Podcasts de historia

Batalla del río Maeander, 497 a. C.

Batalla del río Maeander, 497 a. C.


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Batalla del río Maeander, 497 a. C.

La batalla de Maeander (497 a. C.) fue la primera de tres batallas entre los rebeldes carios y los persas que finalmente interrumpieron el primer gran contraataque persa durante la revuelta jónica.

La revuelta estalló en 499, y al principio solo involucró a las ciudades griegas de Jonia. En 498, los rebeldes atacaron Sardis, capital de la satrapía persa de Lydia (al norte de Caria), y como consecuencia de este éxito limitado, los carianos decidieron unirse a la revuelta.

Darío respondió a la revuelta enviando tres comandantes a Asia Menor. Al principio, los nuevos comandantes persas tuvieron éxito. Un ejército, al mando de Daurises, yerno de Darío, se trasladó al Helesponto y recapturó a Dardanus, Abydus, Percote, Lampsacus y Paesus. Daurises se vio obligado a abandonar esta campaña cuando le llegó la noticia de la revuelta caria. Giró hacia el sur y comenzó a marchar a través de Anatolia hacia Caria.

Los carios tenían una advertencia anticipada del ataque persa. Se reunieron en consejo en White Pillars en el río Marsias, donde decidieron establecer su posición en la orilla sur del río Maeander, en su frontera norte. Esto pondría el río detrás de los persas y aumentaría la escala de cualquier posible victoria caria.

Daurises cruzó el Maeander cerca de su confluencia con el río Marsyas, que desemboca en él hacia el norte. Según Herodoto, la batalla fue larga y dura, pero finalmente su mayor número dio la victoria a los persas. Se decía que los carianos habían sufrido 10.000 bajas, los persas 2.000, lo que sugiere una lucha bastante pareja al menos al principio.

Los carianos supervivientes huyeron al sur hasta el santuario de Zeus, el dios de la guerra, en Labraunda, al oeste del río Marsias y en el extremo oriental de la península que conducía a Mileto. Recibieron refuerzos de Mileto y decidieron luchar de nuevo, pero sufrieron una segunda derrota, incluso más pesada (batalla de Labraunda, 497 a. C.).


Marcus Licinius Craso atrapó a Espartaco en Bruttium mediante la construcción de un sistema de zanjas y muros de 60 kilómetros de largo (37 millas). Después de una tregua fallida, Espartaco reunió a su ejército para la batalla. Ordenó que le trajeran su caballo, desenvainó su espada y mató al animal. Proclamó a sus tropas que si ganaba el día, tendría muchos caballos para elegir, pero si perdía la batalla que se avecinaba y los romanos ganaban el día, no necesitaría uno.

Appian escribió que Spartacus lanzó varias escaramuzas contra los defensores romanos, golpeándolos rápidamente y casi en silencio. Después de matar a varios de los guardias romanos y penetrar las defensas romanas, Espartaco y unos 50.000 rebeldes lograron esquivar las defensas de Craso, mientras que Gannicus y Castus se quedaron atrás con los 12.000 soldados restantes del ejército rebelde.

A orillas del río Sele, el ejército de Espartaco finalmente se encontró con las legiones romanas de Craso en el campo de batalla abierto. Los gladiadores cargaron contra las filas romanas, chocando con un muro de escudos y espadas. Aunque los rebeldes lucharon duro y derribaron a muchos soldados romanos, también sufrieron grandes bajas en el proceso. Espartaco reunió a sus tropas y lideró un avance contra Craso, que estaba observando la batalla desde lejos montado en su caballo.

En medio de la batalla, Espartaco intentó desesperadamente llegar a Craso, matando a dos centuriones en el proceso. Appian escribió que durante la batalla, Spartacus resultó gravemente herido en la pierna y se vio obligado a arrodillarse. A pesar de su herida, el líder rebelde se negó a rendirse y continuó luchando, matando a varios soldados romanos más antes de que finalmente fuera vencido y asesinado.

Al final de la batalla, Craso y sus hombres salieron victoriosos, aunque ellos también habían sufrido muchas bajas. Según Appian, el número de muertos en ambos lados era extremadamente alto e imposible de contar. Appian señaló en sus fuentes que solo unos 1.000 soldados romanos cayeron en la batalla, pero otros historiadores creen que las bajas romanas fueron mucho más altas que eso.

Espartaco también murió en la batalla, pero su cuerpo nunca fue recuperado. Las estimaciones modernas sugieren que el número de víctimas rebeldes llegó a 36.000 muertos. Seis mil supervivientes de la revuelta fueron capturados y crucificados por orden de Craso, mientras que otros 5.000 que escaparon de las tropas de Craso fueron capturados y asesinados por las legiones españolas al mando de Pompeyo, posiblemente en el norte de Italia. [1]


Mycale (479 a. C.)

Mycale: promontorio en el oeste de Turquía, famoso por una batalla en 479 a. C. en la que los griegos aliados derrotaron a la armada del rey aqueménida Jerjes, el moderno Dilek Daği.

El promontorio de Mycale se enfrenta a la isla griega de Samos. Hoy en día, es menos impresionante de lo que solía ser, porque a lo largo de los años, el río Meandro ha depositado mucho lodo y arena a lo largo de las montañas, por lo que ahora está conectado en gran parte con el continente turco.

En agosto de 479, una fuerza expedicionaria griega, comandada por el rey espartano Leotychides, atacó a un ejército persa en Mycale. Pudo cruzar el mar Egeo, porque los griegos ya habían derrotado a la armada persa en Salamina, en septiembre de 480, y los barcos persas en Mycale ya se habían visto obligados a tomar posiciones defensivas.

/> El campo de batalla de Mycale

Por razones desconocidas, Jerjes no los había reforzado y había permitido que una parte de su flota, los barcos de Fenicia, regresaran a sus ciudades de origen. La armada persa en Mycale debe haber estado desmoralizada y puede haber sido superada en número por los griegos.

El lugar de la batalla se ha identificado al suroeste de la moderna ciudad de Atburgazi, que no está lejos de las ruinas más famosas de la antigua Priene. Según Herodoto de Halicarnaso, nuestra principal fuente, los griegos desembarcaron un poco más al oeste.

Mapa de la batalla de Mycale

El ala derecha del ejército griego, que estaba formado por los hoplitas de Atenas, avanzó a lo largo de la costa, la carretera moderna, y llegó primero a los persas.

El ala izquierda del ejército griego, los espartanos, atacaron a los persas después de un desvío por las colinas del promontorio y sorprendieron a sus enemigos cuando llegaron del interior, donde los persas creían que estarían a salvo. Los espartanos llegaron más tarde que los atenienses, pero a tiempo para cortar la línea de retirada de los persas. Aún así, muchos de ellos pudieron escapar a través de las montañas.

/> La ruta de escape de Mycale

Fue la primera victoria griega en Asia, y aunque los atenienses y espartanos vencieron a un oponente desmoralizado, fue un evento importante. A partir de ahora, los griegos estaban tomando la ofensiva. Según la leyenda, la batalla se libró el mismo día que esa otra importante victoria, en Platea.


Contenido

El catálogo detallado de Cramer de las ciudades carias en la Grecia clásica se basa completamente en fuentes antiguas. [3] Los múltiples nombres de ciudades y características geomórficas, como bahías y cabos, revelan una estratificación étnica consistente con la colonización conocida.

Coastal Caria Modificar

La Caria costera comienza con Didyma al sur de Mileto, [4] pero Mileto había sido colocada en la Caria pre-griega. Al sur se encuentra Iassicus Sinus (Güllük Körfezi) y las ciudades de Iassus y Bargylia, dando un nombre alternativo de Bargyleticus Sinus a Güllük Körfezi, y la cercana Cindye, que los carianos llamaron Andanus. Después de Bargylia está Caryanda o Caryinda, y luego en la península de Bodrum Myndus (Mentecha o Muntecha), a 56 millas (90 km) de Miletus. En las cercanías se encuentra Naziandus, ubicación exacta desconocida.

En la punta de la península de Bodrum (Cabo Termerium) está Termera (Telmera, Termerea), y en el otro lado Ceramicus Sinus (Gökova Körfezi). "Antes estaba lleno de numerosos pueblos". [5] Halicarnaso, una ciudad griega doria, fue plantada allí entre seis ciudades carias: Theangela, Sibde, Medmasa, Euranium, Pedasa o Pedasum y Telmissus. Estos con Myndus y Synagela (o Syagela o Souagela) constituyen los ocho pueblos de Lelege. También en la costa norte del Ceramicus Sinus se encuentran Ceramus y Bargasus.

Al sur del Ceramicus Sinus se encuentra el Carian Chersonnese, o Promontorio Triopium (Cabo Krio), también llamado Doris por la colonia dórica de Cnidus. En la base de la península (península de Datça) se encuentra Bybassus o Bybastus, de los cuales se habían derivado nombres anteriores, Bybassia Chersonnese. Ahora era Acanto y Doulopolis ("ciudad esclava").

Al sur del Carian Chersonnese se encuentra Doridis Sinus, el "Golfo de Doris" (Golfo de Symi), el lugar de la Confederación Dorian. Hay tres bahías en ella: Bubassius, Thymnias y Schoenus, la última que encierra la ciudad de Hyda. En algún lugar del golfo están Euthene o Eutane, Pitaeum y una isla: Elaeus o Elaeussa cerca de Loryma. En la orilla sur se encuentra Cynossema, o promontorio de Onugnathos, frente a Symi.

Al sur de allí está la Perea de Rodas, una sección de la costa debajo de Rodas. Incluye Loryma o Larymna en la bahía de Oedimus, Gelos, Tisanusa, el promontorio de Paridion, Panydon o Pandion (Cabo Marmorice) con Physicus, Amos, Physca o Physcus, también llamado Cressa (Marmaris). Más allá de Cressa está el río Calbis (río Dalyan). En el otro lado está Caunus (cerca de Dalyan), con Pisilis o Pilisis y Pyrnos entre ellos.

Luego siga algunas ciudades que algunos asignan a Lydia y otras a Caria: Calynda en el río Indo, Crya, Carya, Carysis o Cari y Alina en el Golfo de Glaucus (Katranci Bay o el Golfo de Makri), siendo el río Glaucus la frontera. . Otras ciudades carias en el golfo son Clydae o Lydae y Aenus.


Referencias

Labraunda, piscina romana

Labraunda, tumba CT6

Tumba 6 de la cámara excavada en la roca, CT6.

Labraunda, baño sur

Este objeto fue agregado por Elżbieta el 2016-12-30. Última actualización por Elżbieta el 2018-08-13. URI persistente: http://vici.org/vici/31891. Descarga como RDF / XML, KML.
Anotación disponible con la licencia Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 Unported. Metadatos disponibles mediante la Dedicación de dominio público de Creative Commons, a menos que se indique explícitamente lo contrario.


Contenido

El Gran Zab se eleva en Turquía en la región montañosa al este del lago Van a una altura de aproximadamente 3.000 metros (9.800 pies) sobre el nivel del mar y se une al Tigris en su margen izquierda en Irak. [1] [2] [3] En Turquía, el Gran Zab atraviesa las provincias de Van y Hakkâri, mientras que en Irak fluye a través de la Gobernación de Duhok y la Gobernación de Erbil, ambas parte de la Región del Kurdistán. Junto con el Tigris, el Gran Zab forma el límite entre la gobernación de Erbil y la gobernación de Ninawa. En sus tramos superiores, el Gran Zab fluye a través de desfiladeros rocosos y escarpados. [4] El tramo entre Amadiya y el desfiladero de Bekhme, donde la presa de Bekhme permanece inacabada, se ha denominado valle de Sapna y una gran parte se inundará de agua si se completa el proyecto. [5] Numerosos arroyos de montaña y wadis se unen al Gran Zab en sus orillas derecha e izquierda. El Gran Zab recibe la mayor parte de sus aguas de los afluentes de la margen izquierda Rubar-i-Shin, Rukuchuk, Rubar-i-Ruwandiz, Rubat Mawaran y Bastura Chai. [6]

La longitud del Gran Zab se ha estimado en 392 kilómetros (244 millas) [7] [8] y 473 kilómetros (294 millas). [9] Aproximadamente 300 kilómetros (190 millas) del curso del río se encuentran dentro de Irak. [7] La ​​descarga promedio del Gran Zab es de 419 metros cúbicos (14.800 pies cúbicos) por segundo, pero se han registrado descargas máximas de hasta 1.320 metros cúbicos (47.000 pies cúbicos) por segundo. [10] La descarga anual promedio es de 13,2 kilómetros cúbicos (3,2 millas cúbicas). [8] Debido a su naturaleza torrencial, los geógrafos árabes medievales han descrito al Gran Zab, junto con el Pequeño Zab, como "poseído por demonios". [1]

Las estimaciones de la cuenca de drenaje del Gran Zab varían ampliamente, desde un mínimo de 25.810 kilómetros cuadrados (9.970 millas cuadradas) [11] hasta una cifra alta de 40.300 kilómetros cuadrados (15.600 millas cuadradas). [8] Aproximadamente el 62 por ciento de la cuenca se encuentra en Irak y el resto en Turquía. [11] Al sur, la cuenca del Gran Zab limita con la del Pequeño Zab, mientras que al este linda con la cuenca del Tigris. El Zagros consiste en pliegues paralelos de piedra caliza que se elevan a alturas de más de 3.000 metros (9.800 pies) sobre el nivel del mar. Los valles, incluido el del Gran Zab, y la zona de las estribaciones del suroeste están llenos de grava, conglomerado y arenisca como resultado de la erosión hídrica. El valle de Amadiya dentro de la cuenca de drenaje del Gran Zab es el tercer valle más grande del Zagros iraquí, después del Shahrazor y la llanura de Ranya. [12] [13]

El Gran Zab se eleva en las tierras altas de las montañas Zagros, donde prevalece un clima con invierno frío y precipitaciones anuales superiores a los 1.000 milímetros (39 pulgadas). Desde allí, el río desemboca en la zona de las estribaciones del Zagros, donde las precipitaciones caen a menos de 300 milímetros (12 pulgadas) por año en la confluencia con el Tigris. La temperatura media de verano en la zona de las estribaciones es generalmente más alta en la zona de las estribaciones que en las montañas. [14] [15] El alto Zagros se caracteriza por tres ecozonas diferentes: el área por encima de la línea de árboles a 1.800 metros (5.900 pies) donde dominan los arbustos y hierbas, el área entre 1.800 y 610 metros (5.910 y 2.000 pies) que estaba en el pasado dominado por el bosque de robles abiertos (Quercus aegilops) y los valles fluviales más húmedos y, a veces, pantanosos. [16] [17] Otros árboles además del roble que se pueden encontrar en la zona boscosa, incluido el enebro en elevaciones más altas, fresno, espino, arce y nogal en elevaciones intermedias y pistachos y olivos en áreas más bajas y secas. [18] En la zona de las estribaciones, ahora se cultivan muchas áreas, pero quedan pequeños parches de vegetación natural dominados por hierbas del género Phlomis. [19]

Hasta la fecha, se ha construido parcialmente una gran presa en el Gran Zab: la presa de Bekhme en Irak y la planta de energía hidroeléctrica de pasada de 24 MW de Turquía controlada por vertedero de Bağışlı. [20] [21] Se han planeado otros cinco en la cuenca del Gran Zab tanto por Turquía como por Irak. Las Obras Hidráulicas del Estado de Turquía tienen previsto construir las presas Çukurca y Doğanlı cerca de Çukurca y la presa Hakkâri cerca de la ciudad de Hakkâri. La presa Hakkâri con una central eléctrica de 245 MW está en diseño final y las presas Çukurca y Doğanlı soportarán centrales eléctricas de 245 MW y 462 MW, respectivamente. [22]

Irak ha comenzado la construcción de las presas de Bekhme y Deralok y ha planeado otras dos: las presas de Khazir-Gomel y Mandawa. [23] Los planes para construir una presa en el Gran Zab en Bekhme Gorge para el control de inundaciones y el riego se propusieron por primera vez en 1937. Un estudio de viabilidad determinó que el sitio no era adecuado para la construcción de presas y el plan fue abandonado. En 1976, otro estudio propuso tres ubicaciones diferentes en el Gran Zab, incluido el sitio sugerido en el estudio anterior. Este sitio fue finalmente elegido en 1989, cuando comenzaron las obras de la presa. [24] La construcción de la presa de Bekhme fue interrumpida por el estallido de la Guerra del Golfo en 1990 y la presa permanece sin terminar. Después de la guerra, el sitio de la presa fue saqueado. [25] Los planes de la presa Bekhme exigían una presa de enrocado de 230 metros (750 pies) de altura y una central hidroeléctrica subterránea que albergara seis turbinas con una capacidad total de 1.560 MW. El embalse que habría sido creado por la presa de Bekhme tendría una capacidad de almacenamiento de 17 kilómetros cúbicos (4,1 millas cúbicas) y habría inundado numerosos pueblos, el sitio arqueológico de Zawi Chemi Shanidar y el camino de acceso a la cueva Shanidar (aunque no el cueva en sí). [25] [26]

La evidencia de la ocupación humana de los Zagros se remonta al Paleolítico Inferior, como lo demuestra el descubrimiento de muchos sitios de cuevas que datan de ese período en la parte iraní de la cordillera. [27] Se conocen conjuntos de herramientas de piedra del Paleolítico Medio de Barda Balka, una cueva al sur de Little Zab y de los Zagros iraníes. [28] [29] Recientemente se excavó en Erbil un conjunto de herramientas de piedra de Musteriense, producidas por neandertales o humanos anatómicamente modernos. [30] Los neandertales también ocuparon el sitio de Shanidar. Esta cueva-sitio, ubicada en el Valle de la Sapna, ha dado lugar a una secuencia de asentamientos que se extiende desde el Paleolítico Medio hasta el período Epipaleolítico. El sitio es particularmente conocido por sus entierros neandertales. La ocupación epipaleolítica de Shanidar, contemporánea con el uso del conjunto de herramientas de piedra de Kebaran, es la evidencia más antigua de la ocupación humana anatómicamente moderna de la cuenca del Gran Zab. La siguiente ocupación protoneolítica, o natufiana, es contemporánea con la ocupación más antigua del cercano sitio al aire libre Zawi Chemi Shanidar. [31] M'lefaat en el río Khazir (un afluente del Gran Zab) era un pequeño pueblo de cazadores-recolectores que data del décimo milenio a. C. y que es contemporáneo del Neolítico A anterior a la alfarería en el Levante. [32] Un estudio arqueológico de la Ciudadela de Erbil, en la llanura al sur del curso inferior del Gran Zab, ha demostrado que este sitio estuvo ocupado continuamente al menos desde el sexto milenio a. C. en adelante. [33] [34]

