a cortar el azúcar y cosas así. ¿Cuál fue tu experiencia con esa actitud?

Agee: Una de las cosas que más me impresionó cuando estuve en Cuba, de hecho probablemente más que todo lo que vi en Cuba, fue el libro Venceremos por la Brigada Venceremos, porque podía identificarme tan estrechamente con ellos. En México, después de dejar la CIA, me volví, no diría completamente hippy, pero yo ...

Marcas: Tienes tu período hippy al menos.

Agee: Sí, me metí en eso y me alejé de la convención y la conformidad que se requería de un oficial del servicio exterior estadounidense y un oficial de la CIA y todo eso. Yo no, como solíamos decir hace años, "volverme loco" ni nada, pero todavía tenía mi pequeña liberación.

Marcas: Al menos estabas al borde de la contracultura.

Agee: Sí, y también intenté unirme de vez en cuando, pero ¿cómo se une un ex oficial de la CIA a la contracultura? Conducía hasta Oaxaca y me hacía amiga de los estudiantes que andaban por ahí, o donde fuera, pero siempre me sentí un poco fraudulenta.

Marcas: ¿Por tu edad o porque saliste de la CIA o qué?

Agee: Bueno, después de todo, tenía 33 años. Eso no es tan viejo, pero principalmente porque tenía estos antecedentes en la CIA y no podía ser realmente honesto con nadie.

Marcas: En otras palabras, si te preguntan: "Oye, ¿qué haces?".

Agee: Empecé a tropezar. Mira las palabras.

Marcas: ¿Qué dirías?

Agee: Yo diría: "Bueno, yo era un oficial del servicio exterior. Era un agregado legal". Una mierda como esa que generalmente desanimaba a la gente de todos modos.

Agee: De todos modos, para cuando llegué a Cuba, tal vez el Venceremos el libro me devolvió a la realidad porque ...

Marcas: Lo había leído antes de ir a Cuba.

Agee: No, estaba listo cuando llegué a Cuba. Encontré la copia en algún lugar, o alguien me dio una copia y era una serie de historias escritas por los participantes reales de la Brigada Vinceremos. Me lo tragué. Pensé que era la cosa más maravillosa. Al mismo tiempo, estaba leyendo mucho como, en ese momento, El enverdecimiento de América, por ejemplo, fue un éxito de ventas. Había otro libro La Era de Acuario, por un compañero. Creo que su nombre era Braden. También estaba Philip Slater, La búsqueda de la soledad.

Había una serie de libros que leí en ese momento y que tuvieron un efecto muy profundo. La historia de la mafia que se convirtió en la película -

Agee: El Padrino además. Es decir, leí mucho, digamos, libros y ficción provocativos, que no había hecho antes, porque no tenía nada más que hacer en Cuba. Tenía una motocicleta que me habían regalado y se seguía averiando, así que me quedé atrapado la mayor parte del tiempo en una casa en la playa donde vivía.

Tomaba un autobús a La Habana, o mi motocicleta, y veía a mis amigos allí, luego regresaba y leía mucho. Entonces el Venceremos El libro realmente tuvo un efecto profundo y pensé: "Vaya, realmente hay un grupo de estadounidenses que tenían sus problemas".

Quiero decir, lee el libro y verás cómo luchan. Se volvieron sexistas y racistas y todo tipo de problemas, pero una lectura fascinante, así que quería unirme a ellos. Quiero decir, de hecho les pregunté a los cubanos, mis amigos allí, si podía ir a encontrarme con la Brigada porque estaban ...

Marcas: La gente que estaba allá abajo cortando caña ese año.

Agee: Sí, o si pudiera ir a hablar con ellos y hablar de la CIA y todo eso, y no funcionó. Ellos -

Marcas: Los cubanos no querían que los vieras.

Agee: No, ellos no querían. Bueno, tenían razón, de hecho, porque si hubiera ido allí y luego hubiera una variedad, de repente la historia saldría sobre el tipo de la CIA que trabaja en Cuba, pero estaba terriblemente privado del contacto humano en ese momento y estaba terriblemente. solitario.

Marcas: Así que supongo que deberíamos irnos a lo político. Quiero decir, esencialmente apoya los objetivos de la Revolución Cubana.

Agee: Bueno, depende de qué objetivos estés hablando. Los objetivos sociales, por supuesto que yo apoyaría, que son la atención médica para todos, la vivienda adecuada, el sistema educativo, el hecho de que la capacidad productiva y la capacidad distributiva del país funcione para toda la gente, que no hay ' t una pequeña élite de la población que se pudre y prospera con los demás, y también el desempleo. Cuba tenía terribles, terribles problemas de desempleo antes de la Revolución.

Han podido resolver muchos de estos problemas. Actualmente tienen serios problemas debido al colapso del precio del azúcar y todavía dependen o dependen en gran medida de un monocultivo. Pero al mismo tiempo, han podido crear un espíritu, un espíritu comunitario o un espíritu nacional de compartir las penurias, que realmente ha sido la clave del éxito de la Revolución Cubana.

Realmente me pregunto qué hubiera pasado en Cuba si Estados Unidos no hubiera mostrado una hostilidad tan terrible hacia la Revolución Cubana durante la administración Eisenhower.

Al mismo tiempo, han podido desarrollar una cierta independencia en política exterior, que es limitada, pero sigue siendo una independencia. No sé. Realmente me pregunto qué hubiera pasado en Cuba si Estados Unidos no hubiera mostrado una hostilidad tan terrible hacia la Revolución Cubana durante la administración Eisenhower.

Marcas: Y la administración Kennedy y la administración Johnson.

Agee: Sí, pero realmente comenzó durante la administración de Eisenhower, y comenzó, recuerde, sobre el petróleo que ...

Marcas: La nacionalización.

Agee: Bueno, en primer lugar, no, fue si ...

Marcas: Fue para refinar el soviético ...

Agee: Petróleo soviético frente al venezolano, y había Cities Service Texaco, y no recuerdo la otra refinería que se negó, y luego nacionalizaron esas refinerías y trajeron el petróleo soviético. Ese fue probablemente el evento más importante que determinó la organización de la invasión de Bahía de Cochinos.

Marcas: En otras palabras, el gobierno de Estados Unidos reaccionó a eso, lo que resultó ser una expropiación y acercarse a los soviéticos al decidir que Fidel Castro debía ser derrocado.

Agee: Sí, bueno, el socio de póquer de Eisenhower era el presidente de Cities Service, y creo que finalmente murió en un accidente aéreo, pero creo que Cities Service tenía una de las refinerías en La Habana, así que ven la relación muy íntima.

Marcas: Entonces, el gobierno de Estados Unidos, o al menos el nivel superior, decidió que tenían que derrocar a Castro.

Agee: Sí, porque no solo la situación era crítica para Cuba, sino que el incentivo o la tremenda influencia que tuvo la Revolución Cubana en el resto de América Latina fue simplemente increíble.

Marcas: La gente de otros países quedó impresionada de alguna manera favorable por lo que estaba sucediendo en Cuba.

Agee: Sí, bueno, tendrías que estudiar la historia de América Latina para entenderla, pero cuando la mayor parte de América Latina se liberó de los españoles a principios del siglo XIX, en 1825 todos los países eran independientes y Estados Unidos lo respaldó. respaldó las guerras de liberación en la mayor parte de América Latina.

Marcas: Guerras de Liberación Nacional.

Agee: Bueno, en Cuba fue una historia diferente. En Cuba, Estados Unidos no quería independizarse de España porque se dieron cuenta, siguiendo el patrón de Haití, que Cuba podría convertirse en un refugio para los esclavos fugitivos del Sur. Debido a la gran influencia y poder de los políticos sureños en el gobierno de Washington, el apoyo estadounidense a la independencia cubana nunca existió, nunca surgió.

De hecho, Cuba no fue liberada, y en la década de 1850 Estados Unidos ofreció comprar Cuba por no sé cuántos millones de dólares, tal vez algo insultante como dos millones de dólares del gobierno español, que ellos rechazaron. Luego, más tarde, después de la Guerra Civil, cuando ocurrió la Primera Guerra de Independencia de Cuba en 1868, duró 10 años, Estados Unidos se opuso mucho a ella, porque para ese momento, la Capital Estadounidense de Estados Unidos había comenzado a invertir en Cuba, en azúcar particularmente.

Esta guerra prolongada que se prolongó hasta 1878 fue muy perjudicial para los intereses de inversión estadounidenses en Cuba. Tanto más fue el caso en la década de 1890 cuando comenzó la Segunda Guerra de Independencia en Cuba por la independencia de España, en 1895, cuando José Martí regresó y fue asesinado, creo, a las dos semanas del desembarco.

En cualquier caso, esa guerra continuó, y finalmente Estados Unidos intervino en 1898, la Guerra Hispanoamericana, que es como la llaman, pero realmente fue la Guerra de la Independencia de Cuba, y se hizo cargo de la marcha de todo el espectáculo.

Marcas: Entonces Cuba se convirtió en nuestra colonia.

Agee: Cuba se convirtió en colonia y siguió siendo colonia hasta 1959.

Marcas: Sí. No participó directamente en la guerra secreta contra Castro, ¿verdad?

Agee: Mi participación fue periférica en el sentido de que ocurrió en los países donde existían misiones cubanas, tales como:

Marcas: Embajadas de Cuba.

Agee: Embajadas de Cuba, sí. Mi trabajo era intentar penetrar esas embajadas a través de dispositivos técnicos, como micrófonos, escuchas telefónicas, y también reclutar funcionarios cubanos para traicionar a la Revolución Cubana y venir a nuestro lado.

Marcas: Sean espías de la CIA.

Agee: Derecha. Estuve muy cerca del éxito en varias ocasiones en ese tipo de operaciones. Digamos que nunca estuve involucrado en la invasión de Bahía de Cochinos, pero hice un daño considerable en lo que respecta a las misiones extranjeras. Pero en cualquier caso, esto no surgió y me golpeó en la cara, es decir, cuando fui a Cuba en 1971.

Marcas: ¿Qué técnicas utilizaría para reclutar a un diplomático cubano?

Agee: Dependía de lo que supiéramos sobre el diplomático. Nosotros -

Marcas: Los estudiaría con mucho cuidado.

Estudiaríamos a nuestros objetivos con mucho cuidado mediante escuchas telefónicas en sus hogares y en la embajada. También obtendríamos todos los informes que pudiéramos tener sobre esta persona. Buscaríamos todas las posibles vulnerabilidades de la persona.

Agee: Los estudiaríamos con mucho cuidado a través de escuchas telefónicas en sus hogares y en la embajada. También obtendríamos todos los informes que pudiéramos tener sobre este individuo, de otros países donde pudo haber trabajado. Ese es el archivo central. Buscaríamos todas las posibles vulnerabilidades de la persona.

Por ejemplo, en un caso en Uruguay, el secretario de código cubano, su esposa acababa de tener un bebé, pero durante meses había estado correteando con una mujer uruguaya y pensamos que tal vez quisiera establecerse en algún lugar. quizás en Argentina. con la uruguaya y dejar a su esposa, por varias cosas que le había dicho. Nuestra fuente principal de esto no fue solo un teléfono, sino que fue el chofer de la Embajada de Cuba, quien era uruguayo -

Marcas: ¿Quién era tu agente?

Agee: . quien era nuestro agente trabajando para nosotros, y quien también se había convertido en un muy buen amigo de este secretario de códigos cubano. Así que elaboramos un posible escenario de contratación y, de hecho, casi funcionó.De hecho funcionó al principio, y luego no funcionó, y luego iba a funcionar de nuevo y finalmente falló. Admitió lo sucedido y lo enviaron de regreso a Cuba bajo ...

Marcas: El cubano no estaba seguro, a pesar de haber amado algo a esta mujer, de que realmente quisiera ser un traidor a su país y convertirse en agente de la CIA, a pesar de que le prometías dinero, una nueva vida y una hermosa vida. mujer, o algo por el estilo.

Agee: Es muy difícil de decir. Nunca entendí muy bien lo que sucedió en ese caso, porque fue bastante irregular, y creo que, probablemente, si durante el período inicial hubiera sacado $ 50,000 y se los hubiera dado, o se los hubiera mostrado al menos, entonces podría haberse comprometido por completo.

Marcas: Votó con los pies.

Agee: Sí. Bueno, supongo que votó con sus dólares, pero resultó que fui cauteloso y, de todos modos, Washington me dirigía todo el tiempo sobre lo que se podía hacer exactamente, que finalmente decidió eso. Simplemente se puso de pie y decidió que lo confesaría todo, volvería y pasaría cinco años en una granja correccional en Cuba y comenzaría una nueva vida, lo que probablemente hizo.

Marcas: ¿Cómo te sentiste al hacerle eso a un ser humano? ¿Tuviste algún remordimiento al respecto?

Cuando ingresas a la CIA te vuelves arrogante con la sensación de poder secreto. Te vuelves insensible a las sensibilidades de otras personas. Miras las cosas de una manera muy inhumana. Yo era una persona arrogante y atrevida y simplemente bastante despreciable.

Agee: No en ese momento, porque debo decir que era extremadamente cínico en ese momento. Yo era un tipo muy insensible. Solo fui insensible. Cuando ingreses a la CIA tú. Es muy difícil de explicar. Tienes que ser prácticamente psicólogo o psiquiatra para explicar la actitud de una persona, pero te vuelves arrogante con la sensación de poder secreto. Te vuelves insensible a las sensibilidades de otra persona.