La primera referencia histórica a la región se remonta a la dinastía Ur III, cuando el rey Shulgi mencionó la ciudad de Urbilum, el antiguo nombre de la actual Erbil. [35] Las grandes capitales asirias de Assur, Nínive, Nimrud y Dur-Sharrukin estaban ubicadas en la zona de las colinas donde el Gran Zab desemboca en el Tigris, y la cuenca del Gran Zab se integró cada vez más en los imperios Asirio Medio y Neo-Asirio. . Nimrud, la capital del imperio hasta el 706 a. C., estaba ubicada a solo 10 kilómetros (6.2 millas) de la confluencia del Gran Zab con el Tigris. El rey asirio Ashurnasirpal II construyó un canal llamado Patti-Hegalli que tomaba agua del Gran Zab para irrigar la tierra alrededor de Nimrud, y este canal fue restaurado por sus sucesores Tiglath-Pileser III y Esarhaddon. [36] Este canal corría a lo largo de la orilla derecha del Gran Zab y atravesaba un acantilado de roca por medio de un túnel y todavía es visible hoy. [37] Después de la caída del imperio neoasirio, los medos obtuvieron el control del área, seguidos por los aqueménidas en 550 a. C. [38] La batalla de Gaugamela en 331 a. C. - una de las batallas decisivas que llevaron a la caída del imperio aqueménida a manos de Alejandro el Grande - supuestamente tuvo lugar al norte del Gran Zab en las cercanías de Mosul. Después de la muerte de Alejandro en 323 a. C., el control del área pasó a los seléucidas. [39]

En 750 d.C., el último califa omeya, Marwan II, fue derrotado por el abasí As-Saffah en la batalla del Zab a orillas del río Khazir, un afluente del Gran Zab. [40] Cuando los mongoles arrasaron Irak en el siglo XIII y saquearon Erbil, muchos sobrevivientes buscaron refugio en los inaccesibles valles del Gran Zab. El valle de Sapna fue el hogar de comunidades cristianas y musulmanas, como lo demuestran los artefactos cristianos encontrados en Zawi Chemi Shanidar. [41] Durante el siglo XIX, el área fue controlada por líderes kurdos locales.[42] Durante la Primera Guerra Mundial, se llevaron a cabo intensos combates en el área, y Rowanduz fue saqueada por soldados rusos en 1916. Después de la Primera Guerra Mundial, se produjeron episodios de intensos combates entre la tribu Barzani, que luchaban por el establecimiento de un kurdo independiente. política - y varias otras tribus kurdas, y entre los barzanis y el gobierno iraquí. El último de estos levantamientos comenzó en 1974 y provocó fuertes bombardeos de ciudades y pueblos en la cuenca del Gran Zab. [43]


Contenido

  • En el 10 a. C. se establece el primer campamento militar romano (situado entre el antiguo ayuntamiento y el palacio episcopal).
  • En 150, la ciudad aparece como Noviomagus en el mapa mundial del griego Ptolemaio.
  • En 346, se menciona por primera vez a un obispo de la ciudad.
  • En 1030, el emperador Conrado II comienza la construcción de la catedral de Speyer, hoy uno de los sitios del Patrimonio Mundial de la UNESCO.
  • En 1076, el emperador Enrique IV se embarca desde Speyer, su ciudad favorita, hacia Canossa.
  • En 1084, establecimiento de la primera comunidad judía en Speyer.
  • En 1294, el obispo perdió la mayoría de sus derechos anteriores y, a partir de ahora, Speyer es una Ciudad Imperial Libre del Sacro Imperio Romano Germánico.
  • En 1349, la comunidad judía de Speyer desaparece por completo.
  • Entre 1527 y 1689, Speyer es la sede de la Corte de la Cámara Imperial.
  • En 1526, en la Dieta de Speyer (1526), ​​se decreta la tolerancia provisional de la enseñanza y el culto luteranos.
  • En 1529, en la Dieta de Speyer (1529), los estados luteranos del imperio protestaron contra las resoluciones anti-Reforma (protesta del 19 de abril de 1529 en Speyer, de ahí el término protestantismo).
  • En 1635, el mariscal de Francia Urbain de Maillé-Bréze conquistó Heidelberg también Speyer, junto con Jacques-Nompar de Caumont, duque de la Force, al frente del ejército de Alemania.
  • En 1689, la ciudad sufrió graves daños a manos de las tropas francesas.
  • Entre 1792 y 1814, Speyer estuvo bajo jurisdicción francesa.
  • En 1816, Speyer se convirtió en la sede de la administración del Palatinado y del gobierno del distrito del Rin de Baviera (más tarde llamado Palatinado de Baviera), y permaneció así hasta el final de la Segunda Guerra Mundial.
  • Entre 1883 y 1904, se construye la Iglesia Memorial en recuerdo de la protesta de 1529.
  • En 1947, se fundó la Academia Estatal de Ciencias Administrativas (más tarde rebautizada como Universidad Alemana de Ciencias Administrativas Speyer).
  • En 1990, Speyer celebró su 2000 aniversario.

Un factor importante en el establecimiento de un asentamiento en Speyer fue su ubicación en las principales rutas de tráfico europeas a lo largo del Rin. Había muy pocos lugares a lo largo del Rin entre Basilea y Mainz donde los bancos eran lo suficientemente altos como para estar a salvo de las inundaciones, pero aún cerca del río. Otra ventaja fue la cercana confluencia del Neckar, 20 km río abajo. El valle del Neckar se extiende al sureste hacia el Danubio. Al oeste, las colinas bajas entre el bosque del Palatinado y las montañas Hunsrück facilitaban el acceso en dirección a la actual Kaiserslautern y más allá a la Galia. Varios transbordadores a través del Rin cerca de Speyer en la época medieval dan testimonio de su importancia como cruce de caminos. [1]

La evidencia de 5000 años de asentamientos agrícolas permanentes alrededor de Speyer muestra que estas ventajas no escaparon a la atención de los pueblos del Neolítico, la Edad del Bronce, la cultura Hallstatt y la cultura La Tène. [2] Uno de los hallazgos más famosos de alrededor del 1500 a. C. es el Sombrero Dorado de Schifferstadt, descubierto en un campo a unos 10 km al noroeste de Speyer, y ahora en exhibición en el Museo Histórico de Speyer. En el segundo milenio antes de Cristo, el área de Speyer fue colonizada por los Celtic Mediomatrici. En Johannesstrasse se desenterró una tumba celta de alrededor del 50-20 a. C. Se considera excepcional porque las tumbas celtas eran muy raras en el área del Palatinado y el Alto Rin en el momento en que se hizo.

Después de la conquista de la Galia por los romanos en el 50 a. C. el Rin pasó a formar parte de la frontera del Imperio Romano. Los romanos erigieron campamentos y fortalezas a lo largo del río desde los Alpes hasta el Mar del Norte. La historia de Speyer comenzó con la construcción de uno de estos campos alrededor del año 10 a. C. para un grupo de infantería de 500 hombres y también se pensó como base para futuras conquistas al este del Rin. El factor decisivo para la ubicación fueron las altas orillas del río en forma de cuña, cuya punta apuntaba hacia el este hacia la llanura aluvial del Rin. Por lo tanto, el asentamiento, aunque estaba junto al río, estaba a salvo de las inundaciones. Debido a los extensos meandros del río, tales posibilidades eran muy raras entre Basilea y Mainz. El primer fuerte se erigió en la sección este de la actual Maximilianstrasse Entre los Kleine Pfaffengasse y el Grosse Himmelsgasse. El foso sur estaba ubicado a lo largo del Kleine Pfaffengasse.

Con el consentimiento de los romanos bajo el emperador Augusto, la tribu germánica de los Nemetes se estableció en la región de Speyer, otras tribus germánicas del otro lado del Rin, los Vangiones y Triboci se establecieron en las regiones vecinas de Rheingau y Alsacia.

Después de 20 años, el primer fuerte fue reemplazado por un segundo, superpuesto parcialmente al anterior, su muro norte se corresponde con el antiguo muro sur del antiguo fuerte. En la judería se encontraron restos de este fuerte. Se supone que su muro sur limitaba directamente con el borde de la ribera alta, a lo largo del cual, en esos días, fluía el Rin. Al oeste y al norte, las fortificaciones estaban formadas por un sistema de muros y fosos. La construcción del segundo fuerte se corresponde con la reorganización de la frontera romana del Rin después del desastre de la batalla del bosque de Teutoburgo. La vecindad al este y al oeste de los fuertes atrajo asentamientos civiles (Vicus) que fueron el ímpetu para el desarrollo de Speyer como ciudad. El vicus principal se extendía hacia el oeste desde Herdstrasse probablemente hasta Zeppelinstrasse y uno más pequeño al este en el área al sur de la catedral. A partir del año 30 d.C. había varios edificios representativos que formaban una "U" como un foro de mercado, lo que indica que es muy probable que el vicus ya tuviera derechos de mercado (ius nundinarum).

El segundo fuerte fue reemplazado nuevamente por un tercero un poco más lejos del Rin entre la sección media de Maximilianstrasse y Ludwigstrasse, sin embargo, parte de su área todavía se superpone a los antiguos fuertes. El motivo de la mudanza podría haber sido una inundación, la falta de espacio o la necesidad de una renovación. Parece que este último fuerte era considerablemente más grande que los dos anteriores. Existió al menos hasta el 74, cuando las tropas auxiliares se trasladaron a los territorios recién conquistados al este del Rin. Speyer dejó de ser un puesto fronterizo y perdió su importancia militar. A partir del 83 pasó a formar parte de la provincia romana de Germania superior. El fuerte fue abandonado, el vicus obtuvo el autogobierno y se convirtió en la capital del área de Nemetes como Civitas Nemetum, que supervisa la llanura renana occidental del Palatinado y el norte de Alsacia. Alrededor de 150, la ciudad apareció como Noviomagus (una forma latinizada del celta Novio Magos, "Nuevo campo" o "Mercado") en el mapa mundial de Ptolomeo. El mismo nombre se menciona a principios del siglo III en el Itinerario de Antonino, un manual de carreteras del Imperio Romano, y en el Tabula Peutingeriana, otra hoja de ruta del siglo III. El nombre también se puede encontrar en hitos a lo largo del Rin. Como el nombre era compartido por muchas otras ciudades, Speyer a veces se distinguía como Noviomagus nemetum ("Noviomagus de los Nemetes"). En un punto central de la carretera romana del valle del Rin, Speyer emergió como una ciudad representativa y un centro regional administrativo. Dos calles principales cruzadas en el centro de Speyer. los Decumanus (calle este-oeste) tenía entre 6 y 8 m de ancho y partía del área de la catedral actual a lo largo de Kleine Pfaffengasse pasado el Königsplatz más al oeste. En toda su longitud estaba bordeada de columnatas. Una segunda calle principal comenzó alrededor de hoy. Hagedorngasse y cruzó el Decumanus al sur de la actual Kaufhof (grandes almacenes). Los cimientos sólidos que se encuentran en el área de Königsplatz se consideran restos de un foro con un templo. El tamaño de una parte de un pilar de Júpiter (mitología) es similar al de un pilar grande que se encuentra en Mainz. Otros hallazgos muestran que había un mercado, amplios edificios públicos, viviendas, templos y un teatro. Es prácticamente imposible excavar por debajo del nivel de la calle sin impactar los restos de esta época. Los numerosos hallazgos, por ejemplo, la botella de vino más antigua conservada y aún sellada en Alemania, la botella de vino de Speyer, se pueden ver en el Museo Histórico del Palatinado (Historisches Museum der Pfalz).

Roman Speyer no se libró de los trastornos en el período de migración. Con la finalización de Limes en el siglo I d.C., Speyer dejó de ser una ciudad fronteriza. Los tiempos florecientes para Speyer continuaron después del colapso de la frontera del Danubio entre 166 y 170 a pesar de las crecientes incursiones de las tribus germánicas a través del Limes. Durante un tiempo, los romanos lograron protegerse de los ataques de los alamanes que aparecieron por primera vez en 213.

Pero a partir del 260, los Limes ya no pudieron contener el ataque constante de los alamanes. Los romanos se retiraron a través del Rin. Speyer una vez más se convirtió en una ciudad fronteriza y acogió a las personas que huían del este. Los alamanes lograron cruzar el Rin repetidamente, generalmente en invierno, y en una incursión en 275 la ciudad quedó prácticamente destruida. Los rastros de los incendios aún son visibles en los sitios de excavación, pero no se sabe qué sucedió con la población. En 286 Diocleciano hizo reorganizar las provincias del norte, se separaron la administración civil y militar y se reconstruyeron los asentamientos.

En el siglo IV d.C., el asentamiento se recuperó y se estableció una guarnición. En 352, los alamanes liderados por Chnodomar atacaron a lo largo de todo el frente del Rin y conquistaron el territorio al oeste del río. Los romanos bajo Constantino II y Juliano restablecieron la frontera del Rin en las campañas de 355. Sin embargo, las incursiones de los alamanes continuaron. El asentamiento no fue reconstruido. En cambio, Valentiniano I hizo que fortificaran la frontera del Rin y pequeñas unidades, cada una con sus propios nombres, apostadas en guarniciones a lo largo del río. En Speyer esto sucedió al menos en 369 y ahora se llamaba Nemetae. Las tropas apostadas en Speyer se enumeran en un manual militar (notitia dignitatum) como Vindices y la guarnición permaneció al menos hasta 422/423. Como refugio para los habitantes se construyó una fortaleza en la colina de la catedral alrededor del 370 con muros de 2,5 m de fuerza. Su sección norte corría paralela al lado norte de la catedral posterior. La sección sur se correspondía con el contorno de las altas riberas del Rin, hoy el muro sur del museo histórico donde se construyó un puerto. Durante las excavaciones en la década de 1980 se encontraron allí restos de barcos. Otros hallazgos dentro del área fortificada indican que existió una comunidad cristiana primitiva dentro de estos muros. Se menciona un primer obispo de Speyer para el año 343. Las tumbas encontradas en el área indican que la población fuera del fuerte todavía era pagana. También parece que a algunos alamanes se les permitió establecerse en la zona con el consentimiento de los romanos.

A principios del siglo V d.C., toda la frontera del Rin romano se desintegró bajo el ataque de las tribus germánicas que empujaban a través del río. En 406, perseguidos por los hunos, los suevos germánicos, los vándalos y los alanos sármatas cruzaron el río y también invadieron Speyer en su camino hacia la Galia. Una tumba ricamente dotada de un príncipe encontrada en Altlussheim cerca de Speyer da fe de la presencia de alanos, hunos o tribus germánicas orientales en ese momento. [3] Esta invasión no fue el final inmediato de la vida y la cultura romanas en el área al oeste del Rin. Se supone que los romanos y los campesinos romanizados se marcharon antes y que los habitantes de las ciudades resistieron más tiempo. Los romanos intentaron mantener la frontera entregando su defensa a los foederati germánicos, tribus amigas que se establecieron en las áreas al oeste del Rin. En la provincia de Germania superior en el área de Speyer estos eran los francos, pero tampoco pudieron evitar invasiones como la del 406.

Inicialmente, las tribus que cruzaban el Rin continuaron hacia el oeste hasta la Galia. A partir de 450 se puede observar la adquisición de tierras para granjas alrededor de Speyer. Se encontraron tres de esos asentamientos en Woogbach y en la zona de Rosssprung. A partir del 454, los romanos dejaron de tener el Rin como frontera y las tropas de la guarnición de Speyer se integraron en el ejército romano. Aumentó la inmigración de pueblos germánicos. Por lo tanto, el declive del estilo de vida romano entre Speyer y Estrasburgo se produjo mucho más rápido que más al norte entre Worms y Colonia.

Alrededor de 475 había un nuevo pequeño asentamiento llamado Winternheim, 2 km al sur del fuerte, justo en el borde de las altas riberas del Rin. Sorprendentemente, este sitio contenía hallazgos de la tribu germánica del norte de los sajones. Debido a hallazgos similares más al norte cerca de Mainz y Trier, se supone que tribus distintas de los alamanes se asentaron en el área. Winternheim, probablemente un pueblo de tejedores, existió hasta el siglo XII y tenía su propia iglesia parroquial, St. Ulric. Casi al mismo tiempo, otro asentamiento, Altspeyer, desarrollado en el área de la actual estación de tren principal, también llamada Villa Spira. Lo más probable es que el fuerte todavía existiera alrededor de 500, pero se desconoce la extensión de la población romanizada. El cambio de población se refleja en el nombre de Speyer: el antiguo Noviomagus / Nemetum se convirtió en medieval Spira, lo que indica que ya no se hablaba latín. [4]

En la batalla de Zülpich 496/497 y otra cerca de Estrasburgo en 506, los francos bajo su rey Clodwig (Clovis I) vencieron a los alamanes y Speyer pasó a formar parte del reino franco. Administrativamente, los francos siguieron el ejemplo de sus predecesores romanos y Speyer se convirtió en la sede del Speyergau (condado) con aproximadamente los mismos contornos que la anterior Civitas Nemetum romana. Los funcionarios romanizados y los obispos del sur de la Galia fueron trasladados al Rin.

La expansión hacia el este del reino franco más allá del Rin también puso fin a una época de aislamiento económico para Speyer a medida que se abrieron nuevas y viejas rutas de viaje y se desarrollaron las relaciones comerciales. El área finalmente fue colonizada por los francos de forma permanente y se convirtió en parte del emergente Imperio franco. Alrededor de 500, muchos nuevos asentamientos surgieron en el área de Speyer, estos fueron Altspeyer, Winternheim, Marrenheim, Heiligenstein, Mechtersheim, Otterstadt y Waldsee. El nombre de la ciudad ‘’ ’Spira’ ’’, introducido por los alamanes, se mencionó por primera vez en el Notitia galliarum en el siglo VI.

Los alamanes eran paganos y se supone que el obispado de Speyer había sucumbido en el período de migración. Los francos, cuyo rey Clodwig se convirtió, restablecieron la diócesis en el siglo V y extendieron sus territorios al este del Rin. El obispo Hilderic de Speyer se menciona en los registros como participante del sínodo de París en 614 (consejo nacional del imperio franco reunido por Clotario II). Las primeras iglesias y monasterios en Speyer, incluida una catedral, se construyeron en los siglos VI y VII. Entre ellos se encontraba la primera iglesia verificable de St. Germain. St. Germain estaba al sur de Speyer fuera de la ciudad y, considerando el tiempo, era bastante grande (longitud: 19,7 m, ancho 15,5 m), pero su propósito no está del todo claro. Otra iglesia fue San Esteban en el sitio de los archivos estatales modernos al sur de la catedral, también fuera de la ciudad. Durante algún tiempo fue el antecesor de la catedral y el lugar de enterramiento de los obispos. Una cuarta iglesia fue la de San Máximo, de la cual se desconoce el sitio.