Simplemente te conviertes en un operativo calculador, frío y sereno, por lo que miras las cosas de una manera muy inhumana. Esa es más o menos la forma en que los miraba entonces. Yo había venido a Uruguay en ese momento, después de tres años en Ecuador, y era una persona arrogante y atrevida y sencilla, bastante despreciable.

Marcas: No le estabas haciendo esto a un ser humano, estabas haciendo una operación.

Agee: Sí, y se desprenden de las realidades. Se desprenden de las personalidades involucradas. Te conviertes en una especie de manipulador y operador. Quiero decir, realmente te conviertes en el estadounidense. Digamos el epítome del estafador de estafas estadounidense, y ese tipo de cosas.

Marcas: ¿Alguna vez ha sentido el impulso de enviar cartas de disculpa a alguna de estas personas? ¿O acaso te has encontrado alguna vez con este tipo en Cuba?

Agee: Te sorprenderias. He tenido varias personas que menciono en mi libro, que estaban del otro lado, no los agentes especialmente, sino los activistas del otro lado, que llevaron la peor parte de nuestras operaciones, me han contactado y me han agradecido por escribiendo el libro.

Uno en particular que vino a verme hace aproximadamente un año, y con quien vi varias veces desde entonces e hice varios proyectos cinematográficos, fue Jaime Galarza. Galarza era el presidente de la Unión Revolucionaria de la Juventud Ecuatoriana, y pasó largas temporadas en la cárcel por nosotros y por lo que yo hacía, y escribió:

Marcas: Lo tienes arrestado.

Agee: Oh, muchas veces, y fue, para nosotros, uno de los revolucionarios más peligrosos de la época. Finalmente escribió el libro más importante del siglo en Ecuador. Es un libro llamado El Festin del Petroleo, o El Partido del Petróleo, y es un estudio histórico de cómo funcionan los recursos petroleros del Ecuador, que ahora es miembro de la OPEP y uno de los grandes productores de petróleo del mundo.

Cómo estos recursos petroleros fueron descubiertos en la década de 1920 más o menos, y encubiertos, y Ecuador se convirtió en una república bananera y toda la pobreza y el sufrimiento continuaron hasta que finalmente fue necesario. En la década de 1970 reabrieron los proyectos y construyeron un oleoducto sobre los Andes, y el país se convirtió en un gran exportador.

Galarza me buscó aquí en Cambridge a través de gente en Londres.

Marcas: Ahora está en el exilio.

Agee: Ha regresado y es políticamente activo nuevamente en Ecuador, pero había pasado años en prisión allí, mucho tiempo en confinamiento solitario. No creo que nada haya sido tan apasionante emocionalmente, desde que escribí mi libro, como el tiempo que pasé con él, particularmente las primeras horas de conocerlo, sabiendo que él había estado en el lado receptor de las operaciones que había estado haciendo, y que él había venido a agradecerme por haber escrito este libro.

Fue un gesto que, no puedo describir cómo me siento al respecto.

Marcas: ¿Tiene ese tipo de perdón en su corazón para la gente de la CIA? ¿Podrías perdonar de esa manera?

Agee: Oh, absolutamente. Haría todo lo que pudiera con la gente de la CIA que quisiera, o que incluso consideraría hacer algo para tratar de debilitar la capacidad de las agencias para promover la represión, para promover la tortura y el asesinato y todas las cosas que hacen a través de sus servicios de inteligencia sustitutos. en países de todo el mundo.

Marcas: En realidad, no se torturan a sí mismos, ¿verdad?

Agee: Nunca supe de ningún caso, no, pero dan la formación. Dan el financiamiento del equipo y de todo, desde papel y lápiz hasta automóviles, y también armas.

Marcas: ¿Y saben que el servicio de inteligencia al que están ayudando en Ecuador o Chile o Brasil está torturando?

Escuchamos a través de las paredes, los gemidos y gemidos y gritos de un hombre torturado en el Departamento de Policía. Resultó que le había dado el nombre de la persona a la inteligencia policial. Escuché esa voz para. Quiero decir, todavía escucho la voz.

Agee: Absolutamente. No hay forma posible de que no puedan saberlo. John Horton, que era mi jefe de estación en Montevideo, y yo estábamos sentados en la oficina del jefe de policía. Era un general del ejército, y escuchamos a través de las paredes, los quejidos y gemidos y gritos de un hombre torturado en el departamento de policía de Uruguay, Departamento de Policía de Montevideo, 1965.

Dio la casualidad, que para mí fue una experiencia realmente traumática, resultó que le había dado el nombre de la persona a la inteligencia policial para la prisión preventiva, sin esperar que fuera torturado por supuesto.

Marcas: Y entregaría el nombre como representante de la CIA al servicio de inteligencia local como parte de sus deberes oficiales.

Agee: Absolutamente. Sí, eso es lo que pasó.

Marcas: A nivel personal, en ese momento, ¿te molestó?

Agee: Maldita sea, me molestó muchísimo. Escuché esa voz para. Quiero decir, todavía escucho la voz.

Marcas: ¿Tienes culpas? ¿Te sientes atormentado por la culpa de alguna manera, o sientes que lo que has hecho ahora ha compensado lo que hiciste antes?

Agee: Ya no siento demasiada culpa, no, principalmente por la tremenda aceptación, apoyo y aliento que he recibido de gente de un país tras otro. En cada lugar al que voy, me encuentro con alguien que conocía a alguien que estaba en mi libro o lo que sea que sea y el estímulo para seguir y seguir centrando la atención en el trabajo de la CIA con otros servicios de inteligencia, la promoción de la represión, su aversiones secretas de las instituciones de otros países.

Todo este estímulo y apoyo excluye más o menos un sentimiento de culpa grave. Es casi como nunca haber trabajado con la CIA.

Marcas: Y ahora tienes política, ¿no?

Agee: ¿Qué quieres decir?

Marcas: ¿No tienes un compromiso político con el trabajo que estás haciendo?

Agee: Bueno, obviamente no lo haría si yo ...

Marcas: Cuéntanos sobre tu política. ¿Qué crees?

Agee: No sé. ¿Por qué no apagamos esto por un segundo y volveremos a él en un minuto?

Marcas: Bueno. Solo diré para que conste que eso no fue una parada para que Philip Agee saliera del registro sobre su política. Fue una parada tanto para el entrevistador como para el entrevistado para ir al baño.

Creo que lo que está haciendo la CIA es como contaminación. Está contaminando el entorno político para las generaciones futuras de estadounidenses y que, en lo que respecta a la seguridad estadounidense, a largo plazo, el apoyo a las injusticias sociales y económicas imperantes socavará la seguridad del pueblo estadounidense.

Agee: Veamos cuánto tiempo tenemos para hablar de política, no mucho. Bien, hazlo rápido de esta manera. Creo que lo que está haciendo la CIA es como contaminación. Está contaminando el entorno político para las generaciones futuras de estadounidenses, y en lo que respecta a la seguridad estadounidense, a largo plazo, el apoyo a las 21 familias o las 100 familias que controlan la riqueza y los ingresos de muchos países, junto con el apoyo a los servicios de seguridad que hacen cumplir las injusticias sociales y económicas imperantes, a la larga, socavará la seguridad del pueblo estadounidense.

Sirve a la seguridad a corto plazo y a las ganancias a corto plazo de intereses especiales, en particular los intereses económicos de las empresas estadounidenses. No creo que sea el tipo de política que cualquier estadounidense consideraría con orgullo dentro de 100 o 200 años.

Marcas: Entonces, cree que las sociedades en América Latina podrían estar organizadas de manera muy diferente a como lo están hoy.

Agee: Sí, creo que la sociedad estadounidense podría hacerlo.

Marcas: ¿Cómo lo harías tú?

Agee: Bueno, creo que hay muchas formas diferentes. Depende de lo que la gente esté dispuesta a tomar y aceptar, y de lo que quiera. En primer lugar, lo que se necesita es un proceso de política. Supongo que tendrías que decir educación política, o desarrollo político, por medio de los cuales los miedos que se nos han inculcado como sociedad desde el principio son la sensación de inseguridad, la sensación de tener que luchar tan duro contra la inseguridad. Haré cualquier cosa para tener una posición de cierta influencia o seguridad, tiene que ser derrotado.

Tenemos que aprender a vivir. Tenemos que aprender a vivir o aprender a aceptar el hecho de que podemos aprender o que podemos vivir seguros el uno con el otro. En otras palabras, que hay suficiente para todos, para satisfacer a todos, que de hecho podemos tener una vida digna sin estafar a nuestros amigos.

Marcas: Otros paises.

Agee: Particularmente otros países.

Marcas: Pero también es nuestra propia gente.

Agee: Pero me refiero, dentro de los Estados Unidos, a hablar de la política interna.

Marcas: Eso suena sospechosamente a socialismo.

Agee: Creo que el problema con términos como socialismo es que son emotivos. Para mucha gente, el socialismo significa gente que no quiere trabajar, un estado de bienestar, gente que recibe dinero por no trabajar, ese tipo de cosas. Yo diría que sí, socialismo en el sentido de que la principal preocupación es el bienestar de toda la sociedad.

Marcas: Un reparto de recursos más equitativo.

Agee: De los recursos, de la distribución, de todas las cosas que componen las necesidades humanas de una sociedad.

Marcas: ¿Y sus medios para llegar a eso? La gente dice que eres un socialista radical. ¿Sientes que la revolución armada es la respuesta? ¿Crees que podemos evolucionar pacíficamente allí, o tendrá que ser una combinación o qué?

Agee: Realmente no lo sé. No habiendo vivido en los Estados Unidos durante tanto tiempo, no puedo decir qué sería lo mejor o qué querría la gente y todo eso. Creo que probablemente el enfoque sería la primera educación, dije antes, primero para mostrarle a la gente que hay suficientes recursos para todos, que no tenemos que estar mucho más adelante de nuestros vecinos para tener un sentido de logro. en la vida, y que es lo mejor para todos.

Ciertamente, hoy ves el odio de los Estados Unidos en todo el mundo. Dondequiera que vaya, la gente comenta o está vinculada al movimiento.

El punto es que no se puede forzar el cambio a personas que no están preparadas para aceptarlo. Creo que cualquiera estaría de acuerdo en que es un error intentar forzar la revolución o forzar el socialismo en una sociedad que no está dispuesta a aceptarlo. El hecho es que, una vez que el fuego comienza a arder, la gente comienza a darse cuenta de cuáles son las posibilidades. Entonces, a veces ocurre mucha violencia, como en Camboya recientemente y en muchas otras sociedades antes.

No va a pasar nada hasta que la gente esté dispuesta a aceptarlo, así que si la gente está dispuesta a aceptar el socialismo democrático y una economía mixta en este momento, estoy totalmente a favor de eso y haría todo lo que pudiera para ayudar a promoverlo en los Estados Unidos. , para apoyarlo. Yo votaría por ello. Yo hablaría por ello. Escribiría para él y todo lo demás.

También puedo ver más allá de eso, la posibilidad de una sociedad en la que no haya ningún sector privado del que hablar, pero esto es algo en el futuro porque es todo un desarrollo cultural y político, que a veces lleva cientos de años. ocurrir. No creo en tratar de obligar a la gente a que, a punta de espada, cambien sus costumbres de la noche a la mañana.

Marcas: Entonces suenas más como un socialista evolucionista con sentido común que, digamos, como un socialista revolucionario con una base teórica que tenía que implementarse mañana.

Agee: No tengo una base teórica porque simplemente no he estudiado y no conozco la historia, y no conozco todas las figuras y las diferentes visiones políticas y todo lo que entra en el sectarismo y la política de izquierda hoy. , ya sea en Estados Unidos, Europa o cualquier otro país.

Lo que sí siento es que tiene que haber un enfoque muy humanista del cambio para que se cause un mínimo de sufrimiento humano, incluso entre las personas que son los peores explotadores. Después de todo, vengo de una vida familiar, una educación y un trasfondo muy privilegiados e incluso elitistas en los Estados Unidos y, por supuesto, entré en la CIA. No era algo inusual en esos días, ya que era producto del período McCarthy y la guerra fría. La CIA no era conocida entonces por lo que se conoce hoy.

No se puede sostener ese tipo de educación en contra de las personas e infligirles dolor por haber sido producto de esos períodos. Pero al mismo tiempo, creo que se deben dar todos los ánimos para crear una sociedad más justa, una sociedad en la que las personas no estén a la punta de la espada de una terrible inseguridad y carezcan de alimentos, en términos de educación de los niños, vivienda. , atención médica y ese tipo de cosas. Y es por eso que digo que creo que el socialismo sin duda llegará a los Estados Unidos, pero tiene que llegar cuando los estadounidenses estén dispuestos a aceptarlo.


Christopher Agee

Horario de oficina de Zoom / Remoto de primavera de 2021:
1-3 PM los jueves y con cita previa, envíeme un correo electrónico.