Con el establecimiento de un obispado y la construcción de una residencia fortificada para los obispos, Speyer se convirtió en un centro de poder espiritual y mundano. Alrededor de 650, el rey franco Sigebert III, concedió al obispo Principus el diezmo de todas las propiedades reales en Speyergau y la iglesia quedó exenta de pagar impuestos a las provincias. En 664/666, el hijo de Sigebert, Childeric II, concedió "inmunidad" a la iglesia de Speyer bajo el obispo Dagoberto I. Esto incluía una serie de ingresos y fue confirmado al obispo Freido el 25 de junio de 782 por Carlomagno durante las guerras sajonas.

La concesión de privilegios se convertiría en un medio importante de reyes y emperadores para crear apoyos leales en todo el país contra la nobleza local. El creciente poder de los obispos creó a su vez crecientes tensiones con la burguesía ascendente y la nobleza del condado y los emperadores. Las disputas resultantes darían forma a la historia de Speyer durante casi seis siglos.

Los carolingios establecieron un palacio real (Königspfalz) en Speyer que sirvió como sede temporal de reyes y emperadores. Carlomagno visitó Espira varias veces y en 838 Luis el Piadoso celebró por primera vez la corte en la ciudad, el punto de partida de 50 dietas celebradas en Espira en los siguientes 600 años.

El señor de la ciudad era el viene (conde de distrito - Gaugraf) designado por el rey. Pero el poder pasó gradualmente a los obispos debido a varios derechos y privilegios otorgados por el rey. En la época carolingia, Speyer no tenía gran importancia. Los reyes solo pasaron poco tiempo allí, e. gramo. Carlomagno en agosto de 774, Lotario I en 841 o Luis el Alemán en 842, pero el poder de la iglesia en Speyer siguió creciendo. Aparte de los privilegios reales, la base económica de los obispos de Speyer eran sus posesiones adquiridas, propiedades sustanciales, aduanas y gravámenes a los transbordadores, así como la prerrogativa de acuñación recibida en el siglo X. El obispo poseía posesiones en un círculo completo de unos 8 km alrededor de Speyer.

Los privilegios de inmunidad otorgados a la iglesia y los obispos, confirmados y extendidos en 969 por el emperador Otón el Grande y por Enrique IV en 1061, colocaron a Espira bajo la protección, el control y el gobierno de los obispos. El creciente poder de los obispos y de la Iglesia provocó repetidas tensiones entre la nobleza de Speyergau y el emperador, en las que la burguesía emergente se convertiría en un cuarto partido. La lucha de la ciudad con el obispo y la iglesia se convertiría en una característica recurrente de la historia de Speyer durante los siguientes seis siglos. En este sentido, Speyer es un ejemplo de la historia de muchas ciudades del antiguo Sacro Imperio Romano Germánico.

Según las escrituras, a través de los tiempos, hubo varias catedrales en Speyer. El primero fue construido por Dagoberto I hacia el año 636 para los obispos de Speyer. A finales del siglo VIII, San Esteban fue renovado o totalmente reconstruido. Para 782 se menciona una catedral con el nombre tradicional de “Iglesia de Santa María o San Esteban”. En 846, el obispo Gebhard (846–880) consagró una segunda catedral. [5] Para 858 se menciona una "catedral de la sagrada virgen María, que se encuentra en la ciudad de Speyer", "catedral de la sagrada María, construida en la ciudad de Speyer", o "la catedral sagrada antes mencionada". Otras escrituras de 853/54 mencionan una "catedral de Speyer". Por lo tanto, se asume la existencia de una catedral carolingia en Speyer, pero nunca se encontraron restos. [6]

Cuando murió Luis el Piadoso, el imperio se dividió entre sus tres hijos.Según el Tratado de Verdún en 843, Speyer pasó a formar parte de Francia Oriental bajo Luis el Alemán. Con el rápido desarrollo de los ducados troncales dentro del reino, Speyer pasó a formar parte del Ducado de Franconia. En los años siguientes, los obispos de Speyer participaron en numerosos sínodos y entablaron negociaciones en París y Roma a petición del emperador. La Franconia Renana se convirtió en la cuna de la dinastía Salian que dio a luz a cuatro reyes alemanes y emperadores del Sacro Imperio Romano Germánico.

En 891, el obispo Gebhard recibí una investidura del rey Arnulf para la catedral Stift. Arnulf murió sin heredero y la realeza pasó al duque de Franconia Conrado I.

Se sabe que el primer gran conflicto entre el obispo y el conde ocurrió durante el reinado de Conrado en 913. Einhard I de Speyer y otros obispos apoyaron a Conrado I en una lucha con los duques rivales. El conde de distrito Werner V, progenitor de la dinastía saliana, tendió a expandir sus territorios a expensas de la iglesia e hizo cegar al obispo Einhard el 12 de marzo de 913. El obispo nunca se recuperó y murió en 918.

Conrad I fue seguido por los sajones Enrique I en 919 y Otto I.

El 13 de marzo de 949, el saliano Conrado el Rojo, duque de Lorena y conde de Speyergau, hijo de Werner V y yerno de Otto I, concedió al obispo Reginald I derechos y posesiones que incluían importantes fuentes de ingresos para la iglesia. mi. gramo. el derecho a acuñar monedas, la mitad del peaje, las tasas de mercado, el “centavo de sal”, el impuesto al vino y otros impuestos. Esto fortaleció decisivamente la posición del obispo porque ya tres años antes había recibido derechos jurisdiccionales, comerciales y otros impuestos. Speyer quedó efectivamente bajo el reinado del obispo. También se considera un hito en el desarrollo urbano de Speyer que el contenido de la carta de 949 se hizo público tanto para el clero como para la gente del pueblo. [7] Los obispos también controlaban los transbordadores Speyer Rhine.

Sin embargo, el aumento del poder del obispo no terminó ahí. Otto I también contó con el apoyo de los obispos, ampliando una especie de sistema de iglesia imperial. En su campaña en Italia en 969, donde estuvo acompañado por el obispo de Speyer Ottgar, otorgó inmunidad eclesiástica a la iglesia y los obispos de Speyer, incluida una jurisdicción propia, control total de la ceca y peajes. Este privilegio fue confirmado por Enrique IV en 1061, colocando a Speyer firmemente bajo la protección, el control y el gobierno de los obispos. En el siglo XII, Speyer era una de las cecas más importantes del imperio. [8] El obispo Balderich (970–986), un renombrado académico de su época, fundó la escuela de la catedral de Speyer siguiendo el ejemplo de la abadía de Saint Gall, que se convertiría en una de las escuelas más importantes del imperio. [9] Los obispos y estudiantes de esta escuela asumieron cada vez más a menudo el papel de administradores imperiales y esto reflejaba la importancia política de Speyer, no el significado moderno del término. [6]

La primera muralla de la aún pequeña ciudad se confirma en 969 y fue encargada por el obispo. La ciudad cubría un área de alrededor de 8 a 14 ha entre la catedral, la actual Dreifaltigkeitskirche y Webergasse. Se menciona por primera vez un suburbio en 946 poblado por comerciantes y comerciantes y el pueblo de Altspeyer en las inmediaciones al norte de Speyer. Aunque estos asentamientos estaban fuera de las murallas, también estaban bajo la jurisdicción del obispo. Sin embargo, Ottonian Speyer seguía siendo en gran parte un asentamiento agrícola. En 980, el obispo reclutó a 20 jinetes armados para la campaña de Otto I en Italia. Gusanos, e. gramo. reclutó 40, Mainz y Strassburg incluso 100 cada uno, lo que da una indicación del tamaño de la ciudad y el poder económico.

En el siglo X, después de un período de estancamiento, la población creció y la economía se recuperó. Un puerto desarrollado en el estuario de Speyerbach, junto a un mercado de madera y un mercado de pescado. El trazado ottoniano de las calles desapareció por completo y en los siguientes 200 años se desarrolló el trazado urbano que aún hoy está presente. Fue el comienzo de la era más gloriosa de Speyer, que duraría hasta el siglo XV. La historia de Speyer fue al mismo tiempo la historia del imperio.

El desarrollo de la ciudad a saltos y zancadas se refleja en dos citas de los siglos X y XI, aunque no deben tomarse verbalmente. En una dedicatoria a su maestro y predecesor, el obispo Balderich (970–986), alumno de la escuela catedralicia (973–981) y más tarde obispo de Speyer, el poeta Walter de Speyer llamó a Speyer una “vaccina” (ciudad de vacas).

Solo 150 años después, en el funeral de Enrique V, el monje inglés Ordericus Vitalis describió a Speyer como metrópolis germaniae. Esto no debe entenderse en el sentido moderno, sino como una referencia a la ciudad como centro de gravedad política. [10]

El año 1024 marcó un hecho decisivo en la historia de la localidad. El 4 de septiembre de 1024, cerca de Oppenheim, Conrado II, un saliano del condado de Speyergau, fue elegido rey de Alemania. Los salianos colocaron a la ciudad en el centro de la política imperial y la convirtieron en el centro espiritual del reino saliano. Comenzaron un patrocinio de la ciudad y la iglesia que continuaría con la Casa de Hohenstaufen. Cuando Conrad y su esposa Gisela no viajaban, por lo general vivían en la cercana Abadía de Limburg en Speyergau y a menudo visitaban Speyer. En su "Crónica de la ciudad imperial libre de Speyer", el escribano de la ciudad Christoph Lehmann (1568-1638), comentó: "Dieweil Conrad viel und offt zu Speyer im königlichen palatio gewohnt hat man ihne Cunradum den Speyerer genannt" (Porque Conrad a menudo Pasó mucho tiempo en el palacio real de Speyer (se llamaba Conrad the Speyerer). [11]

Después de haber sido coronado emperador, en 1027, Conrad encargó la construcción de la Catedral de Speyer en el sitio de una antigua catedral más pequeña. El trabajo comenzó en 1030, según algunas fuentes en 1027. Se supone que el Speyerbach fue canalizado para traer materiales de construcción del Bosque Palatino (piedra arenisca y madera). La construcción de una catedral con dimensiones desconocidas hasta la fecha subrayó la importancia creciente de Speyer y fue el impulso decisivo para el desarrollo posterior de la ciudad. La construcción, que abarca varias décadas, atrajo a muchos artesanos, comerciantes y artistas. Conrad invitó a maestros constructores experimentados, como Regimbald de Dillingen de St. Gallen, el obispo Benno II de Osnabrück y el obispo Otto de Bamberg. La cripta fue consagrada en 1041, el altar mayor en 1046 y la catedral en 1061. Fue la iglesia más grande de su tiempo y, en su monumentalidad y significado, simbolizó el poder imperial y el cristianismo. Se convirtió en la principal iglesia y mausoleo de la dinastía Salian y en el lugar de enterramiento de ocho emperadores y reyes alemanes. Con la Abadía de Cluny en ruinas, la Catedral de Speyer sigue siendo la iglesia románica más grande hasta el día de hoy.

En la esquina noreste de la catedral se agregó un palacio (Pfalz) para el obispo y la realeza visitante, completado alrededor de 1044/45. Se había convertido en una costumbre en la época carolingia que los obispos ampliaran sus residencias para acoger a reyes o emperadores en gira. El palacio tenía 74 metros de largo, 16 metros de ancho y tenía tres pisos con alturas de 6 metros cada uno. Tenía su propia capilla y estaba vinculada a la esquina noreste de la catedral. Las dimensiones y el elaborado diseño arquitectónico fueron excepcionales para los edificios profanos de la era saliana. [12] Se agregaron un claustro y varios edificios para el capítulo y la administración de la iglesia en el lado sur de la catedral. En conjunto, la catedral y las adiciones presentaban un conjunto representativo de edificios señoriales sin nada comparable en el imperio saliano. [12]

Las extensas obras de construcción atrajeron a mucha gente a Speyer y se hicieron necesarias ampliaciones de la ciudad. Se desarrolló un nuevo trazado de calles que aún hoy existe: tres calles que se abren en abanico desde la catedral hacia el noroeste, al oeste y al suroeste. Con su inusual ancho de hasta 50 m, la calle que va hacia el oeste desde la catedral se convirtió en la “Via Triumphalis” (camino triunfal), eventualmente con una longitud de 650 m (hoy Maximilianstrasse). Aunque la calle se ha estrechado parcialmente, el ancho original todavía es visible en ambos extremos, sobre todo entre la catedral y Alte Münz.

La primera ampliación de la ciudad fue de unas 50 ha y las murallas se completaron alrededor de 1080. Al norte, justo al este de la actual estación de tren, también se había amurallado el suburbio de Altspeyer, incluido el barrio judío.

Bajo el reinado de los salianos se establecieron tres abadías como dotaciones (ver Stift): St. John (más tarde St. Guido) en Weidenberg, una elevación menor entre Speyer y el suburbio de Altspeyer, St. Germain en Germansberg, otra pequeña elevación fuera de las murallas de la ciudad al sur y Todos los Santos dentro de las murallas de la ciudad en la parte sur de la ciudad.

Conrado II murió el 4 de junio de 1039 y fue enterrado en la catedral que aún estaba en construcción. El joven Enrique III mantuvo estrechos vínculos con Speyer y con frecuencia visitaba a “su amada Speyer”. [13] Continuó el trabajo de su padre y donó generosamente a la catedral. En la consagración del altar mayor en 1046, donó el evangelistary (libro del evangelio) conocido como los Evangelios de Speyer (hoy en Madrid), en el que dice "Spira encaja insignis Heinrici munere regis (Speyer es premiada y elevada por la obra benéfica del rey Enrique) ". [14] En 1043 Enrique regresó de su coronación imperial en Roma con los restos del beatificado Guido de Pomposa. Fueron enterrados ceremoniosamente en la nueva abadía de San Juan. , que más tarde se convirtió en el Stift of St. Guido. La catedral también recibió el cráneo del papa Estebanus, uno de sus dos santos patrones. Junto con Goslar y Regensburg, Speyer se convirtió en una de las residencias favoritas de Enrique en el imperio. Después de su muerte fue enterrado el 28 de octubre de 1056 con gran ceremonia en presencia del Papa Víctor II en la catedral aún inacabada junto a su padre.

El trabajo en la catedral fue continuado por su viuda, Agnes de Poitou y más tarde por su hijo, Enrique IV. Se refirió a la construcción, embellecimiento y enriquecimiento de la catedral en los siguientes términos: ”[. ] ecclesiam Spirensem a nostris parentibus Cunrado imperatore augusto, avo videlicet nostro, et Heinrico imperatore augusto, patre videlicet nostro, et a nobis gloriose constructam veneramur et quam pluribus prediis et mancipiis diversisque ornamentis ad honorem dei sancteque de celebi genitric ”. La catedral recibió obsequios más valiosos de sucesores y otros gobernantes. El emperador bizantino Alejo I Comneno (1081-1118) dio a la catedral un valioso antipendio (apéndice que cubre todo el frente del altar) en 1083 y la emperatriz Beatriz (fallecida en 1184) donó un armario relicario de oro, plata y marfil. [15]

Las relaciones políticas entre Speyer y el imperio se intensificaron y Enrique IV confirmó la carta de privilegios (carta de inmunidad) que había sido concedida a Speyer por su padre. Los obispos de Speyer Heinrich I. von Scharfenberg (1067-1072), Rüdiger Huzmann (1073-1090), Johannes I., Graf im Kraichgau (1090-1104) y Bruno de Saarbrücken (1107-1123) fueron firmes partidarios de Enrique IV y Enrique V en la controversia de la investidura. Fue el obispo Huzmann quien entregó al Papa Gregorio VII la carta de deposición de Enrique IV en 1076. Huzman también acompañó a Enrique IV en diciembre de ese mismo año en su viaje de Speyer a Canossa y al obispo Bruno en su calidad de canciller imperial que negoció el Concordato de Gusanos con el Papa Calixto II en 1122. Huzman permaneció excomulgado de por vida debido a su partidismo por el emperador.

En 1080, Enrique VI encargó cambios considerables a la catedral (Speyer II), lo que trajo otro brote de crecimiento para la ciudad. Hasta 1102 se demolieron las secciones orientales del edificio dejando intactas solo las plantas inferiores y la cripta de Speyer I. La nave se elevó cinco metros y el techo plano de madera se reemplazó por una bóveda de crucería de tramos cuadrados a una altura de 33 metros que representa uno de los logros más destacados de la arquitectura románica. [dieciséis]

El resultado fue “un interior de poder monumental, aunque austero y prismático en comparación con los edificios franceses contemporáneos, pero que transmite una impresión de estilo romano seriedad, una impresión singularmente apropiada para un gobernante con las pretensiones políticas de Enrique IV ". [17] Con una longitud de 444 pies romanos (134 metros) y una anchura de 111 pies romanos (43 metros), fue uno de los edificios más grandes de su época. [18] El edificio se convirtió en un problema político: la ampliación de la catedral en el pequeño pueblo de Speyer, que anteriormente solo contaba con unos 500 habitantes, fue una provocación contundente para el papado. El emperador no sólo reclamó poder secular sino también eclesiástico y con la magnificencia y el esplendor de esta catedral subrayó esta audaz exigencia. El propósito del edificio, que ya era un motivo fuerte para Conrado, era el "reclamo del emperador de una arquitectura romana imperial representativa" a la luz de la continua lucha con el Papa Gregorio VII. Por lo tanto, la Catedral de Speyer también se ve como un símbolo de la Controversia de la investidura. La catedral ampliada se completó en 1106, el año en que Enrique IV murió en Lieja. Debido a su excomunión, primero fue puesto a descansar en la capilla Afra no consagrada de la catedral. Solo en 1111, cuando se revocó la excomunión de Enrique IV, su hijo, Enrique V, trasladó el cuerpo a la catedral junto con sus predecesores. [19]

A principios del siglo siguiente, se hizo necesaria otra ampliación de la ciudad. Entre 1200 y 1230, el mercado de productos básicos en Speyerbach (hoy Fishmarket Square) se incluyó dentro de las murallas de la ciudad. [20] La fundación de nuevas iglesias parroquiales como San Bartolomé, San Jacob y San Pedro es una indicación de una población en crecimiento. A finales del siglo XI, Spira se convirtió en el único nombre utilizado para la ciudad. Hasta entonces, en los documentos se utilizaba “civitas Spira vel Nemeta” o simplemente “Nemetum”.