Áreas de especialización:
Historia de los Estados Unidos del siglo XX, historia urbana, movimientos sociales y culturales, Estados Unidos moderno, sistema de justicia penal

Doctorado en Historia, Universidad de California, Berkeley, 2005
Licenciatura en Historia, Universidad de California, Berkeley, 1998 (Magna Cum Laude, Phi Beta Kappa)

Mi investigación se centra en la historia estadounidense del siglo XX, con especial atención a la historia política, la historia urbana, los movimientos sociales y culturales, la historia de género y la historia oral. Doy cursos sobre la historia del crimen y la policía, la historia del oeste estadounidense, la historia urbana y la historia estadounidense moderna. Soy un conferencista distinguido de la Organización de Historiadores Americanos.

Mi primer libro, The Streets of San Francisco: Policing and the Creation of a Cosmopolitan Liberal Politics, 1950-1972 (University of Chicago Press, 2014), reveló el papel central que jugó la policía en la creación de la política liberal moderna de San Francisco. A través de documentos personales y más de cuarenta historias orales, recuperé las interacciones a nivel de calle, rara vez reportadas, entre oficiales de policía y residentes de San Francisco durante las décadas de 1950 y 1960. Descubrí que los agentes de policía de la posguerra ejercían una amplia discreción al tratar con los ritmos de North Beach, los líderes de pandillas afroamericanas, los dueños de bares de gays y lesbianas, los hippies de Haight-Ashbury, los artistas que creaban obras sexualmente explícitas, los empresarios chino-estadounidenses y una amplia gama de otros san franciscanos. Inesperadamente, esa discreción policial se convirtió en una fuente de preocupación e inspiración para miles de jóvenes profesionales que llegaban al creciente distrito financiero de la ciudad y expresaban deseos de diversidad y seguridad. A fines de la década de 1960, los habitantes de San Francisco marginados, los jóvenes profesionales blancos e incluso los oficiales de policía de base se reunían en torno a cuestiones de discreción policial para forjar una nueva coalición liberal. Prometiendo tanto democracia como seguridad física, los liberales de San Francisco se convirtieron en una fuerza impulsora detrás de una transformación nacional en la política liberal urbana. Hoy en día, los liberales urbanos de todo el país se basan en una comprensión similar de la democracia a través de un énfasis tanto en la amplia diversidad como en la vigilancia estricta.


CIA / Contra Drugs, Intelligence Reform y Oliver North con el investigador del Senado Jack Blum (1996)

Jack Blum fue asesor especial del Comité de Relaciones Exteriores del Senado y fue investigador jefe del Comité Kerry (el Subcomité Senatorial de Narcóticos, Terrorismo y Operaciones Internacionales) que investigó, entre otras cosas, la conexión entre la CIA y la Contra las drogas. En 1996, fue el testigo principal durante las audiencias ante el Comité de Inteligencia Selecto del Senado sobre la conexión Contra / Cocaína, que fueron provocadas por la serie de artículos escritos por Gary Webb que aparecieron en Las noticias de San José Mercury.

VISITE: https://www.pacificaradioarchives.org/recording/kz228001
GRABADO: 3 de noviembre de 1996.
DIFUSIÓN: 3 de noviembre de 1996 / KPFK

Escrito por OurHiddenHistory el viernes 13 de julio de 2018

Sobre

Una exploración de la historia oculta de los Estados Unidos y el mundo. Our Hidden History produce versiones en audiolibros de documentos primarios históricos desde la Guerra Fría hasta la actualidad.

Nuestro enfoque reciente ha sido crear audiolibros a partir de los informes finales del Comité de la Iglesia para el 40 aniversario del Comité.


Philip Agee - Historia

Hoy el mundo entero sabe, como nunca antes, cómo el gobierno de los Estados Unidos y las corporaciones estadounidenses han estado interviniendo secretamente en un país tras otro para corromper a los políticos y promover la represión política. La avalancha de revelaciones a mediados de la década de 1970, especialmente las relativas a la CIA, muestra una política de intervención secreta que es altamente refinada y aplicada de manera consistente.

El ex presidente Ford y los principales portavoces del gobierno respondieron enfatizando constantemente la necesidad de que la CIA retenga, y use cuando sea necesario, la capacidad para ejecutar el tipo de operaciones que llevaron al poder al régimen militar en Chile.Ford incluso dijo en público que creía que los eventos en Chile habían sido "en el mejor interés del pueblo chileno". 1 E incluso con la campaña de derechos humanos del presidente Carter, no ha habido indicios de que la CIA haya reducido o detenido su apoyo a las dictaduras represivas en Irán, Indonesia, Corea del Sur, Brasil y otros bastiones del "mundo libre".

Las revelaciones, sin embargo, no solo han expuesto las operaciones de la CIA, sino también las identidades individuales & # 8212 los nombres, direcciones e historias secretas & # 8212 de muchas de las personas que realmente hacen el trabajo de la CIA. Sin embargo, con toda la información disponible recientemente, muchas personas todavía parecen creer los mitos utilizados para justificar esta fuerza policial política secreta. Algunos de los mitos son, por supuesto, difundidos activamente por mis antiguos colegas de la CIA, otros provienen de sus críticos liberales. Pero sea cual sea la fuente, hasta que acabemos con los mitos, seguirán confundiendo a la gente y permitirán que la CIA, literalmente, se salga con la suya con el asesinato.

Mito número uno: La CIA se dedica principalmente a recopilar información de inteligencia contra la Unión Soviética.

Este es quizás el mito más antiguo de la CIA, que se remonta a la creación de la Agencia en 1947 y la elección del nombre "Agencia Central de Inteligencia". Como los patrocinadores de la Agencia explicaron la idea al Congreso estadounidense, temerosos incluso en esos primeros días de verse arrastrados a aventuras extranjeras no deseadas, se necesitaba a la CIA para averiguar qué estaba planeando un posible enemigo para proteger a los Estados Unidos de un ataque sorpresa. . Los estadounidenses de la época todavía compartían un vívido recuerdo del inesperado ataque japonés en Pearl Harbor, y con la probabilidad de que el nuevo enemigo & # 8212 la Unión Soviética & # 8212 pronto tendría bombas atómicas, nadie podía dudar realmente de la necesidad de saber si y cuándo. podría venir un ataque.

Sin embargo, el verdadero éxito en la observación de los soviéticos provino de avances tecnológicos como el avión espía U-2 y los satélites espía en el cielo, y el trabajo de inteligencia estratégica recayó cada vez más en la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos, técnicamente sofisticada. La CIA jugó un papel, por supuesto, y también proporcionó un procesamiento centralizado de información y almacenamiento de datos. Pero en sus operaciones, la CIA tendía a poner su énfasis en la acción encubierta & # 8212 financiar a políticos amigos, asesinar a presuntos enemigos y organizar golpes de estado.