Conrado II y sus predecesores dotaron al cabildo de la catedral de propiedades y derechos reeve con los que tuvo una base económica sólida y exitosa. Estos activos incluían el área de Bruchsal con el bosque de Lusshard y posesiones esparcidas a lo largo de la parte superior del río Neckar, en el norte de la Selva Negra, en el actual Palatino y en el distrito de Kraichgau, así como más lejos en las montañas de Hunsrück, las colinas de Nahe y el Montañas de Hesse. Poco a poco, Enrique IV añadió posesiones en los distritos de Wetterau y Nahegau, en el valle del río Rems, en Sajonia y en los condados de Lutramsforst (sur del Bosque Palatino) y Forchheim. Prácticamente todo el distrito de Speyergau fue transferido gradualmente a manos de la iglesia.

En 1084, en un documento sobre el asentamiento de judíos en Speyer, los habitantes de Speyer son considerados por primera vez como "cives" (ciudadanos de una ciudad). En los años siguientes, Speyer desarrolló una ley municipal autónoma. En otro documento de Enrique IV que data de 1101, esta ley se conoce como "ius civile" o "ius civium". El puerto del Rin de Speyer en la desembocadura del Speyerbach se menciona por primera vez en 1084. A lo largo del Alto Rin, el mercado de productos básicos de Speyer ocupaba el tercer lugar en tamaño y Speyer era el mayor centro comercial de vino. Otras mercancías eran telas, especias, cereales, frutas, muelas, alfarería y armas. [21]

El sucesor del obispo Huzmann en 1090 fue un sobrino y confidente de Enrique IV, Juan Conde en Kraichgau. Durante su mandato, su obispado recibió propiedades adicionales en el área de Rastatt. Enrique murió en 1106 en Lieja y fue puesto a descansar por primera vez en la capilla no consagrada de Santa Afra contigua a la catedral. Su hijo, Enrique V, lo trasladó ceremoniosamente al presbiterio real de la catedral el 14 de agosto de 1111.

En 1084, la primera comunidad judía registrada surgió en Speyer por instigación del obispo Rüdiger Huzmann. Es muy posible que los judíos ya se establecieran en Speyer en tiempos precristianos. El obispo invitó a los judíos a trasladarse a Speyer y los instaló en el antiguo suburbio de Altspeyer que había rodeado por un muro para su protección. Junto con esta invitación, el obispo otorgó a los judíos derechos y privilegios que iban mucho más allá de la práctica contemporánea. Estos derechos fueron confirmados por Enrique IV en 1090 y se convirtieron en un ejemplo de los privilegios de los judíos en muchas ciudades del imperio. Pronto también se desarrolló un barrio judío junto al distrito de los obispos cerca de la catedral. Su centro, la Corte de los Judíos (Judenhof), contenía una sinagoga de hombres y una de mujeres y el Mikve. Las ruinas de la sinagoga de Speyer son los restos visibles más antiguos de un edificio de este tipo en Europa central. los Mikve, mencionado por primera vez en 1126, se ha mantenido casi sin cambios hasta el día de hoy y todavía se abastece de agua subterránea dulce.

Durante dos siglos, la comunidad judía de Speyer fue una de las más importantes del Imperio y, a pesar de los pogromos, la persecución y la expulsión, tuvo una influencia considerable en la cultura asquenazí y la vida espiritual y cultural de la ciudad. Sin embargo, el antisemitismo y la persecución no fueron menos virulentos en Speyer que en otros lugares y, con una notable excepción, la comunidad judía compartió el destino de la mayoría de los demás.

Los apellidos yiddish de Spira, Shapira, Spier y Shapiro probablemente derivan de Shpira (שפירא), el nombre hebreo de Speyer.

El 14 de agosto de 1111, día del funeral de su padre en la catedral de Speyer, Enrique V concedió a la ciudad privilegios extraordinarios. Speyer se convirtió en la primera ciudad del Sacro Imperio Romano Germánico en la que a sus ciudadanos se les concedieron las libertades personales establecidas en el Carta de la Gran Libertad. Para Speyer, esto marcó un gran paso en el desarrollo de convertirse en una ciudad imperial libre. En su prólogo solemne, la carta decía: “Como, con la gracia de Dios y el apoyo de la ciudad en memoria de nuestros antepasados ​​y debido a la lealtad inquebrantable de sus ciudadanos hacia nosotros, hemos resuelto elevarnos antes que otras ciudades, decidimos para consolidar sus derechos a través del poder del emperador en el consejo de los príncipes ". La imagen del emperador y la carta estaban inscritas en letras doradas sobre el portal de la catedral. La inscripción se perdió más tarde cuando la catedral sufrió daños. [22]

Entre otras cosas, la carta liberó a los ciudadanos de Speyer del opresivo impuesto a la herencia, de los aranceles, tasas y peajes de la ciudad y les concedió el derecho a ser escuchados cuando las monedas debían devaluarse. La carta se convirtió en una condición previa para una ciudadanía libre con un estatus legal unificado, e. gramo. protección de la propiedad. Fue un ejemplo de derechos similares otorgados posteriormente a otras ciudades del imperio y también destacó el interés del emperador en fortalecer a la ciudadanía como contrapeso al poder de los obispos.

En 1116, el obispo de Speyer Bruno de Saarbrücken (1107-1123) se puso del lado de los príncipes que se opusieron a Enrique V en la Controversia de la investidura bajo el liderazgo del arzobispo Adalberto I de Mainz. La ciudad de Speyer, que se mantuvo leal a Enrique V, expulsó al obispo de la ciudad. Esta fue la primera acción política registrada de la ciudadanía de Speyer.Como canciller imperial de Enrique V, el obispo negoció el Concordato de Worms con el papa Calixto II en 1122, poniendo fin a la Controversia de la investidura.

Enrique, habiendo llegado a un acuerdo con el Papa, murió en 1125 sin hijos en Utrecht y fue el último emperador saliano en ser enterrado en la catedral de Speyer. Al igual que con Enrique IV, Speyer había sido una de sus residencias favoritas.

En la lucha que siguió por la corona real, el candidato de Welf patrocinado por el arzobispo de Mainz, Lothar III sucedió en el trono el 13 de septiembre de 1125. Speyer apoyó nuevamente al rey rival Staufer, más tarde Conrado III, y nuevamente, persiguió a un obispo, esta vez Siegfried II de Wolfsölden (1127-1146), fuera de la ciudad por su apoyo a los Welf. Los Staufers se refugiaron en Speyer. En la Crónica Imperial dice que expresaron su gratitud al convertirla en su ciudad principal. En 1128, el rey Lothar y el arzobispo Adalberto pusieron a Speyer, que para entonces debía estar totalmente rodeada de murallas, bajo asedio y tuvo que rendirse antes de morir de hambre.

Lothar III permaneció en Speyer dos veces durante períodos más largos de tiempo en 1135 y 1136. Después de su muerte en 1138 el Staufer Conrad III. ascendió al trono. Continuó la práctica de los salianos de mantener una residencia común con los obispos en Speyer y la escuela de la catedral como cancillería imperial. El emperador también siguió contando con el apoyo de los obispos de Speyer que ocupaban los cargos más importantes del imperio. La escuela de la catedral se convirtió en la "Escuela Diplomática" del imperio y muchos clérigos de la investidura catedralicia también estuvieron al servicio de la cancillería imperial.

Los sermones navideños de Bernardo de Claraval en la catedral de Speyer indujeron a Conrado III, que estaba en la ciudad para la dieta imperial de 1146, a participar en la Segunda Cruzada. Dos placas de bronce en la catedral conmemoran este evento.

En 1182, el sobrino de Conrad, Frederick I, confirmó y amplió los privilegios concedidos a Speyer en 1111. El guión es el documento más antiguo de los archivos de la ciudad de Speyer. A diferencia de la gente de Speyer, los habitantes del príncipe-obispado fuera de las murallas de la ciudad siguieron siendo siervos del obispo bajo la antigua ley de sucesiones hasta bien entrada la historia moderna. Frederick había planeado ser enterrado en la catedral después de su muerte, pero nunca regresó de la Tercera Cruzada. Por lo tanto, su segunda esposa, Beatriz de Borgoña, y su pequeña hija Agnes, fueron puestas a descansar en la catedral en 1184.

La corona pasó al hijo de Federico, Enrique VI, cuyo reinado estuvo marcado por la disputa con la iglesia, los príncipes opuestos y la secesión de Sicilia. En diciembre de 1192, Ricardo I de Inglaterra fue llevado cautivo cerca de Viena a su regreso de la Tercera Cruzada y entregado a Enrique IV en Speyer el 28 de marzo de 1193, quien lo encarceló en el castillo de Trifels durante casi un año hasta que Inglaterra pagó un rescate real de 150.000 marcos (65.000 libras de plata). Es de suponer que fue en este tiempo cuando Enrique IV concedió a la ciudad la libertad de elegir un consejo de doce ciudadanos de entre ellos. El documento original se pierde, pero el privilegio fue confirmado en enero de 1198 por Felipe de Suabia en un contrato con la ciudad. Así, con la aparente aprobación del obispo, Felipe legitimó la carta del ayuntamiento, que también se abrió paso en Lübeck, Utrecht y Estrasburgo hacia el cambio de siglo. [23] Fue otro paso importante para convertirse en una ciudad independiente y una vez más subrayó el interés del emperador en fortalecer una sociedad urbana. Es especialmente notable que los doce consejeros no fueron nombrados por el obispo ni se les exigió que le prestaran juramento. [7] A menos que existiera algún tipo de consejo antes, esta fecha marca el nacimiento del consejo de la ciudad de Speyer. Enrique VI murió en 1197 en Messina y fue enterrado en la Catedral de Palermo.

El hijo de tres años de Henry era demasiado pequeño para tomar la corona, y se produjo una lucha entre Staufers y Welfs por el trono. En el tratado de 1198 mencionado anteriormente, Speyer nuevamente se puso del lado de los Staufers y acordó ayudarse mutuamente con el hermano menor de Enrique, Felipe de Suabia. Sus seguidores lo coronaron ese mismo año, mientras Otto IV de Brunswick fue coronado como el candidato de los Welfs. En la primavera de 1199, los príncipes que apoyaban a los Staufers se reunieron en Speyer para afirmar el derecho de Philipp a la corona. En una nota de protesta al Papa denunciaron su derecho a participar en la elección del rey alemán, sin mencionar a declararla legítima. Exigieron que el Papa ya no infringiera los derechos imperiales en Italia. Los príncipes amenazaron con ir a Roma para imponer la coronación de Felipe como emperador. Poco impresionado, el Papa Inocencio III confirmó la coronación de Otto en 1201 después de que Otto le prometiera territorios en Italia (Juramento de Neuss). Ese mismo año, Otto sitió Speyer sin éxito, donde residió su oponente Philip. En 1205, Felipe llevó a cabo una dieta en Speyer y, después de vencer a Otto en la batalla de 1206, la marea en la lucha por el poder se volvió a su favor. Sin embargo, en 1208, en presencia del obispo de Speyer Conrado III de Scharfenberg, Felipe fue asesinado en Bamberg por el conde palatino de Baviera. Otto IV, que después de todo se convirtió en rey, trató de hacer las paces con Speyer confirmando los privilegios de 1111, pero fue en vano. En el Tratado de Speyer del 22 de marzo de 1209 renovó su promesa al Papa (Juramento de Neuss) sobre los territorios en Italia que nunca ocupó.

A partir de 1207, importantes funciones de la ciudad fueron asumidas por los ciudadanos y desde ese momento el ayuntamiento utilizó su propio sello. Con estos privilegios, Speyer continuó liderando el camino en el imperio. El papel del ayuntamiento se consolidó durante el siglo XIII y se desarrolló un tribunal de la ciudad.

En 1213, en una dieta en Speyer, sucesor de Otto IV e hijo de Enrique IV, Federico II hizo que su tío, Felipe de Suabia, fuera enterrado ceremoniosamente en la catedral. Bajo su reinado, la escuela de la catedral se convirtió en la escuela diplomática del imperio. El obispo de Speyer Conrado III de Scharfenberg, canciller imperial de 1200 a 1224, acompañó a Federico en 1220 a la ceremonia de coronación en Roma. Ese mismo año, se documenta en Speyer un hospital dirigido por la Orden Teutónica. En 1221, el franciscano Cesarius de Speyer inició su misión en Alemania. [24]

El siglo XIII en Speyer se caracterizó por la lucha por el poder en la ciudad. Al principio había cada vez más indicios de que el ayuntamiento actuaba cada vez más de forma independiente y de que su constitución adquiría rasgos institucionales. En 1120, el ayuntamiento se denominó universitas consiliariorum y en 1224 como consiliarii Spirensis cum universo eorum collegio. En 1226 y 1227, por primera vez, firmó contratos en su propio nombre, e. gramo. con Estrasburgo. Finalmente, la jurisdicción legal (conocimiento) pasó de la iglesia a la ciudad. Durante la disputa del trono de Federico II, las ciudades se animaron a una mayor independencia. A mediados de los años veinte del siglo XIII, Speyer se unió a una federación de ciudades con Mainz, Worms, Bingen, Frankfurt, Gelnhausen y Friedberg. Sin embargo, principalmente por instigación de la iglesia, esta federación fue prohibida por la dieta del nuevo regente imperial, Luis I, duque de Baviera en noviembre de 1226. [25] En 1230, con el consentimiento del obispo, el concilio decretó el primera ley municipal de Speyer. Se refería a violaciones contra la paz y el orden en la ciudad. En ese contexto, por primera vez, se mencionan dos alcaldes de Speyer. En 1237, el ayuntamiento aparece como institución que actúa de forma independiente, refiriéndose a sí mismo como Consules et universi cives Spirenses.

En el siglo XIII, varios monasterios se establecieron en Speyer. En 1207 la Orden del Santo Sepulcro se hace cargo del monasterio de las monjas agustinas que estaba ubicado en el suburbio de Altspeyer. Los cistercienses establecieron un monasterio en el sitio del actual Wittelsbacher Hof en Ludwigstrasse en 1212. Era una rama de la famosa Abadía de Eusserthal en el Bosque Palatino. Los cistercienses del monasterio de Maulbronn se hicieron cargo del "Maulbronner Hof" en Johannesstrasse. En 1228, las monjas Magdalena de St. Leon se establecieron en Speyer y luego solicitaron ser aceptadas en la Orden Dominicana. Su monasterio de Santa Magdalena es el más antiguo que aún existe en Speyer en la actualidad. [26] En 1230 había un monasterio franciscano en la actual Ludwigstrasse y ese año los Caballeros Teutónicos se hicieron cargo de un hospital en el lugar del consistorio actual. En 1262 los dominicanos llegaron a Speyer, su iglesia era la actual Ludwigskirche en Korngasse. Los agustinos construyeron un monasterio en la actual Willi-Brandt-Platz a mediados de siglo, los carmelitas tenían un monasterio en la actual Postplatz y en 1299 las Clarisas abrieron uno en St. Klara-Kloster-Weg. Muchos monasterios mantenían puestos comerciales en otras ciudades, solo en Speyer había 19 puestos de este tipo, 12 de los cuales pertenecían a varias abadías cistercienses. [27]

El capítulo de la catedral de Speyer (Domkapitel, capitulum) era un cuerpo corporativo eclesiástico de aproximadamente 30 canónigos, o clérigos ordenados para deberes religiosos en la iglesia. El capítulo ayudó principalmente al obispo a gobernar la diócesis, pero formó un cuerpo distinto de él, con la autoridad para hacer sus propios estatutos y reglamentos. El capítulo eligió al obispo y gobernó la diócesis durante las vacantes episcopales. El capítulo finalmente se convirtió en una composición totalmente aristocrática y en 1484 el Papa decretó que solo se admitirían miembros de la nobleza o la aristocracia. La nobleza de la ciudad se esforzó por tener un miembro de la familia en el capítulo.

El capítulo poseía propiedades y nombraba funcionarios para administrar sus posesiones que no estaban bajo el control del obispo. Enrique III, que hizo varias donaciones de propiedades al capítulo en 1041 y 1046, incluso especificó con la primera de ellas que el obispo sería excluido de su administración. Cada canon capitular (Domkapitular o Domherr, canonicus capitularis) tenía derecho a un prebend (Pfründe) o ingresos y debía residir cerca de la iglesia catedral, a menos que se le concediera un permiso. Cada canónigo tenía que realizar sus funciones personalmente, incluido el servicio del coro. El jefe del capítulo fue originalmente el rector de la catedral (Dompropst, praepositus), el más alto dignatario después del obispo. Desde finales del siglo XII, el liderazgo pasó al decano de la catedral (Domdekan, decanus). El capítulo fue un factor importante en la economía de la ciudad porque operaba varios departamentos administrativos (bodega, granero, granero, portal, fábrica, adornos y panadería), atendidos por vicarios de la catedral (Domvikare, vicarii) que llevaban a cabo sus funciones bajo la supervisión. de un canon capitular. Había aproximadamente setenta vicarios asociados con la catedral de Speyer.

Biblioteca del cabildo catedralicio

Tres bibliotecas estaban asociadas a la catedral: la biblioteca de la catedral, que comprende libros litúrgicos y libros que forman parte del tesoro de la catedral, como el codex aureus, la biblioteca del palacio del obispo (c. 1381 en Udenheim) y la biblioteca de la Cabildo de la catedral, el mayor de los tres. En agosto de 1552, Speyer fue ocupada por tropas del margrave de Brandenburg-Kulmbach. Saquearon la catedral y sus edificios asociados. El margrave tenía en mente entregar los libros a su padrastro y hacer que los llevaran a la cercana casa de la Deutsche Orden. Pero los libros se guardaron para la biblioteca debido a la apresurada partida de las tropas el 24 de agosto. Todas las copias conocidas y existentes del Notitia Dignitatum, un documento único de las cancillerías imperiales romanas y uno de los pocos documentos supervivientes del gobierno romano, se derivan, directa o indirectamente, de la Codex Spirensis que se sabe que existió en la biblioteca del cabildo catedralicio. El códice contenía una colección de documentos (de los cuales la Notitia era el último y mayor documento, ocupando 164 páginas) que reunía varios documentos anteriores, uno de los cuales era del siglo IX. Está documentado por última vez en los documentos disponibles en 1550-1551. [28]

La segunda mitad del siglo XIII se caracterizó por las feroces disputas entre la ciudad y el obispo y, sobre todo, entre la ciudad y las dotaciones eclesiásticas. Las disputas aún se intensificaron por la Controversia de la investidura. Las cuatro dotaciones colegiadas de Speyer (Cathedral Chapter, St. Germain, Weiden Stift y Trinity Stift) eran una fuerza unificada importante en la ciudad que representaba a todos los sacerdotes como ecclesiae spirenses y compitiendo con el obispo y la ciudad por el poder. Ni siquiera rehuyeron adulterar su propia historia para lograr sus objetivos, que no siempre eran los mismos que los del obispo.

Especialmente el capítulo de la catedral se convirtió en el adversario real de la ciudadanía de Speyer. Hubo frecuentes amenazas entre sí, sanciones económicas, medidas punitivas y contrarias relativas a impuestos e ingresos. La iglesia no quería renunciar a los ingresos ni pagar cuotas a la ciudad. A su vez, la ciudadanía rechazó los pagos a la iglesia. El obispo Beringer de Entringen, por ejemplo, amenazó con excomulgar a aquellos ciudadanos que no cumplieran con sus pagos de intereses a los cánones de Speyer. La lucha por el poder entre el papa y el emperador se sumó al calor de este conflicto. La ciudadanía siempre se puso del lado del emperador mientras que el clero se puso del lado del Papa. El emperador y el papa recompensaron a sus seguidores con privilegios. Por lo tanto, en 1239, Federico II devolvió el Speyerbach a la ciudad y el permiso para la feria de otoño en 1245 debe verse desde ese punto de vista. En 1239 y 1244, los papas Gregorio IX e Inocencio confirmaron propiedades en Heiligenstein y Deidesheim y amplios derechos para el capítulo de la catedral. El 30 de julio de 1246, el Papa Inocencio incluso tomó personas y propiedades de la catedral bajo su protección especial. Ante esto, Federico II ordenó la expulsión del clero de Speyer. No se sabe si esta orden se ejecutó. [29]

Siguió un tiempo de incertidumbre e inseguridad después de que el Papa Inocencio depusiera a Federico II en 1245 y especialmente después de la muerte de Federico II y de su sucesor, Conrado IV en 1254 (Interregno), que duró hasta que Rudolf I de Alemania fue elegido en 1273. En julio de 1254 , Speyer y otras 58 ciudades crearon la Liga Renana de Ciudades y Príncipes, que proclamó Landfrieden general durante 10 años. Las ciudades también firmaron un acuerdo sobre impuestos. Esta liga puso a las ciudades en condiciones de exigir la confirmación de privilegios del rey o del papa por conducta a su favor. Este fue el caso de Guillermo II de Holanda en 1254 y 1255 y Ricardo de Cornualles en 1258. Sin embargo, la alianza se disolvió de nuevo en 1257. En 1258, Speyer acordó con Worms reconocer la elección ambivalente de Alfonso X de Castilla en lugar de Ricardo de Cornualles. Si Alfonso no aceptaba la elección, Speyer y Worms votarían por otro rey. [30]

A mediados del siglo XIII se documenta por primera vez que existía una “propiedad pública” en forma de bienes raíces de propiedad de la ciudad. El concejal de la ciudad y miembro del gremio de minters, Ulrich Klüpfel, otorgó a la ciudad propiedades y derechos en Böhl e Iggelheim (hoy: Böhl-Iggelheim, que se convirtió en la base de la primera fundación cívica en Speyer, la “Spital” (enfermería).

A los ojos de las dotaciones colegiadas, fue la indulgencia de los obispos hacia la ciudad lo que provocó la erosión del poder de la iglesia en la ciudad. Esta indulgencia se opuso con vehemencia, especialmente por el cabildo de la catedral, que se sintió perjudicado por los octroi recaudados por la ciudad. El obispo Enrique de Leiningen había cedido a la ciudad el derecho de recolectar octroi en vino durante 5 años. A cambio, el ayuntamiento se abstuvo de la libre elección del ayuntamiento que le había sido concedida tiempo atrás. Sin embargo, para las dotaciones colegiadas esta concesión del obispo fue demasiado lejos y en 1264 formaron una alianza contra este acuerdo. La ocasión fue que los ciudadanos de Speyer supuestamente destruyeron edificios y plantaciones del clero de la investidura y que la iglesia se sintió expuesta al acoso. Como contramedida, decidieron que ni los miembros del consejo, otros ciudadanos o sus familiares hasta la cuarta generación podrían convertirse en canónigos o frailes de la iglesia de Speyer o recibir beneficios. Los octroi todavía no serían pagados. En 1264/65 algunos miembros del consejo y ciudadanos se rebelaron, en parte también contra el cumplimiento del consejo con el obispo. No solo el clero de la investidura, sino también el palacio de justicia episcopal, los ciudadanos y los judíos fueron objeto de violencia. Esta revuelta constituyó la primera resistencia abierta y seria de al menos una parte de la ciudadanía contra el obispo y el clero. Los líderes con sus familias y patrocinadores fueron desterrados de la ciudad en diciembre de 1265 y encontraron refugio con el Conde de Leiningen. Sin embargo, continuó la tensión entre el clero y la ciudadanía.

En 1265, se confirmó la inmediatez imperial de Speyer, lo que implicaba que la ciudad era considerada un "ejemplo brillante" para otras ciudades. [31] El Papa Clemente IV, a su vez, confirmó todos los privilegios otorgados hasta ahora a la iglesia de Speyer, que incluían la exención de las cuotas mundanas.

Poco después de su elección, el rey Rodolfo celebró una dieta en Espira en 1273 en la que confirmó el privilegio de 1182 de Federico II a "sus ciudadanos". Sin éxito, abogó por la restitución de los rebeldes que habían sido desterrados de la ciudad. Bajo el reinado de Rudolf, Speyer sirvió como ejemplo para las fundaciones de la ciudad y las elevaciones de los estados de la ciudad, e. gramo. Neutstadt (1275), Germersheim (1276), Heilbronn (1281) o Godramstein (1285). Con Otto de Bruchsal, rector de St. Guido, el clérigo de Speyer se convirtió en canciller de la corte del rey.

En 1275, el chambelán de la ciudad intentó llevar al clero de la catedral ante un tribunal secular. A su vez, fue desterrado por la iglesia, pero sin consecuencias, ya que seguía siendo miembro del ayuntamiento. Mientras tanto, hubo disputas no solo por los octroi, sino también por el servicio de vino y las cuotas por la exportación de cereales. Como la iglesia continuó rechazando cualquier pago, la ciudad decretó la prohibición de las exportaciones. El Viernes Santo de 1277 fue asesinado el diácono de la catedral Alberto de Mussbach. Los perpetradores nunca fueron capturados y posiblemente incluso cubiertos por la ciudad. El Papa exigió la investigación de las denuncias por parte de la iglesia de Speyer y la ciudad amplió sus medidas contra el clero. A los ciudadanos se les prohibió comprar vino de la iglesia. A los panaderos no se les permitió moler su grano en molinos propiedad de la iglesia. Además, la ciudad inició la construcción de 2 torres junto a la catedral y junto a las casas del clero de la investidura. En 1279, las donaciones se quejaron ante el Papa de que la ciudad exigía el pago de un impuesto a la compra y venta, que prohibía a sus ciudadanos comprar vino en sus edificios y que prohibía la exportación de vino y cereales con el fin de evitar el mercado y impuestos de ventas. El 13 de abril de 1280, el obispo se sintió obligado a ceder. Con su promesa de respetar todos los privilegios de la ciudad, por primera vez reconoció incondicionalmente los privilegios de Speyer. La ciudad procedió inmediatamente a salvaguardar su poder al contratar el servicio militar del caballero Juan de Lichtenstein contra todos los enemigos durante 1 año. Lichtenstein prestó 1/3 del castillo de Lichtenstein y el castillo de Kropsburg (ambos en el Bosque Palatino) a la ciudad.En esta ocasión, las 4 dotaciones unificaron nuevamente sus fuerzas para defender sus derechos y privilegios en Speyer. [32]

Esta guerra económica creció en intensidad. En un arbitraje del rey Rodolfo el 21 de octubre de 1284, se afirma que la prohibición de la exportación de cereales se renovó después de que el clero quisiera venderlo fuera de Speyer a un precio más alto. Además, la ciudad prohibió la importación y venta de vino por parte del clero con la intención de rebajar el precio del vino dentro de la ciudad y obtener ganancias. Los ciudadanos rechazaron el pago de la “pequeña décima” a la iglesia y se continuó con la construcción de las 2 torres de la catedral. Entonces el clero abandonó la ciudad y el obispo, en vano, declaró un interdicto. También destituyó a los titulares de cargos episcopales y disolvió los tribunales judiciales. Las oficinas fueron ocupadas por ciudadanos. Pero un compromiso encontrado en el contexto del arbitraje no podría resolver los viejos conflictos. Por el momento, el servicio de vino y la jurisdicción se dejaron de lado. Por lo tanto, la ciudad decidió en 1287 que los miembros del consejo no podían tener ciertos cargos al mismo tiempo: chambelán, Schultheiß, Vogt, maestro de ceca y recaudador de impuestos. Esto excluyó efectivamente a los titulares de los cargos episcopales más importantes del consejo de la ciudad.

Rudolf I murió el 15 de julio de 1291 en Speyer y fue sepultado en la catedral. La escultura en la losa de su tumba es una representación realista del rey creada poco después de su muerte y se considera un logro artístico sobresaliente de esa época.

En 1293, las ciudades de Speyer, Worms y Mainz formaron una alianza "eterna" para hacer valer sus derechos contra los obispos y el rey. En septiembre de 1294, el concilio de Speyer presentó una protesta solemne sobre las acciones autoritarias del obispo. Se leyó en todas las iglesias de la ciudad. El 31 de octubre de ese mismo año, el obispo Federico de Bolanden y la ciudad firmaron un contrato en el que básicamente se cumplían todas las antiguas demandas de Speyer y que codificaba la terminación del poder episcopal en la ciudad. Los ciudadanos y sus propiedades fueron liberados de las cuotas e impuestos de la iglesia, de los derechos de alojamiento (herbergas), de "Bannwein" (obligación de comprar vino solo de la iglesia), del impuesto de guerra, de la limosna a la iglesia, de la precaria y de otros servicios. El obispo proporcionaría personal a los tribunales de justicia y oficinas por recomendación del consejo de la ciudad. No podía arrestar ni a clérigos ni a laicos sin una prueba de culpabilidad. Aún no se había llegado a un acuerdo para la venta de vino. El contrato también contenía un pasaje, que el destierro de los insurgentes en 1265 fue injusto y que se permitiría a los herederos regresar a la ciudad. Este contrato puso fin a la dominación de la ciudad por parte de los obispos y Speyer se convirtió en una ciudad imperial libre. Sin embargo, el conflicto con las dotaciones sobre los privilegios estaba lejos de resolverse.

En relación con el conflicto de un siglo entre la ciudad y la iglesia, existe uno de los primeros registros de carnaval en Alemania. En su crónica de Speyer de 1612, Christoph Lehmann menciona un informe en archivos antiguos: "Im Jahr 1296 hat man Unwesen der Fastnacht etwas zeitig angefangen / darinn etliche Burger in einer Schlegerey mit der Clerisey Gesind das ärgst davon getragen / hernach die Sach beschwerlich angebracht / und umb der Frevler Bestrafung gebetten. “(En 1296, las travesuras del carnaval comenzaron algo temprano / en él varios ciudadanos sufrieron heridas graves en una pelea con los sirvientes del obispo y el cabildo de la catedral / después de lo cual una queja fue llevado ante el consejo / solicitando el castigo de los malhechores). El clero acusó a varios miembros del consejo de varios actos violentos, e. gramo. entrada enérgica en los tribunales del clero catedralicio y en el área de inmunidad alrededor de la catedral y ataques a los sirvientes de la iglesia. Al parecer, estos asaltos fueron motivo para que el cabildo catedralicio entablara demandas contra el ayuntamiento y los ciudadanos y amenazara con excomuniones. Debido a la decidida reacción de la ciudad, el asunto se esfumó. Sin embargo, es revelador que en esta época de gran religiosidad, la gente no fue lo suficientemente disuadida por tales amenazas de la iglesia como para no participar en tales travesuras de carnaval.

El 2 de febrero de 1298, el obispo Frederick acordó no imponer ninguna excomunión, inhibición o interdicto antes de que el acusado fuera debidamente citado y declarado culpable. Así, el resentimiento de las investiduras se dirigió al obispo y continuaron oponiéndose a la pérdida de sus privilegios. Fue solo en 1300 que el arzobispo de Mainz elaboró ​​una mediación. Mientras tanto, el rey Adolf concedió a Speyer privilegios adicionales. En un documento de 1297 puso a los ciudadanos de Speyer y Worms directamente bajo su protección. A cambio, las 2 ciudades le prometieron al rey su apoyo. A la ciudadanía se le concedió el derecho a ser juzgado únicamente en su propia ciudad. Además, la propiedad del Speyerbach desviado se devolvió a Speyer. En 1298, Speyer se adjudicó el producto de los judíos en la ciudad. El 2 de julio de 1298, un contingente de Speyer participó en la batalla de Göllheim del lado del rey Adolf contra el anti-rey Alberto. El rey Adolf fue asesinado. Speyer pronto se alió con el rey Alberto contra los electores renanos y en 1299 confirmó los privilegios de la ciudad que se convirtió en su lugar de residencia favorito. En 1301, Albert le otorgó oficialmente a Speyer el derecho a cobrar el impuesto sobre las ventas.

A pesar de los esfuerzos de mediación del arzobispo de Mainz, las disputas continuaron. Sigibodo de Lichtenberg, seguidor del rey Alberto, sucedió al obispo Federico como obispo de Speyer. El rey Alberto tuvo que prometer al clero de Speyer (capitulatio caesarea) que rescindiría las concesiones hechas a la ciudad. Además, se reunió un escuadrón de 60 soldados montados para luchar contra la ciudadanía de Speyer. Speyer negó el homenaje al obispo y la entrada a la ciudad y prohibió la venta de vino por parte de los clérigos y el pago de intereses a la iglesia. En los siguientes 7 meses, las operaciones bélicas arrasaron el campo en las cercanías de Speyer y los patios de la iglesia. El 4 de octubre de 1302, las partes beligerantes firmaron un tratado en el que se cumplieron todas las demandas de la ciudadanía. Incluso se mantuvo en vigor la prohibición de vender vino al clero. El poder de los obispos se limitó al área de inmunidad alrededor de la catedral, lo que resultó en dos entidades políticas distintas dentro de las murallas de la ciudad de Speyer. [33]

La controversia en Speyer entre ciudadanía y clero ("generalis discordia") jugó sólo un papel menor en el siglo XIV. En la contienda por el trono entre la Casa de Wittelsbach y la Casa de Habsburgo, Speyer volvió a estar en el centro de las políticas imperiales. En este contexto, se produjo una lucha de poder en el ayuntamiento entre la cooperativa de mineros y los gremios.

Al principio, el desarrollo de un establecimiento urbano fue un subproducto del gobierno de la ciudad por parte del obispo. Los sirvientes aristocráticos y comunes, así como los ciudadanos ricos y experimentados, se convirtieron en una clase dominante administrativa que fue de importancia decisiva en el desarrollo de las ciudades. La cooperativa de mineros tuvo durante mucho tiempo el monopolio de las transacciones monetarias, lo que las hizo muy influyentes con vínculos estrechos establecidos con la monarquía. A partir de 1270, la clase dominante se fusionó con los comerciantes, la nobleza local de la zona y principalmente los mineros cooperaron en un nuevo establecimiento con un poder económico hasta ahora desconocido.

Los inicios de los gremios en Speyer no están documentados. Cuando se mencionaron por primera vez a principios del siglo XIV, ya estaban muy organizados. La fabricación de telas en Speyer fue fundamental. Con ese propósito, el área de Speyer se había convertido en un centro para el aumento de la locura del tintorero. La ciudadanía del gremio constituía la mayor parte de la población de Speyer. Las profesiones organizadas en gremios eran panaderos / molineros, pescadores, jardineros, labradores y carniceros, estos representan aproximadamente un tercio de todas las entradas en documentos históricos. Otro quinto cada uno se refiere a la fabricación y los servicios textiles (comercio, servicio de vino, transporte y mercados). Luego estaba el procesamiento y el comercio de pieles y cuero, el comercio de la construcción, el trabajo de metales y, no menos importante, los empleados de la ciudad y el personal de supervisión. Algunos comercios se ubicaron predominantemente o solo en una determinada área de Speyer. Los curtidores estaban en la parte occidental del suburbio de Hasenpfuhl, los barqueros (Hasenpfühler) alrededor de la zona del puerto a lo largo del Speyerbach, los jardineros en el suburbio de Gilgen, los pescadores en el suburbio de Fisher. Las casas gremiales de los comerciantes, zapateros y herreros se asentaron al sur de la gran calle del mercado, los panaderos, carniceros, sastres, vendedores de vino, tejedores y albañiles en el lado norte.

Como resultado de la creciente presión de los gremios, en 1304 se acordó componer el consejo con 11 miembros de la cooperativa de mineros y 13 de los gremios y que cada grupo proporcionaría un alcalde. Sin embargo, en 1313, a través de hábiles maniobras, la cooperativa de mineros logró tener todos los asientos del consejo en sus manos.

Durante una dieta en 1309, Enrique VII hizo que los restos de Adolf de Nassau y Alberto I, oponentes en la batalla de Göllheim (1298) fueran trasladados a Speyer y sepultados uno al lado del otro en la catedral. Estos fueron los dos últimos reyes en ser enterrados en Speyer. Al año siguiente, el 1 de septiembre de 1310, Enrique VII tuvo a su hijo de 14 años, Juan se casó con Isabel de Bohemia en la catedral.

El 20 de marzo de 1327, 13 gremios de Speyer se unieron a una confederación de ayuda mutua e hicieron cumplir las nuevas reglas del consejo. Habría 16 miembros del gremio y 15 miembros de la cooperativa de mineros, poniendo fin con éxito al reinado único de este último. A partir de ese día, los documentos fueron certificados solo por los 2 alcaldes, no por todo el ayuntamiento. En la noche del 22 al 23 de octubre (Día de Severin) 1330, los miembros de la cooperativa intentaron deshacer las nuevas reglas que ocupaban la ciudad, esperando la aprobación de Luis IV. La revuelta del Día de Severin fue frustrada y los instigadores fueron desterrados de Speyer. En diciembre de 1330, las ciudades de Mainz, Straßburg, Worms, Frankfurt y Oppenheim negociaron un contrato de expiación que establecía que el consejo de Speyer tendría 28 miembros cubiertos uniformemente por miembros de cooperativas y gremios.