Esto implicó profundamente a la Agencia en la política interna de países de Europa Occidental, Asia, África, Oriente Medio y América Latina, así como en el bloque soviético. E incluso cuando los oficiales y agentes de la CIA actuaron como espías, recopilando información de inteligencia, utilizaron esa información constantemente para promover sus programas de acción.

Los agentes de la CIA argumentarán que el objetivo final de descubrir las intenciones de los gobiernos soviéticos y de otros gobiernos requiere espías activos trabajando en lugares como el Kremlin y que la Agencia existe para reclutar a estos espías y mantenerlos vivos y trabajando. Un Penkovsky o dos deberían estar en la nómina en todo momento para mantener a Estados Unidos a salvo de las aventuras rusas. Este argumento puede influir en algunas personas, porque teóricamente, los satélites espías y otras formas de monitoreo solo dan una advertencia de unos minutos, mientras que una persona en el lugar correcto puede informar sobre las decisiones tan pronto como se toman, dando quizás días o semanas de advertencia. . Tal espía también podría ser de gran valor para el desarrollo normal de las relaciones, ya sea en negociaciones, cooperación o confrontación.

Sin embargo, el vasto esfuerzo de la CIA para reclutar funcionarios de importancia en el Ministerio de Relaciones Exteriores, el Ministerio de Defensa, la KGB y el GRU soviéticos nunca ha tenido un éxito significativo. De hecho, ha habido deserciones, pero estas, me dijeron en la CIA, no tenían nada que ver con las elaboradas trampas y trampas colocadas por la CIA en todo el mundo. Fueron el resultado de diversas motivaciones y presiones psicológicas que operaron sobre el funcionario que desertó. En este sentido, el fortalecimiento por parte de la CIA de los servicios represivos de seguridad extranjeros, necesarios para tender las trampas (escuchas telefónicas, control de viajes, puestos de observación, equipos de vigilancia, etc.). apenas puede justificarse por el nulo historial de contratación.

Hoy, a pesar de las recientes "reformas", la CIA sigue siendo principalmente una agencia de acción que hace y no sólo fisgonea. La suya es la zona gris de la acción intervencionista entre la diplomacia de pantalones rayados y la invasión de los marines, y sus objetivos en la mayoría de los países siguen siendo en gran medida los mismos: gobiernos, partidos políticos, militares, policía, servicios secretos, sindicatos, organizaciones juveniles y estudiantiles. , sociedades culturales y profesionales y los medios de información pública. En cada uno de ellos, la CIA continúa apoyando a sus amigos y derrotando a sus enemigos, mientras que su objetivo sigue siendo promover la hegemonía de Estados Unidos para que las empresas multinacionales estadounidenses puedan intensificar su explotación de los recursos naturales y la mano de obra de tierras extranjeras.

Por supuesto que esto tiene poco que ver con la inteligencia estratégica o con la prevención de otro Pearl Harbor, mientras que tiene mucho que ver con el poder de ciertos grupos privilegiados dentro de Estados Unidos y sus amigos en el exterior. La CIA difunde el mito de la "recopilación de inteligencia" para oscurecer el significado de lo que realmente está haciendo la Agencia.

Mito número dos: El problema principal es la falta de control, es decir, la CIA es un "elefante rebelde".

Este mito no proviene de la CIA, sino de sus críticos liberales, muchos de los cuales parecen creer que todo estaría bien si solo el Congreso o el Presidente ejercieran un control más estricto. Sin embargo, a pesar de todas las historias de terror recientes, uno encuentra poca evidencia de que una mayoría en el Congreso quiera la responsabilidad del control, mientras que el poder ejecutivo continúa insistiendo & # 8212 correctamente & # 8212 en que las operaciones de acción encubierta de la Agencia, con muy pocas excepciones, han seguido las órdenes. de los sucesivos presidentes y sus Consejos de Seguridad Nacional. Como dijo el exsecretario de Estado Kissinger al Comité de Investigación de Inteligencia del Representante Otis Pike, "cada operación es aprobada personalmente por el presidente". 2

Por su parte, el comité Pike concluyó en su informe oficial, publicado por primera vez en forma "filtrada" por Village Voice, que "toda la evidencia disponible sugiere que la CIA, lejos de estar fuera de control, ha respondido completamente a las instrucciones de la Presidente y Asistente del Presidente para Asuntos de Seguridad Nacional ". 3

Entonces, se dice que el problema es con los presidentes & # 8212Democráticos y Republicanos & # 8212 que, durante los últimos 30 años, han dado luz verde a tantas operaciones encubiertas. Pero, ¿por qué eran necesarias las operaciones? ¿Y por qué secreto? Las operaciones tenían que ser secretas, ya fueran sobornos políticos, financiación de revistas anticomunistas o despliegue de pequeños ejércitos, porque en todos los casos implicaban el control gubernamental de instituciones supuestamente no gubernamentales o la violación de tratados y otros acuerdos. En otras palabras, hipocresía y corrupción. Si el gobierno iba a subvertir las instituciones libres, democráticas y liberales, tendría que hacerlo en secreto.

Sin embargo, hay una razón más básica para el secreto & # 8212 y para la CIA. Las sucesivas administraciones, junto con las corporaciones multinacionales con sede en Estados Unidos, han exigido continuamente el acceso más libre posible a los mercados extranjeros, la mano de obra, los productos agrícolas y las materias primas. Para dar fuerza a esta exigencia de "puertas abiertas", los presidentes recientes han recurrido cada vez más a la CIA para fortalecer a los grupos extranjeros que cooperan y destruir a los que no lo hacen. Esto ha sido especialmente claro en países como Chile bajo Allende, o Irán 20 años antes bajo Mossadegh, donde fuertes movimientos nacionalistas insistieron en alguna forma de socialismo para asegurar el control nacional de los recursos económicos.

Las operaciones de acción encubierta de la CIA en el extranjero no son sui generis. Ocurren porque responden a los requisitos internos de EE. UU. No podemos desear que se vayan a través de las fantasías de algún presidente o Congreso ilustrado que pondría fin a la subversión estadounidense de pueblos e instituciones extranjeras con el movimiento de una varita mágica. No es sorprendente que el Senado de los Estados Unidos rechazara por un margen muy amplio una iniciativa legislativa que habría prohibido los programas de acción encubierta de la CIA.

Solo un cambio radical previo dentro de los EE. UU., Un cambio que eliminará el proceso de acumulación del valor de la mano de obra y los recursos extranjeros, permitirá finalmente el fin de la intervención secreta en el extranjero. Hasta entonces, deberíamos esperar más intervención de la CIA y las corporaciones multinacionales, no menos. Cada vez será más importante la capacidad represiva de los servicios "hermanos" del Organismo en el exterior.

Mito número tres: el debilitamiento de la CIA abre más la puerta para la expansión soviética y la eventual dominación mundial.

Este mito se difunde especialmente en momentos en que los movimientos de liberación logran avances importantes. El ex presidente Ford y el Dr. Kissinger lo usaron con frecuencia durante la desafortunada intervención de la CIA en Angola, y seguimos escuchándolo nuevamente mientras los movimientos de liberación buscan ayuda soviética y cubana en sus luchas contra las políticas de apartheid de los rodesianos y sudafricanos blancos.

El problema para Estados Unidos, sin embargo, no es el "expansionismo soviético", a pesar de todo el anticomunismo con el que se nos adoctrina prácticamente desde la cuna. El problema, más bien, es que el gobierno estadounidense, sobre todo la CIA, continúa interviniendo del lado de los "amigos" cuyas propiedades y privilegios descansan en los restos de sistemas sociales arcaicos desacreditados hace mucho tiempo. La represión política necesaria para preservar el antiguo orden depende del apoyo estadounidense y de otros países occidentales que, naturalmente, está volviendo a más y más personas contra Estados Unidos con más eficacia, sin duda, que cualquier cosa que la KGB pudiera inventar jamás.

Como explicó el senador Frank Church en una entrevista en la televisión británica, "Estoy dispuesto a pensar que los rusos elegirán [bando] mejor de lo que nosotros elegiremos nueve de cada diez veces. Después de todo, estamos a doscientos años de nuestra revolución somos un país muy conservador ". 4

Mito número cuatro: Aquellos que atacan a la CIA, especialmente aquellos que han trabajado en la comunidad de inteligencia, son traidores, traidores o agentes de la KGB.

Este ha sido el ataque principal de la Agencia contra mí personalmente, y estoy seguro de que el miedo a que me tapen con el mismo cepillo impide que muchos veteranos de la CIA expresen su propia oposición. Pero al igual que con los esfuerzos anteriores para encontrar la "mano extranjera" en el movimiento estadounidense contra la guerra, la CIA no ha podido presentar ni una pizca de evidencia de que alguno de sus principales críticos estadounidenses (o europeos) esté al servicio de cualquier potencia extranjera. El lector también verá que los artículos y autores que aparecen en este libro son demasiado diversos y espontáneos para haber sido "orquestados", ya sea por la KGB o por alguna otra persona o institución. Sin duda, la KGB aprecia los cumplidos indirectos de la Agencia, pero la repulsión por sí sola hacia lo que la CIA es y hace ha sido un estímulo bastante suficiente.

Los aspirantes a "reformadores" de la CIA también han descubierto cómo reacciona la Agencia a las críticas. Según el representante Pike, el fiscal especial de la CIA amenazó con destruir la carrera política de Pike. En una conversación con el jefe del personal de investigación de Pike, el fiscal especial fue citado así: "Pike pagará por esto [dirigiendo el voto para aprobar el informe del comité sobre la CIA] & # 8212, espere y verá. Lo digo en serio. sea ​​una represalia política. Cualquier ambición política en Nueva York que tuviera Pike ha terminado. Lo destruiremos por esto ". 5

Los veteranos de la CIA no deben dejarse intimidar por la calumnia falsa y no atribuida de la Agencia. Tenemos la responsabilidad especial de debilitar esta organización. Si se pone al servicio de aquellos a los que una vez oprimimos, nuestro conocimiento de cómo funciona realmente la CIA podría impedir que la CIA vuelva a funcionar. Y aunque la CIA nos tildará de "traidores", la gente de todo el mundo, incluido Estados Unidos, responderá, como ya lo ha hecho, con un apoyo entusiasta y eficaz.

Mito número cinco: Nombrar a oficiales de la CIA individuales hace poco por cambiar la Agencia, y se hace solo para exponer a individuos inocentes a la amenaza de asesinato.

Nada en el esfuerzo anti-CIA ha provocado más ira que la publicación de los nombres y direcciones de funcionarios de la CIA en países extranjeros, especialmente desde el asesinato del Jefe de la Estación de la CIA en Atenas, Richard Welch. Los portavoces de la CIA y revistas como el Washington Post se apresuraron a acusarnos a mí y a la revista CounterSpy de haber "tocado" a Welch por el "golpe", acusando que al publicar su nombre, estábamos emitiendo "una invitación abierta para matarlo". 6 La Agencia también se las arregló para explotar la muerte de Welch para desacreditar y debilitar a los liberales en el Congreso que solo querían reducir algunos de los abusos más obvios de la Agencia. La segunda edición de este libro deja muy claro que CounterSpy no tuvo nada que ver con el asesinato de Welch.

El resultado de las manipulaciones de la Agencia no es difícil de predecir. La CIA, a pesar de todos sus pecados, salió de las investigaciones recientes fortalecidas por las "reformas" de Ford, mientras que el Congreso puede intentar aprobar una ley de secretos oficiales que intentará convertirlo en un delito para cualquier funcionario del gobierno actual o anterior. hacer sonar el silbato haciendo pública información clasificada. No más papeles del Pentágono. No más revelaciones de Watergate. No más diarios de la CIA.

No obstante, el nombramiento continúa. Cada vez más personas de la CIA pueden ser consideradas personalmente responsables de lo que ellos y la Agencia como institución hacen y # 8212 por el daño real que causan a personas reales. Sus golpes militares, cámaras de tortura y terrorismo causan un dolor incalculable, y su respaldo a las corporaciones multinacionales y las élites locales ayuda a llevar a millones al borde de la inanición y, a menudo, más allá. Son la Gestapo y las SS de nuestro tiempo y, como en los juicios de Nuremberg y la guerra de Vietnam, no pueden deshacerse de su responsabilidad individual simplemente porque estaban siguiendo las órdenes de un superior.

Pero aparte de la cuestión de la responsabilidad personal, la CIA sigue siendo una policía política secreta, y la exposición de sus operaciones secretas & # 8212 y operativos secretos & # 8212 sigue siendo la forma más eficaz de reducir el sufrimiento que causan. Ya un puñado de periodistas y exoficiales de inteligencia han logrado revelar los nombres y direcciones de cientos de personas de la CIA, e incluso el Washington Post, que nos condena por hacerlo, ha admitido que nuestros esfuerzos contribuyeron enormemente a la creciente desmoralización de la CIA. También notamos en nuestras propias investigaciones que la Agencia se vio obligada a intensificar sus precauciones de seguridad y a transferir a muchos de los nombrados a otros puestos. Todo esto perturba y desestabiliza a la CIA, y les dificulta infligir daño a otros.