Los minters perdieron su último privilegio en 1349 cuando se aceptó una constitución gremial pura para Speyer. A partir de ese momento, los miembros de la cooperativa tuvieron que organizarse en la línea de los gremios, lo que los convirtió en un grupo entre otros 14.

Speyer ocupó el quinto lugar entre las ciudades imperiales en el Banco Renano y tenía un escaño y un voto en el Círculo Renano Superior. En 1346 y 1381, Speyer fue sede de la asociación de ciudades imperiales. [34]

El acuerdo sobre el consejo equilibrado no puso fin a los conflictos políticos en Speyer. La segunda mitad del siglo XIV comenzó con la destrucción y expulsión de la comunidad judía, epidemias y campañas de flagelantes. Las siguientes décadas se caracterizaron por la lucha por el poder entre varias facciones de influyentes familias Speyer. La ciudad estaba bajo una pesada carga financiera debido a varios pagos que tenía que hacer por sus alianzas. El obispo y los ministros sin poder jugaron con el descontento de la gente. Los ciudadanos estaban indignados por los juegos de poder de Rodolfo de Offenburg, concejal en 1352 y uno de los alcaldes en 1358. Fue desterrado de la ciudad por perturbar la paz, calumniar y formar grupos de poder maliciosos y se exilió con el margrave Rodolfo IV de Baden. Sus oponentes, la familia Frispecher, llenaron las influyentes vacantes, facilitadas por las reglas de elección del consejo de 1375. Esto, a su vez, condujo a una revuelta abierta contra el consejo de la ciudad encabezada por el ministro Enrique de Landau. Junto con 13 ciudadanos, despidió el consejo y le pidió a Rudolf de Offenburg que regresara a la ciudad. Sin embargo, la revuelta fracasó porque no pudieron obtener la aprobación formal de la ciudadanía. Todo el mundo estaba en armas y una pelea solo se evitó después del arbitraje de los concejales de Mainz y Worms. Enrique de Landau y Rodolfo de Offenburg ambos huyeron, algunos seguidores fueron detenidos y ejecutados. Enrique de Landau encontró refugio con el obispo de Espira, Adolfo de Nassau, que había estado en una enemistad con la ciudad desde 1372. Su intento de sitiar Espira en 1376 fracasó. Los contactos de Henry en Speyer fueron descubiertos y ejecutados. El conde Palatino Ruprecht, el mayor, tuvo que negociar un contrato de expiación entre la ciudad y el obispo.

En 1386, se descubrió una conspiración dentro del ayuntamiento. El trasfondo fue la rivalidad entre las familias de los Frispechers y los Fritzes. Después de que este golpe se frustró, el poder del consejo se estabilizó un poco, pero fue cada vez más absorbido por la oligarquía de los gremios.

La controversia entre la ciudad, el obispo y el clero continuó ardiendo en un segundo plano. Para disgusto del concilio y la ciudadanía, el clero aún disfrutaba de muchos privilegios como servir vino, jurisdicción y la propiedad acumulada de la "mano muerta" (propiedad transferida a la iglesia y por lo tanto no sujeta a impuestos). Debido a esto, la ciudad sufrió una considerable pérdida de ingresos. Por lo tanto, en 1323, prohibió a los ciudadanos comprar vino al clero fuera de los horarios establecidos. En 1345, esta prohibición se amplió. En 1343, los miembros de la tela fueron excluidos de los derechos de los ciudadanos, lo que estaba destinado a impedir la función del tribunal clerical. Luego, al menos parte del clero solicitó los derechos de los ciudadanos.

En la segunda mitad del siglo XIV también se hizo evidente que los obispos de Speyer nunca abandonarían su derecho al señorío de la ciudad. Si bien el obispo logró obtener el apoyo de Carlos IV y particularmente del Conde Palatino, la ciudad ya no podía contar con el respaldo ilimitado del emperador. Speyer perdió la benevolencia de Karl después, como la mayoría de las ciudades imperiales, se había puesto del lado de Luis IV contra la Casa de Luxemburgo. Además, Speyer se había opuesto a un candidato favorecido por Karl, Lamprecht de Brunn, quien se convirtió en obispo de Speyer en 1336. Lamprecht, a su vez, consiguió que Karl confirmara el contrato en detrimento de Speyer arreglado por el rey Rudolf en 1284. Esto permitió al obispo desafiar los contratos de 1294 y 1302 que nuevamente fueron perjudiciales para la iglesia. Karl fue incluso un paso más allá: el 20 de abril de 1366, en la "Carta Magna del obispado" confirmó todos los derechos y propiedades de la iglesia en Speyer, ignorando todas las condiciones existentes, y exigió que Speyer aceptara a los obispos espirituales y autoridad secular. Sin embargo, la ciudad también logró aprovechar los conflictos entre emperador y obispo. Cuando el obispo Adolf de Nassau, que sitió sin éxito Espira en 1376, tuvo una discusión política con Carlos IV en 1378, el emperador confirmó los derechos fiscales de la ciudad y el derecho a cambiar las unidades de vino.

Las disputas entre Speyer y los obispos iban a volverse aún más crueles. El obispo Nicolaus de Wiesbaden, inaugurado en 1381, en alianza con el poderoso Conde Palatino, fue muy inflexible, sin embargo, fue seguido por un obispo aún más inflexible, Raban de Helmstatt en 1399, que casi hizo que Speyer perdiera su independencia. Raban era un confidente cercano y canciller del rey Rupert III. Durante su mandato de 30 años, Raban logró recortar los privilegios de la ciudad poco a poco, un destino que también golpeó a la ciudad de Worms, donde otro seguidor de Rupert, Mateo de Cracovia, se convirtió en obispo y en muchas otras ciudades imperiales. En 1401, Raban recibió una extensa confirmación de privilegios episcopales que simultáneamente derogó todos los derechos en conflicto. Con el apoyo del rey, Raban sometió a Speyer a represalias al bloquear las importaciones de cereales para forzar la retractación de las leyes de la ciudad contra el clero. A su vez, la ciudadanía rechazó el pago del diezmo con lo cual el cabildo catedralicio excomulgó al alcalde Fritze. En los años siguientes, la ciudad y el clero acumularon demandas sobre demandas entre sí.

En 1411, la ciudad obtuvo un conjunto de certificados de protección y confirmación del antipapa Juan XXIII. Otra influencia probada de la iglesia contra Speyer fue que el clero de la ciudad abandonara la ciudad. En 1414, Speyer logró convencer al rey Segismundo de que confirmara los privilegios que Raban nuevamente logró socavar con otra afirmación de los derechos de la iglesia el mismo año. Un intento de arbitrar el conflicto ante el rey en el Concilio de Constanza fracasó por completo. Las luchas se intensificaron cuando el ex alcalde de Speyer, Conrad Roseler, en una batalla de palabras, le dio a Raban una parte de su mente: “El rey es nuestro señor / No tú / No tienes jurisdicción sobre nosotros / No te debemos obediencia /. ”(Der Koenig ist unser Herr / Ihr nicht / habt auch kein Gebott über uns / wir sind euch Gehorsam nit schuldig / So hant wir gegen euch als Obrigkeit nichts / und nur broad unseren Gegentheil gehandelt). [35] En 1418, el clero se mudó nuevamente fuera de la ciudad.

El consejo se dio cuenta de que las negociaciones, los juicios y los arbitrajes no los llevarían a ninguna parte. A partir de 1419, Speyer buscó ayuda militar que encontró en el conde Stephan de Zweibrücken, un oponente del obispo Raban. Ya en 1410 la ciudad había comenzado la construcción de un dique defensivo alrededor del territorio de la ciudad fuera de las murallas. Consistía en una cresta con un seto y un foso con torres de vigilancia de madera o piedra a intervalos. Speyer también estableció un escuadrón de mercenarios como núcleo de la fuerza de defensa de la ciudad. Estas medidas se habían vuelto realmente necesarias debido al aumento de las peleas en las que Speyer se involucraba con mayor frecuencia. Con el apoyo del Conde Stephan, en 1419, los ciudadanos de Speyer demolieron el castillo de Marientraut del obispo, que estaba en construcción en Speyerbach en Hanhofen. Usaron las piedras para fortificar sus propias murallas. Siguió un largo proceso de juicios y arbitrajes en los que Raban cuestionó la independencia de Speyer y exigió una compensación de 450.000 florines. El arbitral Elector Palatino Luis III el 3 de octubre de 1419, fue básicamente todo a favor del obispo y devastador para Speyer. No solo otorgó al clero el derecho a cobrar impuestos en la ciudad, a importar grano y servir vino, a ocupar puestos en tribunales y oficinas, sino que también confirmó el señorío secular del obispo.

Raban logró frustrar una petición de ayuda de Speyer al Papa Martín V y asignó la apelación al arzobispo Conrado III de Mainz. El veredicto de Conrad del 27 de mayo de 1420 se ajustó esencialmente al arbitraje del Conde Palatino e incluso fue parcialmente más allá. Finalmente, en 1421, Raban logró que se anulara la confirmación de privilegios de 1419 por parte del emperador Siegmund.

El último recurso de Speyer fue la resistencia activa de la ciudadanía. El consejo ignoró el veredicto de Conrad, declinó más arbitrajes y continuó en sus esfuerzos por encontrar apoyo político y militar. Firmó tratados de alianza y ayuda, e. gramo. con el conde Emich VII de Leiningen y Bernhard I, margrave de Baden. Entonces, Raban prosiguió la conquista de Speyer, reuniendo un ejército con la ayuda del conde Palatino Luis III, su hermano, el conde Palatino Otto I y los arzobispos de Tréveris y Maguncia. El asedio comenzó en junio de 1422 y la resistencia de Speyer disminuyó después de 2 meses. Sin embargo, el emperador Siegmund intervino e impidió el sometimiento de la ciudad.Pero Speyer se vio obligado a aceptar el veredicto de 1420 de Conrado, a pagar una compensación de 43.000 florines y aumentar el salario de casi 60.000 florines para el ejército. La ciudad introdujo un impuesto extraordinario y reunió la última cuota en noviembre de 1426.

En cartas de queja al emperador Siegmund, Speyer se esforzó por que el veredicto fuera derogado o al menos atenuado. Explicó de cerca las actividades en torno al obispo y las desventajas que suponían para el imperio. Finalmente, Siegmund desechó el veredicto y restauró por completo los derechos de la ciudad, pero el documento nunca se emitió. Raban, junto con el arzobispo de Mainz, nuevamente logró frustrar un juicio positivo para Speyer. La ciudad al menos recibió una confirmación formal de sus privilegios y el derecho consuetudinario, pero el veredicto de Conrad se mantuvo, sin embargo, para todos los nuevos desacuerdos que se avecinaban y no se pudo modificar sin el consentimiento del clero. Para Speyer esto supuso pérdidas económicas considerables, limitaciones en sus derechos anteriores y, por tanto, un retroceso en su desarrollo urbano. La pérdida de sus libertades imperiales se evitó solo por poco. Se mantuvo la distinción legal entre los ciudadanos de la ciudad y sus habitantes eclesiásticos. La lucha del obispo Raban por el dominio de la ciudad fracasó y Speyer se recuperó lentamente de esta crisis. [36]

En 1434, Speyer firmó un tratado de protección de 10 años con el elector palatino Luis III. A partir de 1439, la región se vio amenazada por los armañacs merodeadores de Francia. Las ciudades de Speyer, Strassburg, Worms y Mainz se alinearon para poner una fuerza de 100 jinetes armados (30 de Mainz y Strassburg, 20 de Speyer y Worms). Posiblemente debido a este peligro, la iglesia y la ciudad se acercaron más. El obispo también contribuyó a la defensa de la ciudad y contrató a un armero que también podía fabricar pólvora y entrenar soldados. El 25 de abril de 1440 se firmó incluso un tratado de amistad. En 1441, el consejo de ciudades imperiales se reunió en Speyer para deliberar sobre la amenaza, en 1443 se reforzaron las murallas y el dique defensivo del perímetro y se firmó otro tratado de protección con el nuevo Elector Palatino Luis IV. Los asuntos con el emperador mejoraron y Federico III llegó a la ciudad en julio de 1442. En 1444 pidió a Speyer que enviara diputados a la dieta imperial en Nuremberg, donde se debía deliberar sobre el peligro de los Armagnacs. El 1 de noviembre de ese mismo año tuvo lugar en Speyer otra dieta con el mismo tema, pero los Armagnacs se retiraron a Lorena.

En estos años, Speyer se vio envuelta una y otra vez en conflictos militares o disputas, ya sea por su propia participación directa o porque tenía que apoyar a sus aliados. Se vio envuelto en un conflicto mayor en 1455 cuando estalló una guerra entre el Electorado del Palatinado y el Palatinado-Zweibrücken. Speyer contribuyó con 50 tiradores al lado del Palatinado.

De 1459 a 1462, Speyer nuevamente tuvo que ponerse del lado del Palatinado en la "Guerra del Palatinado" y la "Lucha colegiada de Mainz" contra el Electorado de Mainz. Los aliados del Palatinado también fueron el obispo de Speyer, el Landgrave de Hesse y las ciudades de Weissenburg, Strassburg, Heilbronn y Wimpfen. Speyer contribuyó con 200 tiradores que fueron enviados con poca antelación a Mannheim. Poco después, suministró al ejército del Palatinado 30 hombres armados, 60 tiradores y 10 jinetes armados. Muchos pueblos y ciudades de la región quedaron devastados. Speyer participó del 4 al 7 de julio de 1460 en la batalla de Pfeddersheim con 60 tiradores y un carro del ejército. El 24 de agosto participó con 50 tiradores en la escalada del castillo de Leiningen en Hassloch un año después el castillo fue totalmente arrasado. Los aliados de Mainz, Veldenz y Leiningen, fueron derrotados decisivamente en la batalla de Meisenheim en junio de 1461. Pero las cosas aún no se habían resuelto. Había dos partidos en una lucha por el asiento del arzobispo en Mainz. Speyer se encontraba en la incómoda posición de que su obispo se pusiera del lado del papa y el emperador contra el Palatinado y Hesse, los dos últimos proscritos y excomulgados. La ciudad fue ferozmente cortejada por ambas partes pero logró mantenerse al margen del conflicto a pesar de que los ciudadanos apoyaron al conde Palatino Federico I y hubo violentos enfrentamientos con el obispo. Después de la batalla de Seckenheim, victoriosa para Federico, la ciudad se reconcilió con el conde y el obispo. Pero para Speyer fue muy inquietante que el nuevo arzobispo de Mainz tomara posesión de la ciudad de Mainz el 28 de octubre de 1462 y la ciudad perdiera su independencia como ciudad imperial libre.

El nuevo obispo de Speyer, Mateo de Rammung, asumió el cargo en 1464. También se esforzó por expandir o recuperar la autoridad de la iglesia. En el proceso, Speyer, sin tener la culpa, entró en conflicto con la iglesia. En 1465, a instancias de la corte judicial imperial, fue para restaurar a un ciudadano a su derecho contra el obispo. En el trato, en la creciente disputa, el conde Palatino se puso del lado de Speyer. Incluso consideró capturar la ciudad. Recién el 21 de diciembre intervino el emperador y un contrato puso fin a la disputa. Las relaciones entre la ciudad y el obispo mejoraron y en 1467 incluso se firmó un tratado de amistad. Esto no puso fin a las tensiones con los clérigos y Speyer tuvo que aceptar a regañadientes la finalización del castillo de Marientraut en Hanhofen.

En 1470/71, Speyer nuevamente luchó por permanecer neutral, esta vez en una disputa entre el conde palatino y el emperador. El conde había tomado posesión de la Abadía y de la ciudad de Weissenburg. Tanto el emperador como el conde exigieron el apoyo militar de Speyer.

Después de los reveses políticos de la primera mitad del siglo XV, Speyer se recuperó en la segunda mitad posterior. Las listas de 1514 contenían 8 gremios enteros y 8 medios gremios. Todos los gremios fueron:

  1. cooperativa de minters o minters
  2. veladores incl. químicos, cristaleros, ensacadores, curtidores blancos húmedos
  3. tejedores incl. tintoreros azules y negros
  4. fabricantes de ropa incl. sombrereros
  5. sastres
  6. herreros incl. orfebres, cerrajeros, cirujanos peluqueros, fabricantes de cuchillos, herradores, armeros
  7. carnicería
  8. jardineros
  1. Salzgässer incl. distribuidores, fabricantes de cuerdas, vendedores de aceite
  2. Hasenpfühler, incl. marineros, constructores de barcos, carreteros
  3. peleteros
  4. carpinteros incl. carpinteros, carpinteros, torneros, alfareros, albañiles, canteros
  5. panadería
  6. pescadores
  7. zapateros
  8. curtidores

El número de gremios en Speyer cambió con el tiempo. El orden dado refleja su importancia, que también estaba sujeta a cambios. Los mineros proporcionaron a los patricios de la ciudad debido a su importancia para la economía y la política resultante de su papel predominante como comerciantes mayoristas y prestamistas. Speyer reasumió un papel notablemente fuerte en el mercado monetario del suroeste de Alemania.

El principal pilar de la economía era la producción y el comercio de telas, de las que dependía aproximadamente el 15% de la población. Incluyendo los oficios de apoyo, como hilado, teñido, batido, etc., la proporción fue aún mayor. El comercio de telas de Speyer se extendió hasta el Mar del Norte, el Báltico, Silesia, Transilvania y Suiza. Speyer fue también un importante centro comercial de vinos. El vino del Palatino y el Hesse renano se enviaba a todas partes, generalmente en barco por el Rin. A finales de siglo, dos impresores de renombre abrieron una tienda en Speyer, Peter Drach y Konrad Hist.

En 1486, el dominico Heinrich Kramer publicó su libro Malleus Maleficarum, un tratado sobre el enjuiciamiento de las brujas, en Speyer. Aunque pronto fue condenado por la Iglesia Católica, más tarde fue utilizado por los tribunales reales y contribuyó al enjuiciamiento cada vez más brutal de la brujería.

Speyer jugó un papel destacado en la política de la ciudad del imperio. A partir de mediados del siglo XV, los emperadores solían pedir a las ciudades imperiales que participaran en las dietas. A partir de 1489 participaron regularmente, aunque tardaron mucho en ser considerados iguales a los demás territorios. A finales del siglo XV, se creó en Speyer el registro de la Liga Renana de Ciudades.

Se solicitó a Speyer que participara en la dieta de 1471 en Ratisbona donde se discutió la ayuda militar contra los turcos, que habían capturado Constantinopla. En varias reuniones posteriores de la asociación de ciudades renanas, una de ellas el 1 de agosto de 1473 en Speyer, las ciudades se opusieron al impuesto de guerra impuesto por el emperador, pero él prevaleció en su exigencia de que las ciudades aportaran 1.396 hombres a un ejército imperial de 10,000. Para Speyer, esto se tradujo en 22 hombres, 6 a caballo y 16 a pie. Este tipo de contribuciones son una indicación del rango de una ciudad en ese momento: Worms tuvo que suministrar 15 hombres, Weissenburg 9, Nuremberg 42, Frankfurt 45, Strassburg y Colonia cada 60. Con motivo de la dieta de 1474 en Augsburg, no Fue otra asamblea de las ciudades de Speyer el 30 de noviembre de 1474, para discutir un mayor apoyo contra los turcos. Una vez más, las ciudades se indignaron pero aprobaron la ayuda para una guerra contra el duque Carlos de Borgoña que había atacado el obispado de Colonia. Speyer suministró 200 hombres de los cuales 10 no regresaron después de 6 meses. En Frankfurt en 1486, se decidió que las ciudades apoyaran la causa contra los turcos con 527,900 florines. Speyer pagó 4.000, Weissenburg 800, Worms 2.000, Heilbronn 2.000, Wimpfen 300, Frankfurt 10.000, Estrasburgo y Nuremberg cada uno 12.000. En 1487, en Nuremberg, nuevamente se requirieron pagos: 1.500 de Speyer, 300 de Weissenburg, 600 de Worms, 2.000 de Frankfurt y 3.000 de Estrasburgo. 1489 vio otra demanda de mano de obra para suministrar un ejército de 29.487 hombres contra Francia y Hungría. Speyer envió 85, Worms 58, Weißenburg 17, Strassburg 137 y Frankfurt 167. En 1488, Speyer volvió a suministrar 74 mercenarios para una campaña del emperador contra Flandes con el fin de liberar al aparente heredero Maximiliano del cautiverio.

Maximiliano I accedió al trono en 1493 y visitó Espira solo unos meses más tarde hasta julio de 1494. En su compañía no solo estaban su esposa sino también Alberto III, duque de Sajonia, legado de Nápoles y supuestamente el rey Ricardo III de Inglaterra.

En 1509, se completó una escultura de tamaño natural del Monte de los Olivos de Hans Seyffer en el centro del claustro en el lado sur de la catedral. De 1512 a 1514, la puerta principal occidental (Altpörtel) se elevó a la altura que tiene hoy (sin el techo), lo que la convierte en una de las puertas de la ciudad más altas de Alemania. Las arcadas redondeadas del gótico tardío ya estaban influenciadas por el Renacimiento.

Las continuas obligaciones de Speyer con el imperio eran una pesada carga para sus ciudadanos. El sistema tributario resultó especialmente desfavorable para los activos más pequeños. El aumento de los impuestos conduce al resentimiento también debido a las exenciones fiscales para el clero.

En 1512/13 esto resultó en una revuelta de los ciudadanos apoyados por los gremios contra el ayuntamiento. Revueltas similares estallaron en al menos otras 19 ciudades entre 1509 y 1514. En Speyer se desencadenó un rumor en uno de los gremios de que el consejo conspiró para engañar a la ciudadanía con el fin de obtener más ingresos. Se encontró una antigua carta de 1375 relativa a la disminución de la unidad de vino. La atmósfera acalorada provocó detenciones en junio de 1512 y asambleas a las que pronto se unieron todos los gremios. Una de las principales demandas fue que el ayuntamiento presentara todos los proyectos de ley de la ciudad. Toda la ciudadanía apareció en armas, se ocupó el juzgado de la alcaldía y se liberaron 2 presos. Algunos de los concejales se refugiaron en la catedral. El 28 de junio de 1512, los insurrectos seleccionaron un comité de todos los gremios para entablar conversaciones con el consejo. El consejo se inclinó ante el comité y emitió un certificado de garantía transfiriendo el derecho irrestricto a negociar, volviéndose incapaz de actuar. Algunos concejales fueron desterrados de la ciudad y el alcalde Jakob Meurer se trasladó al obispo de Udenheim. El emperador envió árbitros a Speyer y logró que se presentaran los proyectos de ley de varios años ante testigos de otras ciudades. Las unidades de vino y el impuesto sobre el vino también fueron la manzana de la discordia. El comité quería que el vino vendido por el clero estuviera sujeto a impuestos. También quería tasas impositivas más altas para los ricos. El consejo se negó, temiendo que los ricos abandonaran la ciudad, pero hizo pequeñas concesiones. Una vez más, el emperador envió árbitros.

Las verdaderas razones de la revuelta salieron a la luz cada vez más. La ciudad había sufrido pérdidas de alrededor de 100.000 florines porque el consejo accedió pasivamente al veredicto de 1420 de Conrado. En 30 años, el clero de Speyer había acumulado activos adicionales por valor de 60.000 florines. Entre otras cosas, el comité acusó al consejo de evasión, malversación y mala administración, así como de costosa disputa con Herr von Heydeck. Resumió sus quejas en 39 puntos que decidirá el emperador. Oficinas del consejo, e. ej., debían ser llenados cada uno con 2 personas del consejo y de la comunidad. La unidad de vino más grande anterior se reintroduciría, el impuesto sobre el vino y la harina se reduciría a la mitad durante un año y los ricos pagarían doble impuesto, ya sea por el vino o por la propiedad. El consejo rechazó todas las acusaciones que se refieren al deber de buena fe de la comunidad y al deber de obedecer. Los arbitrajes fueron en vano. Las tensiones en la ciudad se mantuvieron altas pero no hubo más violencia. El 30 de septiembre, la decisión del emperador sobre los 39 puntos de la denuncia fue transmitida a la ciudadanía, las principales demandas fueron rechazadas. Hubo cambios notables en la constitución de la ciudad, pero el intento de cambiar el régimen oligárquico fracasó. Las diferencias en la ciudad permanecieron bajo la superficie y el comité se mantuvo en su lugar. Una revuelta de los tejedores el 21 de diciembre de 1512 no pudo cambiar nada. A petición del ayuntamiento, el 8 de abril de 1513, los gremios expresaron su confianza.

Mientras tanto, el consejo continuó sus esfuerzos para moderar el veredicto de 1420 de Conrado. Las negociaciones continuaron hasta 1513. El 19 de diciembre de 1514, después de varios intentos, se encontró un asentamiento en el que se hicieron algunas concesiones a la ciudad.

En 1525, la región del Rin se vio afectada por una revuelta de campesinos (parte de la Guerra de los Campesinos Alemanes) que afectó al obispado de Speyer el 20 de abril. La revuelta se dirigió principalmente contra las posesiones de la iglesia y los campesinos se volvieron contra el diezmo, los intereses y los pagos de arrendamiento. . El 30 de abril, planeaban actuar contra Speyer con el fin de “destruir los nidos del clero que, durante muchos años, se han alimentado en perjuicio y gran perjuicio de los pobres”. La influencia de las enseñanzas luteranas sobre la revuelta es visible. Los campesinos tenían en mente sitiar la ciudad y obligar a los clérigos a aceptar la Reforma. Esperaban el apoyo de los ciudadanos que no serían molestados. [37]

El descontento de los campesinos también se había extendido a los ciudadanos. En asambleas exigieron la abolición del veredicto de Conrad. Ante su insistencia, el ayuntamiento presentó 8 demandas a las cuatro dotaciones de la ciudad. En caso de no ser aceptados, las donaciones serían atacadas y la catedral destruida. Ante estas amenazas, los clérigos aceptaron las 8 demandas el 25 de abril y el 28 de abril prestaron el juramento de los ciudadanos cediendo todos los derechos especiales anteriores. El clero se sometió a los impuestos y aranceles generales e incluso adoptó una parte de los gastos de defensa de la ciudad. Sin embargo, el ayuntamiento quería evitar que los ciudadanos se solidarizaran con los campesinos. Se reanudaron las negociaciones con los campesinos que dieron como resultado el tratado de Udenheim (donde residía el obispo de Speyer) el 5 de mayo de 1525. La ciudad hizo algunas concesiones, se salvó y los campesinos siguieron adelante.

El 23/24 de junio de 1525, los campesinos sufrieron una aplastante derrota en la Batalla de Pfeddersheim a manos del Conde Palatino Luis V. Esto tuvo efectos inmediatos en Espira, ya que el clero se dispuso directamente a revocar los compromisos obligatorios. El 8 de julio, Speyer tuvo que declarar nulo el contrato con el clero y aceptar nuevamente el veredicto de 1514 de Conrad. La única concesión que tuvo que hacer el clero fue un pago anual de 200 florines por las pérdidas de la ciudad. Con esto, el intento más serio de Speyer de quitarle poder al clero había fracasado. Pero la ciudad continuó en su lucha por cambios a su favor. El 4 de enero de 1515 logró firmar un nuevo convenio con el clero con algunas mejoras para la ciudad.

En la primera mitad del siglo XVI, Speyer volvió a ser el centro de la historia alemana. Por un lado, esto se expresa en el hecho de que de las treinta dietas imperiales celebradas en este siglo, cinco tuvieron lugar en Speyer. Además, Speyer organizó dietas de la delegación imperial, e. gramo. en 1558, 1560, 1583, 1595 y 1599/60, dietas de príncipe elector, e. gramo. en 1588, y las dietas de moderación imperial, e. gramo. en 1595.

Desde que Lutero publicó sus 95 Tesis y la Dieta de Worms de 1521, la Reforma y los levantamientos se habían convertido en los temas dominantes de la política doméstica. Las ideas humanistas que surgieron en los años anteriores a esto no pasaron por alto a Speyer sin dejar rastro. En las décadas cercanas al cambio de siglo, hubo una asociación de clérigos de mentalidad humanista de la que los obispos Rammung y Helmstatt ya habían sido miembros. Helmstatt nombró a Jakob Wimpfeling predicador de la catedral en Speyer. El sucesor de Wimpfeling, Jodocus Gallus, también fue humanista. Ambos eran miembros de la Sociedad Literaria Renana (Sodalitas litteraria Rhenania). Otro miembro de la asociación fue el rector de la catedral George of Gemmingen. Los humanistas de Speyer se centraron en la casa del preboste Thomas Truchsess de Wetzhausen, alumno de Johann Reuchlin. Otro anfitrión fue el vicario de la catedral Maternus Hatten, quien estuvo en contacto con renombrados humanistas del imperio. Erasmo de Rotterdam y Hermann von dem Busche se asociaron con Hatten y lo conocieron en Speyer en 1518. Erasmo vino a Speyer cuatro veces. Busch, a su vez, estuvo en contacto con Martin Luther y Melanchthon. Hatten cultivó buenas relaciones con el obispo auxiliar Anton Engelbrecht, quien tenía opiniones reformistas, razón por la cual el obispo Georg lo despidió y tuvo que huir a Estrasburgo en 1525. Hatten y Engelbrecht fueron fundamentales cuando Martin Butzer anuló sus votos monásticos como dominico en 1521. Butzer también fue huésped de Hatten durante unos meses en 1520 en su vuelo a Estrasburgo desde Heidelberg, donde fue amenazado por un juicio por herejes. Por instigación de Hatten, un sacerdote llegó a Speyer en 1525 y predicó el luteranismo. Por lo tanto, profesando abiertamente las enseñanzas de Lutero, el capítulo de la catedral inició procedimientos legales en 1527 y lo despidió. Hatten también fue a Estrasburgo. No está claro si este sacerdote fue el primero en predicar el luteranismo en Speyer, ya que hubo otros clérigos durante este tiempo conocidos por su disposición luterana: Werner de Goldberg, quien tuvo que renunciar a su puesto en St. Martin (suburbio al norte de Speyer), Michael Diller, prior del monasterio de Agustín y Anton Eberhard, prior del monasterio de las Carmelitas.

Las imprentas de Speyer deben haber estado involucradas en la difusión de los escritos luteranos desde el principio porque en 1522, el Papa Adriano VI pidió al ayuntamiento de la ciudad que prohibiera la impresión y distribución de tales escritos. Al menos en 1522/23 se puede concluir que el concilio de Speyer estaba bien dispuesto a las enseñanzas de Lutero. En las dietas imperiales, la ciudad abogó por un concilio general (sínodo) y el cese de los abusos por parte de la iglesia.En las asociaciones de ciudades de Speyer 1522 y Ulm 1524, se pronunció contra la obstrucción de las prácticas luteranas por parte de la Iglesia. En el Edicto de Worms (1521), en general se consideró poco práctico de ejecutar y el ayuntamiento no se adhirió a él. El ambiente en Speyer debe haber sido lo suficientemente hostil como para que las procesiones ya no se llevaran a cabo de la manera habitual por temor a problemas o incluso al ridículo, como sucedió en 1524. La conclusión parece justificada, que las ideas luteranas cayeron en suelo fértil en la mayoría de las ciudades imperiales como Speyer. sobre todo por su arraigado sentimiento anticlerical centenario. Para 1525, las enseñanzas de Lutero se habían afianzado firmemente. [38] [39]

Dieta de 1526 Editar

Con urgentes cuestiones religiosas y levantamientos como trasfondo, la Dieta Imperial de 1526 se reunió en Speyer. Como siempre para la ciudad anfitriona de una Dieta, el alojamiento y la provisión para varios miles de invitados, el elector de Sajonia que viaja solo con 700 invitados y 400 caballos, fue un desafío para el consejo, los habitantes y los propietarios. Por otro lado, tales eventos proporcionaron a una ciudad ganancias considerables.

En las dietas anteriores, las cuestiones sobre la fe se habían discutido ampliamente. En Speyer, el emperador Carlos V fue sustituido por su hermano, el archiduque Fernando. A petición del emperador, los temas oficiales de la dieta eran la religión y el cumplimiento del Edicto de Worms hasta un concilio, medidas cautelares contra nuevos levantamientos, medidas de defensa contra los turcos y patrocinio del Regimiento Imperial y la Corte de la Cámara Imperial.

La dieta comenzó con una gran inauguración el 25 de junio con procesiones de príncipes y enviados a la catedral y la ceremoniosa Misa Mayor. Ya había un pequeño grupo luterano pero aún no se habían formado barreras rígidas y las relaciones sexuales seguían siendo amables. Nadie tenía un cisma en mente. Los luteranos más distintivos fueron Juan, elector de Sajonia y Felipe I, Landgrave de Hesse. Su séquito incluía a Johannes Agricola, George Spalatin y el maestro Adam de Fulda, quienes predicaron en Speyer durante las reuniones. Las ciudades imperiales representadas también eran en su mayoría luteranas. Los más influyentes fueron Nuremberg y Strassburg, pero también Ulm, Frankfurt y Augsburg.

Después de dos meses de deliberaciones, la dieta no pudo llegar a una decisión clara y las cuestiones apremiantes de la religión quedaron sin resolver. El emperador se opuso a los intentos de reforma de la iglesia nacional. En cambio, hubo un compromiso consecuente: la asamblea pidió al emperador que convocara un consejo general o una asamblea nacional dentro de un año y medio. Hasta entonces, cada estado imperial debía comportarse por sí mismo y por su país "de una manera que cada uno puede esperar y confiar en responder ante Dios y su majestad imperial". [40] Pero con esta dieta, el cisma en materia de religión en Alemania se había hecho evidente. La ambigua resolución de que cada estado básicamente debía comportarse como mejor le pareciera, favoreció la expansión de las doctrinas de Lutero.

La dieta de 1526 decidió sobre asuntos que resultaron ser de gran importancia para Speyer: el Regimiento Imperial y la Corte de la Cámara Imperial (Reichskammergericht), junto al emperador, los representantes de más alto rango del poder estatal, fueron trasladados a Speyer al año siguiente. . El emperador disolvió el regimiento solo unos años más tarde en 1530, pero la corte permanecería en Speyer durante 162 años hasta 1689. Para la ciudad, esto tuvo múltiples implicaciones económicas y políticas. Aparte de los jueces de alto rango, muchas personas involucradas en el tribunal se trasladaron a Speyer: el personal del tribunal, la cancillería del tribunal autónomo con oficiales, funcionarios subordinados y sirvientes, así como autónomos como fiscales y abogados con su personal.

Dieta de 1529 Editar

En marzo de 1529, la Dieta Imperial se reunió nuevamente en Speyer (ver Dieta de Speyer 1529) donde el emperador quería movilizar las propiedades imperiales contra la Reforma. Como en 1526, Fernando actuó en nombre de su hermano, el emperador Carlos V y los temas de la dieta siguieron siendo los mismos. Carlos había derogado la resolución de 1526 por fe, exigiendo una nueva resolución más a su gusto. El séquito de los príncipes luteranos incluía rostros familiares y nuevos como los de los reformadores Philipp Melanchthon y Erhard Schnepf. Ferdinand estuvo acompañado por Johann Faber, quien predicó ardientemente en la catedral contra Lutero, promulgando que los turcos eran mejores que los luteranos. La dieta se inició el 15 de marzo y las reuniones se llevaron a cabo nuevamente en el Ratshof, que se había ampliado. La discusión sobre religión, conciencia y obediencia dividió los estados. Ya el 22 de marzo, un comité de 18 miembros resolvió derogar el receso de Speyer de 1526 y reconfirmar el Edicto de Worms. Solo había tres representantes luteranos en el comité, Juan de Sajonia, Jacob Sturm de Estrasburgo y Christoph Tetzel de Nuremberg para votar en contra. En vano, el 12 de abril, los latifundios luteranos presentaron una denuncia pero la resolución del comité también fue aceptada en la asamblea principal.

Los príncipes y los estados luteranos no estaban dispuestos a someterse a este voto mayoritario y el 19 y 20 de abril redactaron una carta de protesta. No solo objetaron que el receso de 1526 podría anularse por mayoría de votos, sino que también argumentaron que los asuntos de fe religiosa no podían decidirse por mayoría de votos. La dieta se negó a aceptar la apelación que luego fue enviada al emperador.

Con esta protesta de los príncipes y ciudades luteranos contra una resolución de la dieta emanó de Speyer un incidente de proporciones históricas: aunque en primer lugar una legalidad, selló el cisma de la iglesia cristiana y se considera el nacimiento del protestantismo. A partir de este momento, los adherentes al movimiento de la Reforma fueron llamados protestantes.

El mismo día, el electorado de Sajonia, Hesse, Estrasburgo, Nuremberg y Ulm discutieron una alianza defensiva a la que deberían unirse otros lugares reformistas. Sin embargo, la alianza fracasó debido a la desunión entre los protestantes (Lutero-Zwinglio) y por temor a agregar más leña a los problemas religiosos. [41]

Una resolución consecuente de esta dieta en Speyer, con el apoyo de los luteranos, fue el mandato sobre los anabautistas. Había leyes contra el anabautismo en varias regiones, pero ahora se castigaba con la muerte en todo el imperio.