Por supuesto, algunas personas siempre gritarán que estamos "tratando de hacer que maten a alguien". Pero, da la casualidad de que la violencia no es realmente necesaria. Al quitarles la máscara del anonimato a los oficiales de la CIA, les dificultamos permanecer en puestos en el extranjero. Esperamos que la CIA tenga la sensatez de trasladar a estas personas a un número cada vez menor de puestos seguros, preferiblemente a un escritorio dentro de la sede de la CIA en Langley, Virginia. De esta manera, la CIA protegerá a los operativos nombrados & # 8212 y también las vidas de sus posibles víctimas.

Desde la vieja canción y el baile de la "recopilación de inteligencia" hasta la afirmación de que "los que denuncian son los asesinos", estos cinco mitos no se desvanecerán simplemente. La CIA & # 8212 y sus aliados & # 8212 continuarán propagándolos, y los críticos de la CIA tendrán que responder. Debemos exponer cada vez más estos mitos y los crímenes que encubren.

Pero además de debatir, hay mucho más que podemos hacer, especialmente para promover la exposición de la Agencia y sus operativos secretos. La CIA probablemente no tiene más de 5.000 oficiales con experiencia en operaciones clandestinas y debería ser posible identificar a casi todos los que han trabajado bajo cobertura diplomática en cualquier momento de sus carreras. Dirty Work enumera principalmente a aquellos nombrados como operativos de la CIA en Europa, esperamos que se puedan publicar volúmenes adicionales sobre la gente de la CIA en otras áreas. Todo lo que se requiere es un esfuerzo continuo y una forma novedosa de cooperación internacional. Así es cómo:

1. En cada país, un equipo de personas interesadas, incluidos periodistas, debe obtener una lista de todos los estadounidenses que trabajan en la misión oficial de los EE. UU .: la Embajada, los consulados, las oficinas de la AID y otras instalaciones de los EE. UU. Esta lista se puede adquirir a través de un amigo en el Ministerio de Relaciones Exteriores anfitrión, en la Embajada de Estados Unidos & # 8212 o por otros medios.

2. Luego, el equipo debe obtener las ediciones anteriores de los documentos públicos necesarios: Listas del Servicio Exterior de EE. UU. Y Registros biográficos (ambos publicados por el Departamento de Estado) de una biblioteca local, y la Lista diplomática y la Lista consular que publica regularmente cada Ministerio de Relaciones Exteriores. Las listas diplomáticas y consulares contendrán los nombres y direcciones de los miembros de mayor rango de la misión oficial, incluidos algunos miembros de la CIA.

3. Compruebe los nombres como se sugiere en los diversos artículos de Dirty Work, especialmente en "Cómo detectar un fantasma" de John Marks. Esté atento a las personas incluidas en las listas diplomáticas y consulares del Ministerio de Relaciones Exteriores, pero que no aparecen en los registros biográficos recientes y las listas del servicio exterior. La mayoría de ellos serán personas de la CIA que se dejaron deliberadamente fuera de las listas del Departamento de Estado.

4. Después de reducir la lista de posibles sospechosos, consúltelos con nosotros y con otros grupos de orientación similar. Información de CovertAction hará un seguimiento de todos los clientes potenciales y publicará toda la información que pueda confirmar.

5. Una vez que la lista esté completamente verificada, publíquela. Luego organice manifestaciones públicas contra los nombrados & # 8212 tanto en la Embajada de Estados Unidos como en sus hogares & # 8212 y, cuando sea posible, presione al gobierno para que los expulse. La protesta pacífica hará el trabajo. Y cuando no sea así, aquellos a quienes más ha oprimido la CIA encontrarán otras formas de contraatacar.

Naturalmente, a medida que las nuevas personas de la CIA reemplacen a las antiguas, será necesario repetir el proceso, quizás cada pocos meses. Y a medida que se difunda la campaña y la CIA aprenda a corregir los fallos anteriores y más obvios en su uso de la cobertura del Departamento de Estado, tendremos que desarrollar nuevas formas de detectarlos. La Agencia ya ha logrado que el Departamento de Estado restrinja la circulación del importantísimo Registro Biográfico, y es probable que la Administración en el futuro coloque a más personas bajo la cobertura del Departamento de Defensa (por ejemplo, en bases militares y en Grupos de Asistencia Militar), la Agencia Antidrogas y las corporaciones multinacionales.

En casos raros, la CIA puede incluso intentar cambiar las identidades de ciertos agentes. No obstante, la CIA siempre necesitará una base segura en embajadas y consulados para mantener sus archivos e instalaciones de comunicaciones, y hay muchas formas de identificar a la gente de la CIA en estas misiones sin depender de documentos públicos.

Dentro de los Estados Unidos, la gente puede ayudar en esta campaña apoyando a los grupos que luchan por detener la intervención encubierta en el extranjero. También existe la necesidad de continuar la investigación sobre las operaciones actuales de la CIA y nuevos programas para identificar y realizar un seguimiento de todos los agentes especiales e informantes del FBI, personal de inteligencia militar y los escuadrones rojos y los grupos SWAT de los departamentos de policía locales y estatales.

Juntos, personas de muchas nacionalidades y diferentes creencias políticas pueden cooperar para debilitar a la CIA y sus servicios de inteligencia sustitutos, dando un golpe a la represión política y la injusticia económica. La CIA puede ser derrotada. La prueba se puede ver desde Vietnam hasta Angola, y en todos los demás países donde los movimientos de liberación están ganando fuerza rápidamente.

Todos podemos ayudar a esta lucha, junto con la lucha por el socialismo en los propios Estados Unidos.

1. Conferencia de prensa, 16 de septiembre de 1974, informada en el International Herald Tribune, 18 de septiembre de 1974.

2. Testimonio de Kissinger ante el Comité Selecto de Inteligencia de la Cámara, 17 de octubre de 1975, según se informa en el International Herald Tribune, 1 y 2 de noviembre de 1975.

3. Informe del Comité Selecto de Inteligencia de la Cámara, según se informa en Village Voice, 16 de febrero de 1978, p. 84.

4. "Newsday", BBC-2 television, 18 de febrero de 1975.

5. Hon. Otis Pike, discurso pronunciado en la Cámara de Representantes de los Estados Unidos el 9 de marzo de 1976, según se informa en el International Herald Tribune, 11 de marzo de 1976.

6. Editorial, Washington Post, publicado en el International Herald Tribune, 30 de diciembre de 1975.


Ver el vídeo: Reaction to death of former CIA agent Philip Agee (Junio 2022).


Comentarios:

  1. Boyden

    Creo que te han engañado.

  2. Voodoolabar

    Me disculpo, pero no se acerca absolutamente a mí. ¿Quizás todavía hay variantes?

  3. Avenall

    Es una pena, que ahora no puedo expresar, está muy ocupado. Pero me publicarán, necesariamente escribiré que creo.

  4. Sagar

    Entre nosotros, recurriría a los motores de búsqueda para obtener ayuda.



Escribe un mensaje