A pesar de la irritación del emperador, Diller y Eberhard pudieron predicar en Speyer sin ser desafiados y apoyados tácitamente por la ciudad. Cada vez más clérigos abandonaron su iglesia y el nuevo credo se predicó en una iglesia tras otra. En 1540, el ayuntamiento empleó oficialmente a Diller y Eberhard como "los predicadores evangélicos de la ciudad de Speyer", profesando definitivamente el luteranismo. Después de que los ciudadanos de Speyer se convirtieran por completo en 1675, solo quedaban 42 católicos en la ciudad. Esta decisión de la ciudad iba a seguir teniendo efecto durante mucho tiempo. En 1698, durante la reconstrucción que siguió a la Guerra de Sucesión, solo se permitió a los protestantes establecerse en la ciudad. Otra decisión tomada en 1540 fue el establecimiento de la Escuela del Consejo Luterano (Ratsschule) como competencia a la escuela de la catedral católica del obispo.


RÍO MAENANDER - 497 AC

Antecedentes históricos
Los carianos, del suroeste de Asia Menor, se unieron a la revuelta jónica para liberarse del dominio persa, posiblemente cuando se enteraron del incendio de la capital satrapal de Sardis por parte de los griegos. Los persas respondieron enviando un ejército al mando de Daurises junto con Amorges y Sisimaces a Caria. Los carianos reunieron su ejército en el río Maeander en su unión con el río Marsyas. Un cario llamado Pixodaurus sugirió que debían cruzar el Maeander para que sus tropas no pudieran retirarse y, por lo tanto, se vieran obligados a pararse y luchar, pero se decidió dejar que los persas cruzaran para que pudieran ser empujados de regreso al río.
Los persas cruzaron debidamente el Meandro y se produjo una amarga lucha. Los carianos finalmente se vieron abrumados por el número superior de persas y se vieron obligados a huir. Los carianos sufrieron 10,000 bajas en comparación con 2,000 persas, y se retiraron a su santuario sagrado de Zeus Stratios, una gran arboleda de plátanos cerca de Labranda.
El escenario está listo. Las líneas de batalla están trazadas y tú estás al mando. ¿Puedes cambiar la historia?


Batalla del río Maeander, 497 a. C. - Historia

Batalla del río Granicus mayo-junio 334 a. C.:

Arrian 1,13-15 Plut. 16 Diod. 17.19.1-3

Fuerzas macedonias: 32000 de infantería, 5100 de caballería, más fuerzas navales y aliadas = 90000 en total. Fuerzas persas 20000 de caballería y aproximadamente el mismo número de infantería. Su tren de asedio también incluía transportistas, ingenieros, topógrafos, planificadores de campamentos, una secretaría, funcionarios de la corte, personal médico, mozos de caballería y arrieros para el equipaje. Unos 182 barcos de guerra y buques de suministro apoyaron su fuerza, 160 buques de guerra aliados. Alejandro llegó a Bitinia con 70 talentos en lingotes y suministros suficientes para la campaña de 30 días. Memnon, un comandante mercenario griego que servía con los persas, recomendó una estrategia de retirada calculada con tierra quemada, pero los comandantes persas, muchos de ellos estrechamente relacionados con el rey Darío III, insistieron en un enfrentamiento y eligieron el río Gránico. Alejandro dejó 12000 de infantería, 1500 caballos con Antipater en Macedonia.

Componentes de la fuerza registrados: 12000 macedonios Pezhetairoi 7000 infantería aliada 5000 infantería mercenaria bajo Parmenio Odrysians Tribalianos, ilirios = 7000 arqueros y agrianianos 1000 = 3200 caballería 1800 hetairoi bajo Filotas 1800 Tesalios, bajo Callas hijo de Harpalus 600 caballería griega bajo Erigio exploradores bajo Cassander, lo que equivale a una suma total de 5100 jinetes. Parmenio recomendó una noche retrasada para cruzar río abajo, pero Alejandro lo rechazó. Ordenó un asalto directo a la formación persa dispuesta en la orilla opuesta del río.

Plut: Alexander inmediatamente se sumergió en la orilla y se sumergió en el agua con 13 escuadrones en el agua que fluía rápidamente y que se agitó a su alrededor y derribó a los hombres. A pesar de esto, siguió adelante y con tremendo esfuerzo llegó a la orilla opuesta que era una pendiente húmeda y traicionera cubierta de barro. Allí se vio obligado inmediatamente a enfrentarse al enemigo en una confusa lucha cuerpo a cuerpo, antes de que las tropas que cruzaban detrás de él pudieran organizarse en cualquier formación. En el momento en que sus hombres pusieron un pie en tierra, el enemigo los atacó con fuertes gritos haciendo coincidir caballo contra caballo, empujando con sus lanzas y luchando con la espada cuando sus lanzas se rompieron. Muchos de ellos cargaron contra el propio Alejandro, porque era fácilmente reconocible por su escudo y por la alta pluma blanca que estaba fija a ambos lados de su casco. Su pectoral fue atravesado por una jabalina. Spithradates (un noble persa) se le acercó y lo golpeó en la cabeza con un hacha de guerra, partiendo la cresta de su casco. Clito el Negro, el hermano de la nodriza de Alejandro, lo atravesó y le salvó la vida. Mientras la caballería de Alejandro participaba en esta acción furiosa y peligrosa, la falange macedonia cruzó el río y la infantería de ambos bandos se unió a la batalla. Los persas ofrecieron poca resistencia, pero rápidamente se rompieron y huyeron, y solo los mercenarios griegos se mantuvieron firmes. Este último luchó a muerte. Los persas perdieron 20000 de infantería y 2500 caballos Alejandro perdió 34 de caballería, 9 de infantería. Los escudos capturados se enviaron a Atenas para decorar el Partenón.

Arrian 1.13-15: la caballería cargó en formación acuñada. [La caballería persa estaba dispuesta en una línea de 16 de profundidad, la falange macedonia estaba dispuesta a 8 de profundidad. La unidad de caballería de Alejandro estaba dispuesta a 10 de profundidad.] Alejandro dirigió a la caballería en un ataque oblicuo a través del agua para que el ejército no quedara flanqueado: oblicuo a la corriente. Esto le permitió evitar un ataque por el flanco cuando emergió del agua y enfrentarse al enemigo con un frente tan sólido como pudo. Los persas se organizaron con tropas montadas al frente e infantería en la retaguardia; era una batalla de caballería con, por así decirlo, tácticas de infantería: caballo contra caballo, hombre contra hombre, encerrados juntos. Los macedonios hicieron todo lo posible para expulsar al enemigo de una vez por todas de la orilla del río y forzarlo a ir a campo abierto, mientras que los persas lucharon para evitar los desembarcos o para arrojar a sus oponentes al agua.

Los mercenarios griegos luchan a muerte debido a la advertencia de Felipe II de que todos los griegos que apoyaran a los persas serían ejecutados. Unos 2000 fueron esclavizados y enviados a Macedonia.

Alejandro en Asia Menor:

Las ciudades griegas le pagaban impuestos como su `` libertador '' los pueblos no griegos pagaban tributo. Liberó a Lydia (impuestos).

Reprimió los conflictos internos en las ciudades y se ganó el respeto de los pueblos originarios. Fue adoptado por Ada, la viuda de Mausolo de Caria. Empleó el sistema de administración persa, pero lo mejoró dividiendo la autoridad civil, militar y financiera en satrapías separadas. En Caria, Ada era un sátrapa civil, un general macedonio era un estratega y una tercera persona era un administrador financiero, todos dependientes de Alejandro.

La amenaza estratégica : El ejército persa podría invadir desde la meseta de Anatolia a la Armada persa desde la costa. La solución de Alejandro, apoderarse de las `` cabezas de los rieles '' del interior (Dascylium, Sardis) y negar a la flota persa cualquier puerto seguro costero.

Asedio de Mileto, trajo su flota de 160 buques de guerra a Lade, 3 días después llegó una flota persa de 400. Alejandro evitó una batalla naval y se concentró en un asedio de la ciudad con su flota bloqueando el puerto. La guarnición persa se rindió. Alejandro ahora tenía graneros persas para alimentar a su ejército, por lo que despidió a su flota (no podía permitirse el lujo de mantenerla en cualquier caso, aunque se quedó con 20 trirremes atenienses por su buen comportamiento). Ahora llegaban homenajes y contribuciones de varios partidos. La flota persa se quedó sin instalaciones portuarias en el Egeo.

Halicarnassos, muros de 150 pies de altura, Alejandro asaltó las defensas con armamento de asedio y 20 trirremes atenienses. Pudo tomar la ciudad baja, pero no la acrópolis que custodiaba el puerto (Memnón estaba al mando de la resistencia; ahora estaba al mando de la flota persa y Asia Menor inferior), por lo que Alejandro aisló la guarnición y siguió adelante. Envió tropas macedonias recién casadas a casa para pasar el invierno con Coeno y Meleagro en un esfuerzo por reclutar nuevas tropas.

Parmenio fue enviado a la meseta desde Sardis con el tren de asedio en la primavera de 333 Invierno de 334 Alejandro marchó a lo largo de la costa sur para apoderarse de Panfilia y evitar que las fuerzas persas desembarcaran allí. Duros combates en Lycia, pasó por alto a Cnidus y Caunus (puertos aislados), y nombró a Nearchus sátrapa de Lycia. Las ciudades de Xanthus y Phaselis se rindieron. En Panfilia, Perge, Aspendos y Side se rindieron, pero Syllium y Termessos resistieron (Aristander de Termessos, vidente de Alejandro). Desde Panfilia giró hacia el norte a través de las montañas para unirse con Parmenio en Gordium. Pasó por delante de Sagalassos y Celenae hasta Gordium. Llegaron nuevas levas de tropas. Antígono fue nombrado sátrapa de Frigia. Alejandro invadió rápidamente la meseta (Capadocia en abril de 333) y se trasladó a las Puertas de Cilicia. Si Darius hubiera tomado el campo antes, podría haber bloqueado el paso de Alejandro a través de las puertas, pero como estaba el paso fue abandonado por Arsames, el sátrapa persa local. Alejandro se enferma, su médico Felipe de Acarnania. Parmenio se apoderó de las puertas sirias que Alejandro se mueve hacia Siria en este momento se enteró de la victoria de Ptolomeo y Asander sobre Orontobatos en Halicarnassos.

Durante el invierno 334/3, el agente persa Sisenes fue arrestado por Parmenio con un plan para matar a Alejandro, mientras se comunicaba con Alejandro el Lyncestro y Amintas. Alejandro hizo que Parmenio arrestara al Lyncestro (que entonces comandaba la caballería de Tesalia) Amintas fue ejecutado. Olimpia había escrito a Alejandro advirtiendo de este complot. Parmenio estaba en Frigia Alejandro en Phaselis en ese momento.

Invierno 334/3 Memnon navegó con 700 buques de guerra desde Fenicia a Quíos y Lesbos. Alejandro ordenó la seguridad del Helesponto. La Liga griega envió una flota allí. En la lucha Memnon murió. Darío III envió a Pharnabazas para continuar las operaciones en el Egeo. Antípater se vio obligado a enviar una pequeña fuerza naval para neutralizar sus éxitos.


Seis estatuas griegas antiguas descubiertas en Magnesia en el río Meandro en el suroeste de Turquía

Se desenterraron estatuas femeninas y masculinas en las ruinas de un templo de Artemisa

Seis estatuas que datan de hace 2.000 años fueron descubiertas el sábado en las ruinas de la antigua ciudad griega de Magnesia, situada en el distrito de Germencik de la provincia suroccidental de Aydin, según el periódico turco Daily Sabah.

El profesor Orhan Bingöl, que ha estado supervisando las excavaciones en el sitio desde 1984, dijo que cuatro estatuas femeninas y una masculina fueron desenterradas en las ruinas de un templo de Artemisa, y agregó que se desconocía el género de una de las estatuas.

Bingöl especificó que todas las estatuas se encontraron en la misma área y estaban en buenas condiciones de conservación, colocadas boca abajo una al lado de la otra.

"Sabemos que, junto con las que se exhiben en Estambul, Izmir y Aydin, se han desenterrado casi 50 estatuas de las ruinas de Magnesia. Este descubrimiento no será el final y muestra claramente que podemos encontrar más estatuas en esta área en particular. ," El lo notó.

Las primeras excavaciones en Magnesia fueron realizadas entre 1891 y 1893 por un equipo arqueológico alemán dirigido por Carl Humann. La obra duró 21 meses y desenterró parcialmente el teatro, el templo de Artemisa, el ágora, el templo de Zeus y el prytaneion. Las excavaciones se reanudaron en el sitio, después de un intervalo de casi 100 años, en 1984, por Bingöl.

Historia de la magnesia en el meandro

Magnesia o Magnesia en el Meandro era una antigua ciudad griega en Jonia, de tamaño considerable, en un lugar importante comercial y estratégicamente en el triángulo de Priene, Éfeso y Tralles. La ciudad fue nombrada Magnesia, en honor a los Magnetes de Tesalia que colonizaron la zona junto con algunos cretenses. Más tarde fue llamado "en el Meandro" para distinguirlo de la cercana ciudad de Lidia Magnesia ad Sipylum.

El territorio alrededor de Magnesia era extremadamente fértil y producía excelentes vinos, higos y pepinos. Fue construido en la ladera del monte Thorax, a orillas del pequeño río Lethacus, un afluente del río Maeander aguas arriba de Éfeso. Se encontraba a 15 millas de la ciudad de Mileto. Las ruinas de la ciudad se encuentran al oeste del moderno pueblo de Tekin en el distrito de Germencik de la provincia de Aydin, Turquía.

Magnesia se encontraba dentro de Jonia, pero debido a que había sido colonizada por los eolios de Grecia, no fue aceptada en la Liga Jónica. Magnesia pudo haber sido gobernada durante un tiempo por los lidios, y estuvo durante algún tiempo bajo el control de los persas y sujeta a incursiones cimerias. En años posteriores, Magnesia apoyó a los romanos en la Segunda Guerra Mitrídatica.

Magnesia pronto alcanzó un gran poder y prosperidad, para poder hacer frente incluso a un desafío de Éfeso. Sin embargo, la ciudad fue tomada y destruida por los cimerios, en algún momento entre el 726 a. C. y el 660 a. C.El lugar desierto pronto fue ocupado de nuevo y reconstruido por los milesios o, según Ateneo, por los efesios. Los sátrapas persas de Lidia también residían ocasionalmente en el lugar.

En el siglo V a. C., el ateniense exiliado Temístocles llegó a Persia para ofrecer sus servicios a Artajerjes, y se le dio el control de Magnesia para mantener a su familia.

El nombre "imán" puede provenir de piedras imán que se encuentran en Magnesia.

En la época de los romanos, se añadió magnesia al reino de Pérgamo, después de que Antíoco fuera expulsado hacia el este, más allá del monte Tauro. Después de este tiempo, la ciudad parece haber decaído y rara vez se menciona, aunque Plinio y Tácito todavía lo notan. Hierocles lo clasifica entre los obispados de la provincia de Asia, y documentos posteriores parecen implicar que en un momento llevó el nombre de Maeandropolis. La existencia de la ciudad en la época de los emperadores Aurelius y Gallienus está atestiguada por monedas.

Monumentos históricos de magnesia

Magnesia contenía un templo de Dindymene, la madre de los dioses, se decía que la esposa o hija de Temístocles era sacerdotisa de esa divinidad.

Strabo notó más tarde que el templo ya no existía, ya que la ciudad había sido trasladada a otro lugar. El cambio en el sitio de la ciudad al que alude Estrabón, no es notado por otros autores contemporáneos, sin embargo algunos sugieren que Magnesia fue trasladada desde las orillas del Meandro a un lugar al pie del Monte Thorax a tres millas del río.

La nueva ciudad que vio Estrabón fue notable por su templo de Artemisa Leucophryene, que en tamaño y en número de sus tesoros fue superado por el templo de Éfeso, pero en belleza y armonía de sus partes fue superior a todos los templos de Asia Menor. . Vitruvio dice que el templo de Artemisa fue construido por el arquitecto Hermógenes, en estilo jónico. Siguiendo una teofanía de la diosa Artemisa en el siglo III a.C., el templo y la ciudad fueron reconocidos como un lugar de asila por otros estados griegos.

Poco queda hoy de ambos templos. El sitio de Magnesia en el Maeander se identificó una vez con el moderno Güzelhisar desde entonces se encontraron las ruinas de un templo de Artemisa en Inck-bazar, y este último se considera un sitio más probable.

Excavaciones modernas

Las primeras excavaciones en el sitio arqueológico fueron realizadas durante 1891 y 1893 por un equipo arqueológico alemán dirigido por Carl Humann, descubridor del Altar de Pérgamo. Estos duraron 21 meses y revelaron parcialmente el teatro, el templo de Artemisa, el ágora, el templo de Zeus y el prytaneion. Las excavaciones se reanudaron en el sitio, después de un intervalo de casi 100 años, en 1984, por Orhan Bingöl de la Universidad de Ankara y el Ministerio de Cultura de Turquía.

Los hallazgos del sitio ahora se muestran en Estambul y Aydin, así como en Berlín y París. En el Pergamonmuseum de Berlín se pueden visitar copias del pórtico (pronaos) del templo de Zeus y de una bahía del templo de Artemisa. Gran parte de los restos arquitectónicos de Magnesia fueron destruidos hace mucho tiempo por quemadores de cal locales. Los restos bien conservados del templo de Zeus han sido destruidos por los residentes locales incluso después de la campaña de excavación de Humann.

En julio de 2018, se descubrieron seis estatuas griegas. Cuatro mujeres, un hombre y uno de género desconocido fueron desenterrados en las ruinas de un templo de Artemisa.


Ver el vídeo: La Batalla Final - Rey de Reyes (Junio 2022).


Comentarios:

  1. Sylvester

    es la informacion graciosa

  2. Sagrel

    los felicito me parece magnifico el pensamiento

  3. Ayaan

    Informativo, sigan con el buen trabajo.

  4. Nickolas

    Por la noche, un amigo tiró la dirección de su sitio en la telenovela. Pero no le di mucha importancia, entré hoy y me di cuenta de que tenía razón: ¡el sitio es realmente SUPER!

  5. Marty

    Cuales son las palabras correctas... Super, gran oracion



Escribe un mensaje